El Senado sancionó subas en el Inmobiliario y rebajas en Ingresos Brutos. Los servicios, al alza.

A los tarifazos en los servicios públicos, que se comenzaron a aplicar en diciembre pasado y seguirán durante el año, se suma ahora una nueva suba generalizada del impuesto Inmobiliario que impactará tanto en las ciudades como en los sectores productivos industriales y rurales.

La Legislatura provincial dio sanción definitiva el jueves 1º de marzo a la reforma tributaria enviada por el Ejecutivo por la cual aumentarán entre un 25 y un 30% los impuestos Inmobiliario Urbano y Rural.

Además, por la misma ley, se resolvió eliminar la alícuota diferencial de Ingresos Brutos para empresas radicadas en otras jurisdicciones –a raíz de un fallo de la Corte Suprema de la Nación que ordenó a todas las provincias dejar de aplicar la llamada “aduana interior”– y se modifican alícuotas de ese tributo para determinadas actividades productivas en línea con el Consenso Fiscal firmado el año pasado por la Nación y 23 de las 24 provincias, incluida Santa Fe.

Con la nueva ley tributaria, el gobierno provincial pretende mejorar la recaudación propia por impuesto Inmobiliario en un escenario que postula, a partir del Pacto Fiscal, una rebaja gradual de Ingresos Brutos durante los próximos cinco años. Para compensar esos recursos que se dejarán de percibir, el fisco santafesino apunta a aumentar la carga tributaria sobre el patrimonio y disminuir los impuestos que gravan las actividades productivas y comerciales.

Así, el nuevo esquema tributario provincial establece una suba del impuesto Inmobiliario Urbano en forma progresiva: del 25% para las menores categorías, un 28% para las categorías intermedias y un 30% para las propiedades de alto valor. El 71% de las partidas impositivas van a tener aumentos menores a 33 pesos por mes y solo el 8% de las partidas, que corresponden a las propiedades de alto valor, van a tener aumentos mayores a los 125 pesos mensuales.

En cuanto al Inmobiliario Rural, también se proponen aumentos progresivos de entre el 25 y el 30%. “Esto apunta a empezar a corregir, muy gradualmente, las inequidades que tiene el impuesto Inmobiliario a su interior, que lleva a que dos propiedades que tienen el mismo valor de mercado no estén pagando lo mismo una que la otra”, había explicado en su momento el ministro de Economía Gonzalo Saglione. El 45% de las partidas del Inmobiliario Rural van a tener aumentos de menos de 50 pesos por mes, un 29% va a tener aumentos mensuales de entre 50 y 208 pesos y el 26% de las partidas tendrá un incremento superior a 208 pesos mensuales.

La reforma tributaria, que tenía media sanción de la Cámara de Diputados desde principios de febrero, fue aprobada por el Senado luego de un acuerdo tácito entre oficialismo y oposición: siete legisladores del Frente Progresista votaron a favor y seis del PJ votaron su propio dictamen, que incluía cambios respecto del proyecto original. Aunque el PJ tiene mayoría en el Senado, la decisión fue otorgar la herramienta tributaria que exigía el Ejecutivo. Para ello, antes de la votación, dos senadores de la oposición se retiraron del recinto y dejaron al Frente Progresista con una mayoría transitoria que permitió la sanción de la ley.

El año había arrancado con una serie de tarifazos en los servicios públicos derivados de la política de quita de subsidios del gobierno nacional. La energía eléctrica subió un 37% entre diciembre y febrero. El agua –donde opera la empresa Assa– subirá este año un 56% en dos etapas, entre el tercer y el cuarto bimestre. En tanto, Litoral Gas pidió en audiencia pública, en la ciudad de Buenos Aires, un aumento del 54% para sus clientes radicados en la provincia de Santa Fe.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here