Los desamparados de la sociedad

Desde 2010, Actitud Solidaria asiste a personas en situación de calle en toda la ciudad. Su tarea resulta inmensa gracias a las donaciones y al esfuerzo de sus decenas de voluntarios.

Están en bulevares y avenidas, aunque sufren de invisibilidad. También se encuentran en las puertas de algunas iglesias o en escalinatas de edificios. Se las llama personas en situación de calle y es allí donde habitan. Para ellas, la intemperie es un desafío y, al mismo tiempo, una triste costumbre que sobrellevan de la mano de su indigencia.

Sensible a esa situación, un grupo de personas fundó una ONG que cumple una misión inconmensurable en la ciudad. Y aquí se abren las páginas de una historia digna de conocer: Martín Mónaco fue una de las miles de personas que sufrió la fatídica inundación de 2003. Su casa, ubicada en barrio Roma, fue cubierta por dos metros de agua. En aquellas circunstancias debió salir, junto a su familia, en busca de ayuda. Pasados siete años y, con aquel recuerdo a cuestas, cierta noche se encontró reunido con amigos y durante la charla apareció el penoso tema de las personas que viven en la calle. “Surgió la idea de salir a dar una mano. ¿Cómo? No teníamos ni idea. Empezamos a hablar con amigos y familiares. Cada uno sacó ropa de su ropero. Al otro día arrancamos con unos termos, con café, mate cocido, bizcochos, masitas y lo poco que habíamos conseguido de ropa. Anduvimos por toda la ciudad, llegamos hasta Santo Tomé. Esa primera salida duró cerca de seis horas”, evocó. Así nació Actitud Solidaria.

La tarea que lleva a cabo esta organización no mantiene vínculos con entidades religiosas ni con partidos políticos. Simplemente, “la gente común, la que menos tiene, es la que más da. Puede venir un jubilado con dos cajas de leche en polvo, que está cara; sin embargo, viene y la da”, comentó Mónaco y destacó que “la gente sabe que las cosas llegan”. Éste resulta un factor fundamental tanto para los que brindan donaciones como para los voluntarios. De hecho, hasta el momento son 70 personas las que realizan las recorridas por calles, avenidas y bulevares. “Es importante el número para poder mantener una rotación, para que no se cansen. Por salida, hay 20 voluntarios. Es un espacio solidario en el que cualquiera puede coordinar el trabajo con cualquier otro”, enfatizó.

Recursos

En cada salida, Actitud Solidaria ayuda a unas 62 personas. “Nuestro trabajo se nota ahora por el frío”, remarcó, “pero no dejamos de salir nunca. Vamos regulando enero, febrero, marzo, parte de abril, bajando la cantidad de días para cuidar los recursos. Ahora, estamos saliendo martes y jueves de noche, y los sábados a la tardecita. Cuando llegue el frío más intenso agregaremos un día por semana, según los recursos que tengamos”, precisó.

La situación económica repercute directamente sobre las donaciones que la organización puede recibir: “Destinamos mercadería a los inundados –afectados por las recientes crecidas y lluvias– y esos recursos no se han vuelto a generar. No ingresaron nuevas donaciones. Se hace difícil a veces”.

Otra dato esencial es que la comida que se entrega “se prepara en el día”. Los platos incluyen papas, zanahorias, cebolla, condimentos, salsa, arvejas, lentejas, porotos, carne, fideos, polenta y arroz; y en verano se preparan tortillas, torrejas o pizzas. “Las salidas siempre va acompañada de algún postre. A las personas que tienen equipo de mate, les entregamos yerba y azúcar. Y a los que tienen perros, también le damos alimento balanceado”. Para el recorrido, los voluntarios trazan una ruta con el fin de optimizar el combustible de los autos.

En busca de un refugio

Mónaco no eludió el rol del Estado ante la problemática planteada. De hecho, es significativo que la organización haya recibido una declaración de interés municipal y un reconocimiento de la Cámara de Senadores. No obstante, hasta el momento no se ha propuesto una mesa de diálogo para contar con aportes. “No pido plata”, aclaró Mónaco, “Este es un trabajo que hacemos a pulmón y cuesta mucho llegar a la sociedad”, y añadió que la compra de tenedores, por ejemplo, podría ser cubierta por alguna entidad oficial. “Más de una vez, los chicos ponen plata de su bolsillo. Juntamos y compramos en un mayorista tenedores y cucharas”, ilustró. Asimismo, señaló que son frecuentes los llamados derivados desde la línea 0800 de la Municipalidad hacia Actitud Solidaria. “La gente llama enojada pidiendo una acción, que los levantemos de la calle y los llevemos a un refugio y no hay en Santa Fe”, definió.

Actitud Solidaria en acción.
Actitud Solidaria en acción.

A propósito, las condiciones óptimas para trabajar “serían contar con un stock de alimentos. Ropa es fácil conseguir, no así medias y frazadas. Lo ideal sería no tener que mirar la estantería que está medio vacía, y contar con un espacio físico para que la gente duerma. Ellos nos dicen que si hubiera refugios, irían. Pero lo que no quieren es un trato frío y obligado. Es un verso que la gente no quiere ir a un refugio. La gente que está en la calle duerme sobresaltada porque les roban, los amenazan con cuchillos, los patean y les sacan lo poco que tienen”, explicó Mónaco.

Residencias

Ante la consulta de Pausa, desde Ministerio de Desarrollo Social, encabezado por Jorge Álvarez, se consignó que en la estructura de la cartera se hallan “las secretarías de Políticas Sociales, que tiene bajo su órbita lo concerniente a niñez, adolescencia y familia; y la de Integración Social, que abarca a adultos mayores. Desde las dos se atiende a personas que estén en situación de calle”, en acciones que se articulan con municipios y comunas.

En cuanto a la atención de adultos mayores, el Ministerio cuenta en la ciudad de Santa Fe con el Pabellón 20 del Hospital Sayago (que dispone de 12 plazas), “actualmente, en el marco de un proceso de refacción edilicia integral, las Residencias de Estadía Transitoria se encuentran en obra”. En el caso de la residencia de la capital “se terminó, durante 2015, la refacción y puesta en valor de las habitaciones, cocina y depósito. Se realizaron mejoras y se incorporó mobiliario”. Se prevé, además, que durante este mes se concluya la remodelación total del núcleo de baños, vestidores y lavadero. “Mientras duren esas tareas, las personas se encuentran alojadas temporariamente en el Hogar Anton Martín de San José del Rincón”, afirmaron.

Desde Desarrollo Social explicaron que “las Residencias de Estadía Transitoria tienen como objetivo atender personas mayores que se encuentran en situación de calle o que atraviesan vulneraciones, situaciones de violencias o privaciones en materia habitacional y económica, facilitando transitoriamente un espacio de protección y cuidado”. Y agregaron: “Estas instituciones atienden también a personas mayores derivadas desde las 19 Residencias de Larga Estadía (distribuidas en la provincia), para tratamientos médicos o procesos de inclusión y que requieren permanecer por períodos acotados en la ciudad de Santa Fe”.

Reinserción

En la Municipalidad de Santa Fe desde 2008 funciona el Programa de Protección y Asistencia a personas en situación de calle. “La Secretaría de Desarrollo Social dispone de un equipo interdisciplinario conformado por trabajadoras sociales, psicólogas, miembros del Área de Adultos Mayores y del Ecina (Equipo central de niñez y adolescencia) que trabajan coordinadamente con el Cobem”, esgrimió el secretario del área, Carlos Medrano. Acorde a sus dichos, “desde el comienzo del programa, el número de personas asistidas asciende a 65. Al día de hoy, el relevamiento efectuado en 2016 es de 30 personas”. Medrano recalcó que el “el municipio cuenta con organizaciones de la sociedad civil y otros organismos gubernamentales con los cuales se puede ofrecer un refugio como son el Hogar de la Ley 5110 o la ONG SoliDaryDar”.

En el caso de los menores, interviene el equipo del Área Niñez que, junto con la Subsecretaría de Niñez Adolescencia y Familia de la provincia, “realizan otro tipo de abordaje. Existe un protocolo especial por el cual en el recorrido nocturno los operadores de calle municipales entablan un proceso de acercamiento a los niños o niñas, invitándolos a ser trasladados a un lugar donde puedan pasar la noche e intentar el acercamiento con su familia. Si el niño accede voluntariamente, la Guardia de Niñez provincial habilita su ingreso a lugares de alojamiento transitorio. Cuando el niño no accede en forma voluntaria, se entabla una comunicación con la Guardia de la Niñez, que procede a gestionar ante la Guardia permanente del Juzgado de Familia la autorización para su traslado con el fin de  preservar su integridad física”.

“Cuando yo era gente”

A lo largo de estos seis años, muchas han sido las experiencias de los integrantes de Actitud Solidaria. La experiencia de Ramón, un chaqueño de unos 50 años, impactó especialmente a Mónaco. “Nos contaba que había venido desde Chaco, en el tren, en busca de trabajo porque se comentaba que en la zona de quintas había necesidad de mano de obra. Después se hizo difícil conseguir trabajo, quedó varado en Santa Fe y siempre encontró su lugarcito en la calle, pidiendo. Y mientras contaba su historia dijo ‘cuando yo era gente’. Ellos mismos se sienten fuera del sistema, se sienten como bichos raros. Por eso nos corrió un frío por el cuerpo y quedamos mudos”, relató con palabras serenas.

Para ayudar

Actitud Solidaria: 155 218263 y 154 382479

Línea de Atención Ciudadana del Municipio: 0800 777 5000

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here