Desde Buenos Aires, Juan Salvador Bordas y Mauricio Centurión cubrieron la movilización del lunes en oposición a la reforma previsional y la represión que le siguió durante todo el día. Gestos y paisajes de una jornada plebeya.

No cometas el error. No cometas el error de hablar de los violentos sin pensar en la violencia. No cometas el error: 72 horas después de que el presidente bailara Gilda en el balcón de la Rosada, la Bonaerense ingresó a una Unidad Básica de Vicente López –donde Jorge Macri es la autoridad–, sin orden de desalojo y sin identificación, y golpearon y detuvieron a los presentes. Ocho días después de la asunción, trabajadores municipales de La Plata fueron corridos por la infantería. Doce días después del cambio de mando, trabajadores de Cresta Roja fueron repelidos con balas de goma e hidrante. Sobre la legión y sobre los ciudadanos, durante el día y durante la noche, en la plaza del Congreso y en las estepas y bosques de la Patagonia, en Jujuy y en Formosa, sobre los cartoneros y las estudiantes de sociología, no cometas el error, hubo, hay violencia y habrá violencia en la calle y en la letra de cada ley que surja de cada consenso salvaje de las gentes, los farsantes, los burócratas, los timberos, los gauchetos y, finalmente, los virreyes.

Somos la plebe y el lunes dijimos basta.

Fotorreportaje: Juan Salvador Bordas y Mauricio Centurión.

Sin comentarios

Enviar comentario