El Sojero: agrodólares, toques cortos y ascenso meteórico al Nacional B

El goleador Gonzalo Urquijo festeja en Carlos Casares.

El contexto del fútbol, desde su nacimiento en tierras argentinas, estuvo ligado a la trama social y económica. Muchos de los clubes de Primera División y del ascenso de nuestro país estuvieron unidos a la llegada de los ferrocarriles entre fines del siglo XIX y la primera mitad del siglo XX. Trabajadores ferroviarios, estaciones de trenes y hasta las mismas empresas fueron parte fundacional del fútbol argentino.

En la actualidad hay un club de fútbol que creció tan rápido como el negocio de la soja: Agropecuario Argentino de Carlos Casares (Buenos Aires). La institución está ubicada en el centro oeste de la provincia más productiva del país y es propiedad Bernardo Grobocopatel, ahijado de Gustavo Grobocopatel, también conocido como el “Rey de la Soja”.  

Este integrante de la millonaria familia de Los Grobo fundó el club el 23 de agosto de 2011 y a menos de seis años de vida, el equipo que conduce José María Bianco, el “Chaucha”, quedó la semana pasada a un paso de ascender a la Primera B Nacional. Los empleados futbolísticos de Grobocopatel se aseguraron el primer puesto en su fase final del Torneo Federal A, le sacaron 3 puntos de ventaja a Gimnasia de Mendoza. Hoy, Gimnasia cayó ante Gimnasia y Tiro de Salta, resultado que dejó al Sojero –ese es el apodo del club para sus hinchas– en el primer puesto del Pentagonal del Federal A, por lo que concretó su ascenso a la Primera B Nacional

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here