Esquizodiálogos: hoy, la Fiesta de Disfraces

—¿Usted bien?

—Sí, muy bien. Me estoy autoconociendo.

—¿Qué descubrió?

—Que soy un pelotudo importante. Pero ahora lo hice consciente.

—Me imagino que no estará ingresando al mundo de las terapias alternativas y esas cosas de la New Age.

—No, la Era de Acuario es un invento de la CIA. Una operación de largo alcance diseñada en conjunto con los servicios secretos británicos.

—¿Como Facebook?

—La idea era introducir dentro del movimiento juvenil revolucionario tres nuevos elementos: las creencias esotéricas, mágicas y ocultistas, el consumo de drogas y la aceptación del rock n’ roll. Con esto, los antropólogos y sociólogos pensaron que lograrían que los jóvenes idealistas entraran en un proceso de alejamiento del mundo real, lo que conllevaría la pérdida de sus objetivos políticos.

—Claro, ahora entiendo cómo 55 mil personas pueden pagar para disfrazarse, caminar cinco kilómetros y cagarse de frío al ritmo de Los Totora.

—No sea tan amargo, estuvo linda la Fiesta de Disfraces

—Yo hubiera matado a alguien. ¿Qué le vio de lindo?

—Había algunos trajes interesantes, mucha producción. Incluso había familias enteras disfrazadas: eso me pareció muy tierno.

—Ahora se comporta como Claudio María Domínguez… Falta que se haga amigo del Papa y cartón lleno.

—No, con Francisco no me meto. Nunca pensé que un hincha de San Lorenzo llegaría tan lejos. Aparte, en la Fiesta había pocos Papas y uno era negro. Lo que abundaban eran monjas, princesas y Marios Bros.

—Ahora entiendo por qué Marta Dillon se quiere pegar un tiro en la concha. Todo culpa de Lali Espósito.

—No, eso es culpa del Papa. El patriarcado cobra caro y no distingue clase.

—¿Minitas lindas? ¿Mucho escote?

—Sí, incluso había un par de Gigolós con remeras polo de La Salada.

—¿Agustina Kampfer es el disfraz femenino de Gigoló?

—No, pero había 20 Claudias, dos Dalmas y una Gianinna. Igual la imagen imborrable fue ver a los camiones de caudales estacionados a las 9 AM.

—¡Un bajón!

—¿Qué cosa?

—El capitalismo…

—Ah, sí. Siempre la misma mierda.

Publicada en Pausa #160, miércoles 26 de agosto de 2015
Pedí tu ejemplar en estos kioscos

Dejar respuesta

Por favor, ¡ingresa tu comentario!
Por favor, ingresa tu nombre aquí