La zona centro del país definió el balotaje, pero fue un triunfo con aroma cordobés para el alcalde porteño. Poca política por el lado de Cambiemos y poca autocrítica en el Frente para la Victoria.

Mauricio Macri ganó el desempate y es el nuevo presidente de los argentinos. Con el 99 por ciento de las mesas escrutadas, el líder de Cambiemos se impuso ante el oficialista Daniel Scioli por 700 mil votos de diferencia y recibirá de manos de Cristina Fernández, el próximo 10 de diciembre, el bastón y la banda presidencial.

Macri orilló los 13 millones de votos. Su triunfo se sustancia en la zona centro del país. Córdoba fue determinante. También la ciudad de Buenos Aires, su propio territorio. Además, se impuso en las provincias de Santa Fe, Entre Ríos, Mendoza, San Luis, La Pampa, La Rioja y Jujuy. Nueve distritos para Macri; en los otros quince ganó Scioli.

"Este cambio no puede detenerse en revanchas o ajustes de cuentas", señaló Macri.
«Este cambio no puede detenerse en revanchas o ajustes de cuentas», señaló Macri.

“Estoy acá porque ustedes lo han decidido”, dijo Macri en su primer discurso como presidente electo, en el búnker del Frente Cambiemos en Costa Salguero. “Gracias por haber creído. Les pido especialmente a los que no nos votaron, que se sumen. La Argentina que soñamos no será fruto de un iluminado”.

En su discurso, el presidente electo no habló casi de política. La única alusión fue su compromiso se que no habrá revancha. Ni vencedores ni vencidos. ¿Es el fin de la grieta? Por ahora no se sabe. Un “gobierno para todos”, había dicho en primer término Gabriela Michetti. Un rato más tarde lo reafirmó Macri: “Este es un cambio de época que va a ser maravilloso. Este cambio no puede detenerse en revanchas o ajustes de cuentas”. Con el Congreso en contra, solo dos mandatarios propios (María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta en la provincia y la ciudad de Buenos Aires) y unos pocos aliados (Cornejo en Mendoza, Morales en Jujuy, Colombi en Corrientes), no es momento de buscar enemigos.

Macri no habló de política, ni le habló al peronismo –el derrotado–, ni a la UCR –su aliado principal y necesario– y ni siquiera a los simpatizantes o militantes de las distintas fuerzas políticas, que protagonizaron en los últimos meses un proceso histórico en el país. El nuevo mandatario se limitó a ponderar la cultura del esfuerzo individual y del “espíritu emprendedor” de los argentinos: “Mi tarea es ayudarlos a que encuentren su camino de desarrollo personal”. El discurso completo de Macri.

Un llamado a la unidad

Minutos antes de las 22, con la primera plana del PRO en escena, pero con Ernesto Sanz y Elisa Carrió ubicado estratégicamente en el centro, Macri apareció en escena como presidente electo. Hizo un llamado a construir “una Argentina con pobreza cero” y también prometió “enfrentar el narcotráfico y unir a los argentinos”.

El alcalde porteño celebró junto a su esposa Juliana Awada y a su hija.
El alcalde porteño celebró junto a su esposa Juliana Awada y a su hija.

El líder de Cambiemos anticipó que promoverá “buenas relaciones con los países hermanos de Latinoamérica”, en busca de una “agenda de cooperación” para el desarrollo de la región. Desde varios países saludaron al nuevo mandatario:

La vicepresidenta electa Gabriela Michetti también hizo un discurso sobre las emociones: “Todo es esperanza, todo es alegría. Necesitamos más paz, más amor entre nosotros”.

Michetti dio algunas definiciones sobre el perfil de la gestión que viene. “No hay nada que temer”, dijo aludiendo a la campaña del miedo que supuestamente promovió el kirchnerismo. “Muchos hogares humildes están festejando”. Michetti admitió la preocupación de la “gente humilde” ante el plan económico de Macri, pero aclaró: “Especialmente para ustedes vamos a trabajar; vamos a trabajar para que todos podamos vivir mejor, como dice Mauricio”.

“Dios los ilumine”

Con su esposa Karina Rabolini y su compañero de fórmula Carlos Zannini, Scioli admitió la derrota pasadas las 21.30.
Con su esposa Karina Rabolini y su compañero de fórmula Carlos Zannini, Scioli admitió la derrota pasadas las 21.30.

Con más del 65 por ciento escrutado, a las 21.35 Scioli admitió la derrota. Junto a su esposa Karina Rabolini y a su compañero de fórmula Carlos Zannini, el candidato del Frente para la Victoria salió a hablar ante la prensa en el Hotel NH de Buenos Aires. Scioli le deseó “éxitos por el bien de nuestro país” al ganador de la elección.

Como había hecho Cristina más temprano, al votar en Río Gallegos, el bonaerense enumeró los logros del modelo K –desempleo del 5,9 por ciento, industrialización, avances en ciencia y tecnología– y le pidió a Macri “que se cuiden todos estos logros” y también “poder mejorar lo que el país ha avanzado”.

“El pueblo ha elegido una alternativa”, evaluó el postulante derrotado. Y por último: “Dios ilumine a Mauricio Macri  para que el cambio sea superador”. De autocrítica, poco y nada. El discurso completo de Scioli.

El centro y los márgenes

El triunfo de Macri con casi 13 millones de votos propios y apenas 700 mil de distancia sobre Scioli (tres puntos porcentuales: 51,4 a 48,6) se basa en la zona central, donde obtuvo las mayores ventajas. Scioli solo pudo vencer en su propia provincia, Buenos Aires, pero por poco margen: 51-49, apenas 200 mil votos de ventaja. En Córdoba se definió la elección: allí Macri le sacó 900 mil votos a Scioli, con un furibundo 72-28.

Si bien la elección fue muy pareja, el Frente Cambiemos desniveló en los distritos más poblados. En Capital Federal hubo paliza: 65-35. En Santa Fe, Entre Ríos y Mendoza ganó por distancia de 10 a 15 puntos. Ahí se resolvió el balotaje: en los territorios donde más cuestionamientos –históricos y coyunturales– se hicieron al gobierno nacional del Frente para la Victoria.

La elección en el mapa, por el politólogo Andy Tow. Fuente: http://www.letrap.com.ar/
La elección en el mapa, por el politólogo Andy Tow. Fuente: http://www.letrap.com.ar/

Dejar respuesta

Por favor, ¡ingresa tu comentario!
Por favor, ingresa tu nombre aquí