El activista y fundador de Wikileaks, Julian Assange, tiene prohibido todo canal de comunicación exterior en su asilo en la Embajada de Ecuador en Londres, por órdenes de Quito. Personalidades del mundo le remitieron una carta con su queja al presidente Lenin Moreno.

Variopinta la lista: el lingüista Noam Chomsky y la actriz Pamela Anderson, la ex embajadora argentina Alicia Castro y el músico Jean Michel Jarre, el filósofo Slavoj Zizek y el compositor Brian Eno, el ex ministro griego Yannis Varoufakis y el cineasta Oliver Stone, el artista chino Ai WeiWei y la modista Vivienne Westwood. Hay de todo entre los firmantes de una misiva dirigida al presidente de Ecuador, Lenin Moreno, en la que se pide “que termine con el aislamiento de Assange ahora mismo”.

Julian Assange se encuentra con asilo político en la Embajada de Ecuador en Londres desde 2012. Tras el cambio de gobierno y de dirección política en Ecuador, el 27 de marzo se le cortó toda conexión al hacker australiano: ya no tenía visitas y se le sacó Internet y telefonía. El gobierno de Lenin Moreno incurre directamente en el cercenamiento de la libertad de expresión de Assange, que se encuentra en territorio ecuatoriano por las persecuciones judiciales que hay en su contra, que se iniciaron por dos casos de violación en Suecia, hoy completamente caídos por falta de pruebas. No obstante, a finales de 2017 Assange había firmado un documento con el gobierno de Ecuador en el que se comprometía a no emitir mensajes que afecten las relaciones de Ecuador con otros estados. Assange opinó sobre la autonomía catalana, sobre el asesinato del doble espía ruso en Inglaterra y sobre otros temas. Finalmente, Ecuador sumió en el silencio a Assange, que está en un virtual encarcelamiento.

En respuesta a la decisión ecuatoriana, un destacado grupo de figuras de renombre mundial emitió una carta abierta a Lenin Moreno, en la cual se dice: “Si alguien ha contribuido a documentar los circuitos ocultos de la intervención de la CIA, el Pentágono y el Estado norteamericano en la vida de las personas y de los otros estados, ese es Julian Assange. Su trabajo en WikiLeaks es invaluable para todos quienes comparten la lucha por la democracia y la autodeterminación”. “Si no hay libertad de expresión para Julian Assange, entonces no hay libertad de expresión para nadie”, sentencia el documento, que también hace hincapié en que a Assange no se le permite más recibir visitas y en que la ONU ya calificó en dos ocasiones a la detención como ilegal, demandando la inmediata liberación.

“Con la presidencia anterior, el gobierno de Ecuador se paró con bravura ante el matoneo de Estados Unidos y le garantizó a Assange el asilo político como refugiado político. La legislación internacional y la moralidad de los Derechos Humanos estaban de su lado”, chicanea el texto, insertándose en la situación política interna de Ecuador y las disputas entre el ex presidente Rafael Correa y su traidor delfín, Moreno.

“Este ataque de censura sobre la libertad de expresión no sucede en Turquía, Arabia Saudita o China, sino en el corazón mismo de Londres. Si el gobierno de Ecuador no cesa con su indigna acción también se convertirá en un agente de persecución, antes que esa valerosa nación que se irguió como defensora de la libertad y la libre expresión. Si la Unión Europea y el Reino Unido continúan participando de este escandaloso silenciamiento de un disidente verdadero en el corazón de su territorio, significará que la libertad de expresión está de veras muriendo en Europa”, argumenta el texto.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here