El mapa de los barrios populares de la provincia

En el techo del rancho, un plástico para evitar las filtraciones de lluvia y, arriba, todo lo que se pueda poner para que el toldo y las chapas no salgan volando. Foto: Mauricio Centurión.
En el techo del rancho, un plástico para evitar las filtraciones de lluvia y, arriba, todo lo que se pueda poner para que el toldo y las chapas no salgan volando. Foto: Mauricio Centurión.

A partir del trabajo territorial de diferentes organizaciones sociales, el gobierno identificó las villas y asentamientos de todo el país. Organizamos los datos en un mapa de toda la provincia.

El Registro Nacional de Barrios Populares (Renabap) se confeccionó en base a la tarea conjunta del gobierno nacional y organizaciones como Cáritas Argentina, Techo, la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), Barrios de Pie y la Corriente Clasista y Combativa (CCC). El relevamiento se realizó entre agosto de 2016 y mayo de 2017, actualmente se están publicando los resultados.

El objetivo del Renabap es identificar villas y asentamientos informales, para conocer las realidades de comunidades de todo el país. Se considera de tal modo a las aglomeraciones de ocho o más viviendas en condiciones precarias. A partir del Renabap, se supone que la Nación entregará –mediante el Anses– un Certificado de Vivienda de Familias que permitirá tramitar la demanda de servicios o necesidades (luz, agua, cloacas, gas, Cuil o Cuit) con el domicilio establecido en el propio relevamiento.

“Es una herramienta tangible para saber de qué hablamos cuando decimos que la pobreza se multiplicó, que las necesidades son muchas y que las necesidades básicas no son satisfechas por los gobiernos nacional, provincial y local”, sostuvo Nadia Céspedes, integrante de la CTEP Santa Fe por el Movimiento Evita. Junto con la CCC y Cáritas, fueron las organizaciones que llevaron adelante el relevamiento en nuestra ciudad.

Desplace el zoom y vaya recorriendo el mapa por toda la provincia.

Los datos

En todo el país, al momento, se registraron 4.228 barrios populares, con distintos grados de precariedad y hacinamiento, que cubren 330 kilómetros cuadrados, una superficie más grande que la Ciudad de Buenos Aires. Unas 800.000 familias viven en estos asentamientos, se suman cerca de 3.000.000 de habitantes en los barrios populares. Más de 1600 de estos asentamientos se encuentran en el Conurbano bonaerense.

El mapa de una ciudad con necesidades


Despejados algunos errores en las bases de datos –en los que se ubicaban asentamientos de Laguna Paiva, Rincón, Arroyo Leyes o Santo Tomé en la ciudad de Santa Fe–, la información sobre nuestra provincia indica que hay 333 asentamientos en toda la bota. Cerca de la mitad (156) están en Rosario, 76 en La Capital, 21 en General Obligado, 20 en San Lorenzo, 11 en Constitución, ocho en San Jerónimo, siete en General López, seis en Castellanos, cinco en San Javier, cuatro en Caseros, Las Colonias y San Cristóbal, tres en 9 de Julio, San Martín y Vera y dos en Iriondo. En San Justo, Belgrano y Garay no se registraron asentamientos.

En nuestra ciudad hay 54 barrios populares. La mayoría está en los márgenes de la ciudad o en zonas de vías.

Los barrios

El Renabap define como barrio popular a los aglomerados formados por 8 familias, como mínimo, donde más de la mitad de la población no tiene título de propiedad ni acceso a dos servicios básicos (agua corriente, energía eléctrica con medidor o red de cloacas).

Al momento de describir la realidad de los barrios afectados por la carencia y la necesidad, otra militante de la CTEP Santa Fe, Agustina Vidal, consideró que lo que se observa es un “abandono total”. “Fuimos a barrios donde hay gente viviendo con familias de nueve personas. Para mí, la palabra es abandono, es no estar presente para generar contención y acompañamiento”, expresó. Su compañera Céspedes añadió a propósito que “hay cada vez menos trabajo formal; la gente se está tirando más al trabajo informal, al cirujeo, a hacer pan casero, a coser, changas. Eso no da un ingreso fijo. No hay laburo, por ende, hay gente en los barrios de Santa Fe que no sabe si esta noche va a comer. La falta del acceso al agua es increíble, no hay transporte, no entran las ambulancias porque no hay alumbrado público. Estamos hablando de vivir en lugares que no son habitables”. Y, claramente, “el estado de las calles es terrible, son calles de tierra, pero es barro. No se puede transitar, no se puede caminar. Cuando llovía no podíamos ir”, consignó Macarena Ghisoni, miembro de la misma organización, que en Santa Fe capital agrupa al Movimiento Evita, Patria Grande y MP La Dignidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here