Cómo llegó a ser disparada la bala que mató a Rafael Nahuel

Una cronología de Diario Río Negro sobre los hechos acontecidos ayer por la tarde en el sur echa luz sobre la militarización de las tierras patagónicas donde se cruzan los derechos de los pueblos originarios y el poder de los estancieros extranjeros.

Mientras varias versiones circulan sobre la muerte del mapuche Rafael Nahuel ayer, durante una represión de Prefectura Naval a una ocupación en la zona de Villa Mascardi, el Diario Río Negro difundió una cronología que ofrece el paso a paso de los hechos, donde además resultaron dos mapuches más heridos de bala y varios detenidos, entre ellos Fausto, hermano del líder mapuche Facundo Jones Huala.

De manera sucinta, Diario Río Negro narra así lo sucedido

«Las tierras en disputa pertenecen a Parques Nacionales. Hacía dos meses que un grupo mapuche las ocupaba. El jueves cuatro fuerzas federales irrumpieron, detuvieron a mujeres con sus niños y no pudieron atrapar a los hombres, que huyeron hacia lo alto de los cerros.

Ayer, hacia las 17 los comandos del grupo Albatros, mientras recorrían la zona alta de la montaña, se encontraron con una docena de personas en una precaria vivienda. Según la versión de fuentes del gobierno nacional, los mapuches tiraron piedras y palos, y dispararon con armas de fuego.

Los efectivos usaron sus armas reglamentarias y una hora más tarde Jones Huala y otra persona llamada Alejandro González –siempre según la información que maneja el ministerio de Seguridad de la Nación– bajaron del cerro junto a una persona herida que murió a los pocos minutos».

Antecedentes

La situación de represión en el sur es cada vez más preocupante.  El Estado responde directamente con violencia armada ante cualquier escenario de conflicto, acicateada por las fuerzas vivas de la región. Al antecedente de Santiago Maldonado, el 1° de agosto, que se dio en el marco de una avanzada con armas letales y no letales, se le suman, entre otros:

Viernes 27 de mayo de 2016. Agentes de la Gendarmería y la policía chubutense golpearon a niños y mujeres y detuvieron y desalojaron a miembros de la comunidad mapuche Pu Lof en Resistencia, en el departamento de Cushamen. Hubo disparos de balas de plomo, aparentemente por parte de civiles que acompañaban a las fuerzas del Estado, y de goma, por el Grupo Especial de Operaciones Policiales de Chubut.

Martes 10 y miércoles 11 de enero de 2017. Disparos de plomo y goma a unos 20 mapuches en el Pu Lof de Cushamen. Intervienen alrededor de 200 gendarmes. Entre los heridos, Fausto Emilio Jones Huala recibió un tiro en el cuello que le rompió el maxilar. Además, 11 personas fueron detenidas.

Represión a mapuches: “Entraron a matar”

Martes 27 de junio de 2017. Es detenido el referente mapuche Facundo Jones Huala, a 50 kilómetros. de Bariloche, por orden del juez federal Gustavo Villanueva. La detención se justificó en un pedido de captura internacional para que sea extraditado y juzgado en Chile. En septiembre de 2016, el juez Guido Otranto, en un juicio previo, ya había declarado la nulidad de ese pedido.

Lunes 31 de julio de 2017. A Romina Jones, hermana de Facundo Jones Huala, la fajan en la cara y pierde varios dientes, tras haber sido detenida, junto a otras ocho personas, en instalaciones de la Policía de Seguridad Aeroportuaria, en el Aeropuerto de Bariloche. Jones  estaba en una manifestación en reclamo por la libertad de su hermano frente al juzgado federal de Bariloche, que fue reprimida por la Policía de Seguridad Aeroportuaria, la Gendarmería y la Policía. Los manifestantes aseguraron que la represión se desató mientras autoridades mapuches se encontraban reunidas con personal del juzgado.

Todas las otras veces que no mataron a Santiago

Se reiteran las características: la acción del Estado es completamente asimétrica (grandes grupos con armas de fuego contra grupos muy pequeños con hondas), excesiva y avalada operativamente por el Ejecutivo nacional y provincial y el Poder Judicial.

La investigación por la muerte de Nahuel está en manos de la Policía de Seguridad Aeroportuaria. A diferencia de lo sucedido en el caso Maldonado con Gendarmería, esta vez  sí la justicia federal decidió apartar a la fuerza investigada (el grupo comando Albatros, de la Prefectura). Mientras tanto, ayer hubo manifestaciones de los mapuches por Bariloche y la CTA Autónoma de Río Negro emitió un comunicado en el que «denuncia y repudia que, por orden del presidente de la Nación Mauricio Macri en connivencia con el magnate Joe Lewis, se está reprimiendo brutalmente a la comunidad mapuche y ya se asesinó a un militante en la Villa Mascardi».  “Han desatado una cacería humana para quedarse con toda nuestra agua, riquezas y recursos naturales. No nos puede ganar el miedo que provoca un Estado sin garantías ciudadanas. Tenemos que resistir y defender lo que es nuestro”, sentenciaron.

Hacia la cacería

El término se repite desde los voceros de las organizaciones sociales del lugar: «fue una cacería». La comparación asusta: un grupo de hombres en un refugio de montaña contra una avanzada de los Albatros. Diario Río Negro puntúa estos antecedentes a la muerte de Nahuel:

Sábado 11 de noviembre. La Lof Lafken Winkul Mapu anuncia la “recuperación territorial” de una zona de Villa Mascardi, un área con un balneario a 35 kilómetros de Bariloche. Se trata de un grupo de 30 personas que hacía dos meses se encontraba en el lugar desarrollando una «forma de vida mapuche». El anuncio se debe a que el 10 de noviembre reciben notificación de desalojo por parte de la justicia.

Viernes 17 de noviembre. Los ocupantes del predio del Parque Nacional Nahuel Huapi se desligan de la mentada Resistencia Ancestral Mapuche y señalan que van a resistir el desalojo.

Jueves 23 de noviembre. A las 5.30 de la mañana Gendarmería cortó la ruta que comunica Bariloche y El Bolsón para que las fuerzas de seguridad realicen su faena de desalojo del predio en Villa Mascardi. Unos 300 agentes federales acometen la tarea, entre policías, prefectos y gendarmes, contabilizándose 16 vehículos y un helicóptero (contra 30 personas). Detienen a cinco mujeres y a sus hijos y secuestran bienes familliares, como mantas o juguetes. Los hombres se esconden en la montaña y las fuerzas de seguridad bloquean los accesos e inician rastrillajes.

Viernes 24 de noviembre. Liberan a las mujeres mapuches detenidas. «Nos despertaron a balazos limpios. Empezaron a maltratarnos y nos defendimos como pudimos. Pero no teníamos armas ni nada y había niños. Disparaban sin fijarse a quién y a los chicos les tiraron gases lacrimógenos”, indicó María Nahuel, una de las detenidas a Diario Río Negro.

Dejar respuesta

Por favor, ¡ingresa tu comentario!
Por favor, ingresa tu nombre aquí