La senadora por Río Negro Silvina García Larraburu, del FPV, se dio vuelta y ahora vota en contra del aborto legal. Apenas obtenida la media sanción en diputados había expresado su voto a favor, en una foto conjunta de todo el bloque. Los celestes tienen mayoría propia.

La única esperanza del movimiento de muejeres hoy es que la calle tuerza lo que en el recinto se está cocinando. Los votos en contra del aborto legal tienen mayoría propia y el proyecto que cuenta con media sanción en diputados encontraría su peor fin en la Cámara Alta. El bloque kirchnerista había sido el único que había logrado construir un apoyo del 100% a la interrupción legal del embarazo. Las declaraciones de hoy a radio Mitre de la senadora Silvina García Larraburu echan por tierra el número redondo. De mantenerse los números actuales en el Senado, el tema ahora pasaría a formar parte de la agenda electoral de 2019.

Larraburu hizo una lectura política del proceso: “Hoy la balanza va a para ese lado en cuanto a mi voto y creo que esto ha deteriorado más el tejido social, este debate, que tiene que ver con la voluntad del presidente Macri, aconsejado por el duranbarbismo de montar una cortina de humo para distraer de los temas urgentes. No era el momento para debatir este proyecto” y después agregó algunas impertinencias, como que “la gente pobre no abortan” y que “la mayoría de los actores de uno y otro sector coinciden en que el proyecto es malo que no va a resolver la problemática de fondo y tiene que ver con intereses económicos foráneos que han puesto mucho recursos para que se de este debate”.

Artículos similares

0 176

0 90

Sin comentarios

Enviar comentario