Chomsky, Donald Trump, el miedo de los blancos y el fascismo

Noam Chomsky

El máximo pensador norteamericano advierte que el ascenso de Donald Trump evoca al fascismo europeo y que se fundamenta en el odio de los blancos de mediana edad, que ven cómo asciende la mortalidad en su segmento, debido a los suicidios y las adicciones.

El miércoles 23 Donald Trump ganó por afano las internas republicanas en Nevada (sacó 45,9%, atrás quedó Marco Rubio con 23,9% y Ted Cruz con 21,4%). Viene ganando tres de cuatro elecciones. Este martes se definen las internas en 13 estados de la unión; los resultados son decisivos, si bien no determinantes, para que el magnate pueda llegar a ser candidato del Partido Republicano. En consecuencia, cierta vergüenza empezó a cundir en la opinión pública. Desde Londres, The Economist tituló “Es tiempo de echarlo”. Desde la Washington, el Post le pidió a los líderes republicanos que hagan todo lo posible para detenerlo.

Más allá de los rechazos y las reacciones, Noam Chomsky analiza por qué Trump está obteniendo semejante apoyo popular, sobre todo de trabajadores blancos con pocos estudios. Es decir: aquellos que más se verían afectados por las políticas que Trump abiertamente promete.

Bueno. Tampoco es como para asombrarse.

Mortalidad blanca

“Apela directamente a sentimientos profundos de ira, miedo, frustración, desesperanza, probablemente es sectores como los que están viendo un incremento en la mortalidad, algo de lo que no teníamos noticia excepto en guerras o catástrofes”, dijo Chomsky sobre la estrategia de Trump. Ese sector donde impacta un incremento de la mortalidad son, justamente, los trabajadores blancos cuyo máximo estudio es la secundaria completa.

Los estudios basados en estadísticas duras muestran que en ese segmento está subiendo de forma muy acelerada la tasa de mortalidad. Y que este aumento no se debe a las causas comunes de mortalidad en Estados Unidos –diabetes o enfermedades cardíacas–, sino a suicidios, enfermedades del hígado por alcoholismo, y otras enfermedades resultantes del abuso de heroína y opiáceos farmacéuticos recetados. Hombres y mujeres blancos de 45 a 54 años ven crecer su tasa de mortalidad, mientras que en la misma edad el segmento de negros e hispanos la ven descender.

Entonces se ponen la capucha de punta. No son payasos. En 1990 había 28 grupos activos del Ku Klux Klan en Estados Unidos. En 2015 son 190.

Desquiciados del odio

“El impacto de las políticas públicas, a lo largo de una generación, los han dejado, parece, iracundos, sin esperanza, frustrados, actuando de modo autodestructivo”, razonó Chomsky. Como se sabe, el apoyo al presidente Obama nunca provino de estos sectores, que ahora se han radicalizado en favor de Trump, tras años de sedimentar odio a través del Tea Party.

Donald Trump quiere poner un muro en México y expulsar a los musulmanes.
Donald Trump quiere poner un muro en México y expulsar a los musulmanes.

El concepto de Chomsky se repite en una entrevista con Alternet: “La gente se siente aislada, sin ayuda o apoyo, víctima de fuerzas poderosas que no puede comprender ni dominar. Es interesante comparar esta situación con la de 1930, la cual puedo recordad por mi edad. Objetivamente, la pobreza y el sufrimiento era mucho mayor. Pero aun entre los trabajadores más pobres y los desempleados había un sentido de esperanza que hoy no existe, en gran parte por el crecimiento de un movimiento militante de los trabajadores y también por la existencia de organizaciones políticas por fuera de las del mainstream”.

Sin embargo, ahora esta clase baja blanca no dirige su ira “hacia las instituciones que son los agentes de la disolución de sus vidas y de su mundo, sino hacia aquellos que son aún más duramente victimizados”, como los musulmanes, los hispanos y todo lo que abiertamente odia Trump. “Hay signos familiares; evocan algunos recuerdos del ascenso del fascismo europeo”.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here