Poesía sin techo

La mesita con las ediciones que distribuye La Chochan.

La Chochan no para: lecturas a cielo abierto y talleres para escritores.

El clan poético La Chochan arrancó una serie de eventos para todo noviembre con un convite a cielo abierto en el que hubo feria de editoriales independientes, lecturas de los autores y de Gustavo Angelini.
Hace algún tiempo, los momentos de escritura y de lectura grupal se gestaban en departamentos, en bibliotecas o aulas que se vaciaban en modo estampida ni bien el timbre reventaba esa tensión por el querer salir. A 2015, hay muchos más lugares en los que el fenómeno de la poesía planta bandera para apostar al encuentro, para generar vínculos entre los que escriben y los que simplemente gustan de escuchar eso o también para llenar los oídos con palabras certeras que sirvan para mitigar algún dolor íntimo. Lo anecdótico de estos nuevos lugares es que, justamente, no son nuevos. Esos mismos departamentos, aulas o casas siguen siendo el punto de referencia pero con una diferencia muy sutil que es la que habilita la propagación del rumor: ahora se hace con las puertas abiertas, antes de que el timbre toque y no después, y todos están invitados. [quote_box_right]“Estoy feliz porque acá estamos dando pelea contra cosas que por ahí nos separan”, dijo el Tavo Angelini sobre las veladas de La Chochan.[/quote_box_right]
El portal de ingreso a la velada poética, parafraseando a Nirvana y Eddie Vedder con una botella de vino tinto al pie del micrófono, son postales argentinas de este sábado, un poco rebuscadas sí, pero tan buscadas que se acaban encontrando al final de un pasillo del centro santafesino o del Estadio Único de La Plata. Hay globos que se dejan llevar por una corriente de viento leve, un llavero en forma de una guitarra modelo SG, que pareciera de donde viene el chirriar de un grillo. Hernán Castillo musicaliza con canciones y con su guitarra también línea Gibson, pero modelo Les Paul, encima de una pista sobre la que fabrica loops distorsionados.
Jorge, de Editorial 4Ojos presenta a Agustina Lescano y a Ariel Aguirre, que son parte del clan y acaban de publicar sus libros en el marco de la colección Dominó, en la que cada autor publicado propone a los siguientes. Leen fragmentos de sus novelas sentados en un sillón con almohadones y cobijas de hilo, algunos de los que están llenando la terraza se quedan con ganas de saber cómo siguen los textos y se mandan por la escalerita que los baja hasta la mesita de Corteza Ediciones. Hay muchos (cada vez más) nombres que se van agregando a las distintas colecciones que no solamente tienen maneras alternativas de diagramar su trabajo, sino que también se atreven con las formas materiales de los libros.
En esta parte de Santa Fe el cielo a la noche tiene el color cobrizo que le salpican las luces públicas y ese es el techo de la inauguración del Mes Chochan, que sigue con una retahíla de talleres literarios. Diego Oddo y Natalia Picciola cargaron sobre sí la consigna de la noche y leyeron poemas al respecto de las alturas, de los días y a los dos les pidieron poemas a manera de bises cuando presentaron “El cielo no existe” y “Los Besos y los días”, respectivamente. Esa lectura nos elevó a todos hasta la terraza nuevamente, entrado el trasnoche, para que Rosina Lozeco repase en voz alta los días previos a la diagramación de Cómo perder un trabajo, su poemario publicado por La Carretilla Roja Ediciones.
“Estoy feliz porque acá estamos dando pelea contra cosas que por ahí nos separan… ojo, sin menospreciar a la televisión o a ese tipo de cuestiones que, no obstante, tienden a separarnos, a no permitir que nos escuchemos, que nos encontremos, que nos conozcamos. Bueno, todo eso es posible gracias a la poesía, a los relatos, los cuentos. Verdaderamente, esto es como la proyección de mis sueños”, se confesó Tavo Angelini con Pausa después de haber leído escritos propios. No se escuchó “La perspectiva” ni “Alto Verde”, pero sí hubo una canción presente: “Tu yo soy vos”, de Patada de Elefante, que mayormente recitada bastó para satisfacer a un público que aseguró que las manos del admirado estuvieran siempre manipulando un porrón.

November fest poético

En el mes de noviembre, La Chochan organiza dos talleres de poesía con maestros de primer nivel: uno pago, este sábado 14 con Fernando Callero, y uno gratuito, con Santiago Venturini, el sábado 21, para el que hay que enviar previamente tres poemas propios a trabajar. Inscripciones e información: lachochan08@gmail.com

En tanto, el 26 de noviembre se cierra la serie de festejos del primer año de La Chochan en Ochava Roma (Santiago de Chile 2696).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here