Che, mientras tanto, 2016 es el año más caliente de la historia

Che, mientras tanto, 2016 es el año más caliente de la historia

por -
0 101

En una racha que se inició en mayo de 2015, las temperaturas globales crecen a niveles inéditos. Estamos viviendo el año con mayor temperatura global, acercándonos aceleradamente a un punto crítico. Mientras tanto, las cumbres sobre el clima y los acuerdos se suceden, sin mayor efecto.

Después de 16 meses consecutivos de quebrar récords de altas temperaturas terrestres y oceánicas globales, septiembre de 2016 rompió la racha… sólo porque fue el segundo septiembre más caluroso en los 137 años de registros de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (Noaa, por su sigla en inglés), dependiente del Departamento de Comercio de Estados Unidos.

Para ponerlo más claro: mayo de 2015 fue el más caluroso en todo el mundo, al menos desde hace 137 años. Luego, junio de 2015 fue el mes más caluroso en la historia del planeta. Luego, julio de 2015. Así hasta que llegamos de nuevo a mayo de 2016, que superó a mayo de 2015, y junio de 2016, que también superó a junio de 2015, lo mismo que julio –cuando empezamos con esta historia que seguiremos– y agosto. Septiembre de 2016 rompe esa racha, pero no hay ningún motivo para festejar: es el segundo mes más cálido desde finales del siglo XIX, sólo superado por septiembre de 2015.

Septiembre de 2016 estuvo 0,93°C por arriba de la media de temperatura del siglo XX (12.0°C). Cabe destacar que el punto crítico de calentamiento llegaría cuando esa diferencia alcance los 2°C: ¡vamos que podemos! Al menos, así sucede con la temperatura terrestre. El clima global se compone por temperaturas terrestres y oceánicas. En las primeras, septiembre de 2016 sí logró el récord de ser el septiembre más caluroso, superando en 1,29°C la media del siglo XX. En cambio, en los océanos fue el segundo septiembre más caluroso, con 0,83°C por arriba de la media.

El año más caliente de la historia

Los primeros nueve meses de 2016 fueron los más calurosos –siempre en comparación con el promedio del siglo XX– desde finales del siglo XIX. El acumulado de enero a septiembre está 0,89°C por encima de la media. El anterior récord de calor, obviamente, lo tenía el mismo período del año 2015, que estuvo en los 0,76°C por arriba de la media del siglo XX (14.1°C ).

En lo que refiere al clima puramente terrestre (sin considerar los océanos) estos nuevos meses fueron un maldito asador. La temperatura subió 1,58°C por encima de la media (9,0°C), batiendo el record del mismo período de 2015 (1,28°C). Calores nunca vistos azotaron Alaska, el oeste de Canadá, el sur de México, América Central y el norte de Sudamérica y casi toda Asia.

En el mar pasó lo mismo. La diferencia respecto de la media fue de 0.78°C  arriba respecto de la media, superando al récord de 2015 (0,70°C).

Dancing en el Titanic

El 7 de noviembre comienza la 22 Cumbre Anual de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP 22), en Marruecos. Pese al Convenio Marco de Río de Janeiro en 1992, al Protocolo de Kioto de 1997 y al Acuerdo de París del año pasado, los especialistas observaron que las emisiones de dióxido de carbono no bajaron ni un poquito y que vamos camino a un desastre ambiental de inundaciones, sequías, tormentas chacalescas y elevamiento del nivel de los mares. Los agoreros no son una caterva de trasnochados apocalípticos: es la misma Organización Meteorológica Mundial, los científicos del clima de las Naciones Unidas, que este tuit advierten cómo más allá del Acuerdo de París, en nuestra era la temperatura media subirá de 2,9 a 3,4 grados centígrados.

Y en este otro tuit exhiben cómo el casquete de hielo polar ártico en breve va a ser un recuerdo fotográfico. La línea azul muestra la tendencia, con datos de 1978 a la fecha. La línea negra, la extensión concreta de la capa de hielo en cada octubre de cada año: octubre de 2016 es el record negativo.

 

Sin comentarios

Enviar comentario