Prometen y cumplen

Casals, los hermanos Cortés y González. Imagen del video "Pensando". (Gentileza: Sig Ragga)

Sig Ragga presenta en Santa Fe su disco La Promesa de Thamar.

La banda santafesina que le da un aire nuevo al reggae, lanzó su más reciente trabajo el pasado viernes 16: La promesa de Thamar, de Sig Ragga, ya está en disquerías físicas y digitales generando buenas impresiones por doquier. Grabado y mezclado por Eduardo Bergallo (Shakira, Gustavo Cerati), este trabajo presenta una etapa madura de una banda que se anima a incomodarse a sí misma, que se desafía y se toma el tiempo para superarse.

sigragga3

Desde su primer disco, que salió en 2005, Sig Ragga está proponiendo un recorrido por distintas y nuevas formas de lo ya conocido: queremos decir, un trayecto artístico. Ya con su tercer disco en el ruedo, la banda de los hermanos Gustavo y Pepo Cortés, Juanjo Casals y Nicolás González no solamente agranda el crédito de su propuesta, sino que también alargan su proyección en gran parte por el alcance que tienen a través de soportes digitales y por el grado alto de consenso a su favor tanto por prensa como colegas propios (dijo Ricardo Mollo hace algunos meses: “hay un grupo muy loco, Sig Ragga, que son buenísimos, tienen una cosa distinta, dominio del instrumento, eso es muy importante”).

Charlando con Pausa, el guitarrista Nicolás González resaltó la dedicación con la que la banda trabaja cada disco en general y cada canción en particular: “estuvimos no mucho menos de tres años pasando por momentos muy distintos, de crítica, de ir eligiendo y ordenando elementos para lograr una coherencia, de búsqueda. Llegamos hasta lugares donde no habíamos ido nunca, por momentos hay sensaciones orquestales.”

Muy sutiles son todas las decisiones que toma la banda, desde los arreglos de cuerdas y vientos hasta el itinerario de composición, que parte de lo melódico y recién retoma lo “poético” o “metafórico” cuando los cimientos ya están firmes. Este no es un movimiento extravagante, sí va, simplemente, en dirección opuesta a lo que sería otra metodología supuesta en la que todo nace desde las palabras, la lírica.

sigragga2

A lo que ellos mismos reconocen como reciclado de algunos viejos pasajes de canciones anteriores, la percepción de los que desconocemos esas precisiones íntimas los reponemos como organicidad y pluralidad de ánimos en un mismo tema, y a la vez como un el paisaje general de las ocho canciones finales.

Desde el Queen de The Game hasta el candombe rioplatense se cuelan entre las melodías: “había ideas claras que iban en esa dirección en la que se agregan más capas, de que los sonidos crezcan y guarden relación el uno con el anterior y el que viene”, señala González.

Sincerados bien

Es verdad que las movidas de los escenarios de Rosario, Córdoba y Buenos Aires hoy demandan su show permanentemente, pero como buenos conductores de su ánimo, los Sig Ragga ya van para 20 años juntos y lo humano nunca quedó en segundo plano: “yo creo que los que nos salvó a los cuatro para vencer al tiempo fue la amistad. Siempre cuidamos el estado de las personas y después los intereses de la banda. Sin esa contención que nos brindamos sería imposible me parece, al punto de que si alguno está mal o necesita su momento para retomar, la banda para. Ahora mismo puedo decir que estamos en un momento muy especial en cuanto a los vínculos que hay entre nosotros y creo que eso se nota en los colores del disco”.

Mientras Nicolás cuenta esto se escuchan risas de nenes por el fondo e inmediatamente después confirma eso de los vínculos comentando que el primer tema de La promesa de Thamar se llama como su hija, Antonia: “al final, después de haber compuesto en situaciones tan íntimas y de presentar esas canciones en las que tanto dejamos, uno se termina sintiendo un poco expuesto. Por suerte, la sorpresa nos está ganando porque aunque el disco recién está empezando a sonar libremente, cada mensaje y saludo que nos llega nos alegra muchísimo, así que estamos con muchas ganas de tocar y emprender esta mini gira que se viene”.

Este sábado 24 a las 21.00 Sig Ragga toca en ATE Casa España (Rivadavia 2871). Las entradas anticipadas se pueden comprar en ATE Casa España, ATE Mutual (Rivadavia 2805), Credife Santa Fe (25 de Mayo 2610), Yuba Santa Fe (San Martín 2136), Maitess Santa Fe (Aritobulo del Valle 7007); en Santo Tomé: Maitess Santo Tome (Av. Luján 2206).

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here