Los científicos santafesinos marchan contra el ajuste presupuestario

La polémica es conocida, el gobierno planea reducir en un gran porcentaje la asignación de recursos a la ciencia y la técnica en el presupuesto 2017. Los científicos santafesinos protestarán este miércoles 26 en la Ciudad Universitaria.

Científicos y Universitarios Autoconvocados de Santa Fe, junto a ADUL y ATE se congregarán este miércoles 26 a las 10.00 en la Ciudad Universitaria de la UNL (paraje El Pozo). A nivel nacional, hay una convocatoria al Congreso de la Nación este 27 a las 16.00. El reclamo es uno solo: el presupuesto 2017 para Ciencia y Tecnología implica la paralización del sector y el quiebre –irrecuperable– del trabajo acumulativo de investigación que se vino haciendo durante los últimos años.

El achicamiento de la asignación para ciencia y técnica tiene un número preciso: en el presupuesto 2016 representaba un 0,75% del total, en el 2017, apenas el 0,59%.  La Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA lo puso en cifras:

  • Para el Ministerio de Ciencia y Tecnología, el presupuesto fijado en 2015 para el año 2016 (el presupuesto de 2016) fue de $11.789 millones de pesos. Tras un año con inflación cercana al 40% y con un año 2017 de inflación proyectada del 17%, apenas se asignarán $13.956 millones de pesos: un 18% de aumento nominal para enfrentar la inflación de 2016 y 2017 juntas.
  • El Ministerio –sin contar el Conicet y la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (Conae)– tiene asignado $2.053 millones para 2017. En 2016 tuvo asignados $3.043 millones. Es una caída nominal del -32,5% y, si se considera la inflación, es prácticamente el desguace del Ministerio.
  • En la asignación del Ministerio está la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica, una de las «principales fuentes de financiación de la investigación científica y tecnológica en nuestro país».  Para la Agencia se destinarán en el año 2017 unos $ 860 millones de pesos. En el año 2016 lo asignado fue de $1270 millones. La caída nominal es del -32,3%. Para la caída real, ha de considerarse la inflación de 2016 y 2017.

La conclusión del Consejo Directivo de la facultad porteña de los matemáticos es elegante y simple cual algoritmo: «el empeoramiento de las condiciones de trabajo (salarios y subsidios) de nuestros investigadores puede favorecer una nueva fuga de cerebros al mismo tiempo que puede desalentar las vocaciones científicas de nuestros jóvenes».

Y no se contempla, además, la injerencia del Ministerio de Modernización en el visado y supervisión de asignaciones y cargos nuevos, uno de los principales cuestionamientos que, por ejemplo, levanta el Inta. O los recortes casi totales en Fabricaciones Militares (aumenta nominalmente apenas un 0,38%) y los avances sobre la Conae (-6,59%). El Grupo de Ciencia y Técnica Argentina enumera las variaciones porcentuales entre el presupuesto 2016 y el 2017:

Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva -32,53% 
Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica -32,33%
Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas 47,65%
Universidades Nacionales 45,46%
Comisión Nacional de Energía Atómica 25,11%
Comisión Nacional de Actividades Espaciales -6,59%
Dirección General de Fabricaciones Militares 0,38%
Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria 16,85%
Instituto Nacional de Tecnología Industrial 14,77%
Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero 16,36%
Instituto Nacional del Agua 21,38%

Todas estas variaciones son nominales: es decir, representan en cuánto aumenta el presupuesto en dinero constante y sonante, sin tener en cuenta la inflación de 2016 y la proyectada en 2017. Imaginando la variación real, en todas las áreas los recortes representan un corte de cuajo para procesos que, normalmente, llevan años hasta poder producir un desarrollo o una innovación.

El flyer de los científicos santafesinos:

14695480_10154828674252122_8398600321436891416_n

Un solo comentario

Dejar respuesta

Por favor, ¡ingresa tu comentario!
Por favor, ingresa tu nombre aquí