Dinero, salud y fumigación

Con la reciente quita y baja de retenciones, el avance transgénico cobra nuevos horizontes.

ANUARIO 2015 | Con la ley de fitosanitarios pendiente, el cáncer crece en los pueblos.

Uno de los debates de 2015 fue en torno a la modificación de la ley de fitosanitarios. ¿A qué distancia de un pueblo se puede fumigar? Finalmente obtuvo media sanción de Diputados la propuesta más regresiva y cuestionada.

En la Legislatura provincial dos proyectos estuvieron en pugna. Ambos autorizaban el uso de glifosato, pero eran diferentes respecto de la extensión de la zona en la que se lo prohíbe. Por una parte, la iniciativa de la diputada socialista Inés Bertero prohibe fumigaciones terrestres dentro de los 200 metros respecto de las zonas urbanas y permite fumigaciones aéreas a partir de los 3.000 metros. Por otra parte, el legislador de Nuevo Encuentro José María Tessa proponía establecer límites más estrictos: 800 metros para las fumigaciones terrestres y además prohibición de las aéreas.

El tema generó múltiples discusiones y diferencias entre los legisladores. Finalmente terminó primando el proyecto de Bertero, que era más regresivo y fue cuestionado por los movimientos sociales.

El debate

Los intentos de modificación de la ley de fitosanitarios datan desde 2010. Antonio Riestra y, luego, Juan Carlos Zabalza fueron los primeros en presentar propuestas.

[quote_box_right]Las malformaciones normalmente se dan en un caso por millón de personas; se llega a seis niños en algunos pueblos rurales.[/quote_box_right]

En los debates, siempre hubo diferentes posturas. Por un lado, los representantes de la Multisectorial “Paren de Fumigarnos” hablaban en nombre de la salud. Por otro lado, los representantes de la producción agropecuaria se preocupaban por la aplicabilidad de las normas y sus propios negocios. No obstante, el lobby de los agronegocios siempre hizo caer el tratamiento de las propuestas.

Sin embargo, en 2015 la diputada Bertero presentó el proyecto que había sido consensuado con Agricultores Federados Argentinos, Asociación de Cooperativas Argentinas, Confederación de Asociaciones Rurales de la Provincia de Santa Fe, Cámara de Empresas Agroaéreas de la Provincia de Santa Fe y Federación Agraria.

Durante varios meses no hubo acuerdo entre los partidos e incluso al interior de cada bloque. Pero lentamente Bertero logró imponer su iniciativa hasta su aprobación.

Estado de situación

La producción de soja domina absolutamente el paisaje rural, gracias a los altos márgenes de ganancia y su resistencia a casi cualquier contexto geográfico y climático.

El sistema es simple: los agricultores siembran la semilla transgénica Soja RR (Round Up Ready), cuya virtud es ser el único organismo resistente al herbicida más potente: el glifosato. Ambos productos son elaboradoras por la empresa Monsanto. Con este “paquete tecnológico” todo muere, menos la soja.

[quote_box_left]Los intentos de modificación de la ley de fitosanitarios datan desde 2010. Finalmente, terminó primando el proyecto más regresivo. [/quote_box_left]

La ley de fitosanitarios está vigente desde 1995 y regula la aplicación de estos venenos en la provincia. El expediente administrativo que fundamentaba la decisión constaba de 136 folios, 108 estaban redactados en inglés bajo el título “Safety, Compositional, and Nutricional Aspects of Glyphosayte-tolerant Soybeans” (Aspectos de seguridad, composición y nutricionales de la semilla de soja resistente al glifosato). Ese informe fue directamente redactado por Monsanto.

Según la Cámara de Sanidad Agropecuaria y Fertilizantes (Casafe), que reúne a todas las grandes empresas de agroquímicos, en 1996 se usaban en la Argentina 11 millones de litros de glifosato. En 2012 se vendieron 182 millones. Hace tres años que Casafe no publica estadísticas de uso.

El cáncer crece

A comienzos de 2015 la Organización Mundial de la Salud incorporó al glifosato en la lista de substancias que probablemente causan cáncer en humanos. La Red de Médicos de Pueblos Fumigados afirma que se arrojan 320 millones de litros de glifosato por año y que hay 13 millones de personas en riesgo de ser afectadas por el químico.

En 2008 en Argentina se contabilizaron 206 casos de cáncer cada 100 mil habitantes. En algunos pueblos relevados por las Campañas Sanitarias se encontraron hasta 2.000 casos cada 100 mil.

Las malformaciones normalmente se dan en un caso por millón de personas; se llega a seis niños en algunos pueblos rurales. Y además aparecieron nuevos tipos de cáncer: linfomas, leucemias y cáncer de tiroides, páncreas y mamas.

Publicada en Pausa #167, miércoles 16 de diciembre de 2015

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here