El Garralapala

En Argentina, en el último año, se ha ido consolidando un sujeto social: el “Garralapala”. He aquí un breve estudio con algunas de sus características y funciones para conocer un poco más sobre ellos.

Su origen

Si bien podría pensarse que es una figura nueva y emergente del mapa sociopolítico y cultural de nuestra querida República, tenemos registros documentales de su existencia que datan de hace no menos de dos décadas, cuando ante el crecimiento desmedido de desocupados durante el régimen conocido como “menemato”, comenzaron a aparecer nuevos pobres e indigentes estructurales en los centros urbanos de las metrópolis más importantes del país. Por otro lado, se pueden identificar y ubicar sus raíces en un casi extinto (como consecuencia de la consolidación de los Garralapala) “Andá a hombrear bolsas al puerto”. Sospechamos que este sujeto es hijo de inmigrantes europeos que vieron cómo sus antepasados arribaron a este continente cargando su bolso, y nada más. En Brasil, el mismo sujeto es conocido como “Vocé va hombrear bolsinhas a Porto Alegre”, porque como sabemos “Alegría nao tem fim”. Pero volvamos al Garralapala y las cualidades que lo caracterizan.

¿De dónde proviene su nombre?

Como no es difícil adivinar, el nombre es una abreviatura que se deriva de “Agarrá una pala y ponete a laburar, vago de mierda”. Actualmente, “vago de mierda” puede ser reemplazado por “planero” o “choriplanero”, ya que son utilizados como sinónimos de personas que, insólitamente, preferirían ser pobres porque es más cómodo y no se tienen tantas preocupaciones, como por ejemplo lo podría llegar a ser una huelga de bancarios. La transformación en la nominación se debe a que el garralapala promedio habla a las apuradas y es cómodo por naturaleza; al parecer, como el planero.

Clase social de pertenencia

Si bien se lo tiende a asociar a las clases socioeconómicas más altas, el garralapala no tiene una ubicación fija en la pirámide social: se han registrado casos de garralapalismo (m. actitud de despreciar a quien no posee una pala en sus manos. Fuente: RAG, Real Academia Gorila) tanto entre personas ricas como pobres. ¿A qué se debe esto? A algo que un tal Carlos Marx denomina “falsa conciencia”. Para ser más claros, la culpa la tiene Mirtha Legrand.

De todos modos, es necesario decir que donde más garralapalas se cuentan es en la clase media. Aunque este dato no sorprende a nadie debido al conocido camaleonismo oportunista del argentino típico promedio que un día vota al peronismo y al otro a otros peronistas (o eso dice que son), no podíamos dejar de mencionarlo en nuestro estudio.

Características físicas: ¿cómo identificar a simple vista a un garralapala?

Todo su cuerpo es una herramienta de trabajo. En vez de brazos, tiene palas. En vez de piernas, tiene rastrillos. En vez de panza, tiene chopera porque “vos sí que no la pasás tan mal, gordito”. En vez de cerebro, tiene… nada.

Por contraste también es posible identificarlos. Según el garralapala, quien no es garralapala es negro, aunque no necesariamente de piel, sino de alma (en otras investigaciones develaremos cómo se ha llegado a registrar el color del alma… después de que en otras investigaciones comprobemos dónde carajos se encuentra el alma), en vez de cabeza tiene gorrita, en vez de piernas tiene altas yantas, en vez de estómago tiene “con esa buzarda a mí no me digás que estos pasan hambre” y, finalmente, tiene rastrillos en las manos para poder rascarse mejor las bolas. Sospechamos que esta última es una de las cualidades que garralapalas y no garralapalas comparten, aunque por esa cuestión de la falsa conciencia, algunos no se dan cuenta.

Profesión y Ocupaciones

Si bien pueden poseer o no título universitario, posgrados, doctorados o bien ser electricista, el verdadero garralapala tiene como máxima aspiración llegar a consagrarse como mejor panelista de la televisión abierta. Si es en Intratables, mejor. También se destacan como periodistas deportivos surgidos del paganismo (sust. Nombre que recibe la escuela de periodismo inaugurada por Pagani, alias el payaso mediático. Fuente: RAPDF, Real Academia del Pen Drive de Fabbri).

Consumos culturales

El garralapala ve, escucha y lee todo aquello que confirma sus prejuicios y, por lo tanto, evita pensar por sí mismo de manera crítica. Bah, evita pensar. Ejemplo: memes de Facebook.

Conclusiones

El garralapala es un sujeto social de larga data, aunque en los últimos años lo hemos podido identificar y distinguir de mejor manera gracias a las políticas de estado que favorecieron un mínimo ascenso social de aquellos que desde siempre habían sido postergados. Esto generó resentimientos, envidias y odios entre los que ahora denominamos garralapalas y que, paradójicamente, nunca lo vimos cavar otro pozo más que aquel en el que entierran su inteligencia cada vez que abren la boca.

3 Comentarios

  1. ¡¡¡¡Excelente nota!!!! Y a ver si vos, licenciado Ramiro garráslapala también….jeje!!!! Muy bueno «Pausa», una pequeña alegría semanal entre tanta tristeza amarillenta…

  2. Se ve q la imagen con la pala vende….la hirtoria tiene a varios…luis juez…caputanich…cristina fernandez….creo haber visto una de peron… Hasta del mismisimo papa francisco… Es una herramienta util y marketinera q usan varios….

Dejar respuesta

Por favor, ¡ingresa tu comentario!
Por favor, ingresa tu nombre aquí