El 21 de junio el Banco Central anunció su primera venta de dólares provenientes del primer envío de dinero del Fondo Monetario Internacional. A partir de allí, comenzaron a licitarse 100 millones por día, o más. El resultado: en junio se fugaron 3074 millones de dólares del país. En el año, la cifra alcanza los 16.676 millones.

La fuga de capitales bate récords en la era Cambiemos. Con la falta de cualquier tipo de control en el mercado de cambios, la sangría de dólares es una constante. En 2017 se fueron en este concepto, llamado por el Banco Central como “Formación de activos externos del sector privado no financiero” unos 22.143 millones de dólares. Sólo en 2008, en plena presión por el conflicto con el campo, la cifra fue más alta (23.098 millones). Pero 2018 promete romper todas las marcas: en los primeros seis meses la fuga de capitales fue un 117% mayor a la del primer semestre de 2017. En buen romance, es más del doble.

En junio se fugaron 3074 millones de dólares. Equivalen, a trazo grueso, a más de 14 presupuestos anuales de la ciudad de Santa Fe. En seis meses de 2018 se fueron 16.676 millones. Nunca, desde 2003 al menos, se fugó tal monto de divisas en el mismo lapso. En el año pasado se fueron 7.677 millones. En el año que más dólares se fugaron, 2008, en los primeros seis meses se habían evaporado 10.647 millones.

Buena parte de los dólares fugados en junio provienen de licitaciones diarias que hace el Banco Central con los primeros 7500 millones de dólares desembolsados por el FMI, a razón de 100 millones de pesos diarios, a veces más. Este esquema comenzó el 21 de junio. El endeudamiento que tendremos que pagar todos los argentinos, en contante y sonante verde y en el sometimiento al ajuste del Estado, se va por la canaleta de la fuga de capitales. Sólo por esa plata quemada se está sosteniendo más o menos estable el tipo de cambio. A la sangría por la fuga se le suman los dólares que se pierden por turismo, por remisión de utilidades de las empresas al exterior o por déficit del comercio exterior. ¿Qué sucederá cuando se terminen los 7500 millones de dólares del Fondo, en aproximadamente un mes?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here