Jatón logra una victoria con el apoyo de los barrios

¿Dónde termina el centro de la ciudad y dónde comienzan los barrios? El dibujo de la victoria de Emilio Jatón ofrece una respuesta. Carlos Pereira revalidó en los bastiones del oficialismo local. Y el justicialismo perdió votos.

Esta vez, al Frente Progresista le queda decir que Santa Fe siempre estuvo cerca. La victoria de Emilio Jatón fue una excepción en la oleada de Cambiemos y, también, la mayor alegría para el oficialismo provincial. El candidato, que ya había demostrado su fuego electoral en 2015, logró apoderarse de seccionales que, en las primarias, fueron para Cambiemos (como las de Colastiné, Guadalupe y la Costanera, y la transversal seccional novena) y para el justicialismo (la mítica seccional décima, el noroeste profundo, el oeste de la inundación, la costa costera, las torres de El Pozo).

Jatón aumentó su caudal en más de un 50% respecto de las Paso y terminó con el 40,29% de los votos. Arranca así envalentonado su camino a 2019.

Carlos Pereira aumentó su caudal de votos, pero quedó a poquito menos de nueve puntos de diferencia, dándole a Cambiemos el 31,83% del electorado. La luz roja para la gestión municipal se enciende en la gigantesca seccional décima –Las Flores y zona– y en Yapeyú, San Agustín, Las Lomas, San Lorenzo, Chalet, el Centenario, La Guardia: en seis seccionales quedó en tercer lugar, detrás del disminuido justicialismo.

El secretario General de la ciudad obtuvo el 29% de su votos de aquellas seccionales en las que ganó: la primera, la tercera, la cuarta y la once (se le dice así). Son exactamente las del bulevar, el centro, el Parque Garay, la plaza Constituyentes, los candiotis.

¿Qué pasó con el justicialismo? Era significativo que la cartelería en vía pública lo mostrara a él y a la tercera candidata de su lista, Jorgelina Mudallel. Faltaba el perdedor de la primaria, el presidente del Concejo, Sebastián Pignata. El justicialismo como frente obtuvo 57.097 votos en las primarias. En estas generales alcanzó 49.105. Faltaron casi ocho mil votos. Pero visto de otro modo, Marcos Castelló levantó su caudal electoral propio desde los 24.318 votos de agosto. Como sea, el justicialismo no ganó ninguna seccional y pasó de su segundo puesto en las ultimas elecciones a un tercero cómodo.

A la inversa de la elección provincial, a nivel local jugaron contendientes principales de cara a 2019. Jatón es la obvia ficha del oficialismo provincial. Pereira no queda mal posicionado de cara a la revancha, dos años de alianza entre el ejecutivo local y el nacional pueden tener muchísimo impacto. Y Castelló se vuelve un precandidato de peso, si así lo quisiera, en lo que nuevamente será una interna de los fragmentos del justicialismo de la ciudad.

El mapa, con el 95% escrutado

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here