Algo sonó en la laguna

“65/75 Comarca Beat”: el documental que repasa los inicios del rock santafesino.

Faltaban 15 kilómetros para que el tren, que había salido de Concordia, llegue a Paraná. A esa distancia de la capital entrerriana hubo un choque y once personas murieron ese 24 de marzo de 1975, entre ellas el artista santafesino Miguel Bertolino. Cantante de Alma Pura, Wakantanka y Virgem, también dibujante, cinéfilo y poeta, con su muerte se cerró la era originaria del rock santafesino, que comprende los diez años anteriores a este accidente, según lo entiende el director Alejandro David. “Que Isabelita entrara en escena en ese momento significó el ahogo de ese empuje artístico que se notaba en la música, sí, pero también en el teatro y el cine”, contaba el director acerca del recorte temporal que hizo junto a sus compañeros de Marea Doc, que estrenó en diciembre pasado el rockumental 65/75 Comarca Beat.

A diferencia de otras películas, Comarca Beat no tenía relatos previos respecto de su tema, ni siquiera reseñas sueltas en Wikipedia (falta que se repone muy bien en comarcabeat.com.ar). Así, los trabajos de restauración de imágenes (Pablo Bertoldi) y audios (Alan Valsangiácomo y Lucas Fornillo) han debido ser totalmente originales. Al fin y al cabo, la pieza se luce en tales recursos del género documental, aunque la imprevisión del devenir mismo fue agregándole al film una mística que estaba buscando dónde materializarse y que no se replegaría solamente a esta forma de filmar. Una serie de hitos fundacionales habían sido ignorados por décadas hasta el momento en el que se prendió la cámara por vez primera.

Fue así que los testimonios de los músicos protagonistas de aquel tiempo (Horacio Bidarra, Rubén Tucci, Carlos Joannas…) fueron completados con los de otro tipo de actores importantes para esta historia como, por caso, el recordado periodista Enzo Bergesio. No podía hablarse sólo de un disco, de una banda, de un recital, había toda una movida que empezaba a descubrirse.

Así también hay entrevistas a personajes de noches más nuevas, como Matungo Deicas, igualmente partícipe de uno de los puntos más altos de la película, como lo fue el recital producido especialmente para el film, en el que se tocaron canciones de Alma Pura, Virgem, Bichos de Candy y Them.

Fue en 2011 en el Patio Catedral. Los por entonces  Astro Bonzo (Agustín Ferrero, Javier Farelli y Francisco Rusillo, además de Matungo), también Gustavo Angelini (Carneviva), Rodrigo González (La Cruda), Camilo Hormaeche (Pobre Vaca) y la propia sobrina de Miguel, Cintia Bertolino, se juntaron con algunos de aquellos músicos como Perico Fissore, Yayo Milanesi, Topo Gervasoni y los ya aludidos, Bidarra, Tucci, Joannas… En fin, una cantidad increíble de músicos que protagonizaron un momento increíble: “El objetivo de la producción es poner en escena un gran recital en el cual los músicos protagonistas interpretarán los temas que sonaron en aquella década (1965-1975) con la participación de destacados músicos actuales. Habrá un despliegue técnico y artístico sin precedentes para un proyecto cinematográfico-musical local”, decían desde Marea Doc charlando con Pausa en la previa de ese show de 2011 en el que se encontraron las primeras generaciones con las más nuevas.

En el espectáculo que se hizo en el perdido Patio Catedral también estuvo, por ejemplo, Rubén Tucci, uno de los exponentes primigenios del rock santafesino que supo cantar en Them en 1964, acaso la primera banda santafesina que consiguió trascender gracias al estímulo beatle.

La última canción que se tocó en ese concierto fue “Hombre, hermano, amigo”, uno de los cortes de Indio, la ópera rock editada por Virgem hace nada más que cuatro años: “Es un momento de conjunción humana, de encuentro, como la idea que tenía Miguel: la unión de un ser humano con otro a través de la música. Ese estribillo (hombre, hermano amigo: hoy mi voz es música que todos han de escuchar) representa eso”, dijo Tucci en su momento. A todo esto, en el film se cuelan entre escenas y canciones, unas animaciones emocionantes que evocan a Bertolino (interpretado por en el cuerpo de PIF, de Infusión Kamachuí) andando con su guitarra y sus poemas en una Santa Fe de ensueño.

El Woodstock santafesino

El recorte propuesto por el equipo de Marea Doc no solo viene de la carrera de las bandas, sino también de sucesos como el Rock en la Berduc, un festival que tuvo dos ediciones en la isla (1971 y 1972) y que fue organizado por los músicos Hugo Zimermmann y Humberto Cardozo, en conjunto con Carlos Peisojovich, que dejó una de las frases más memorables de la película: “(En ese tiempo) un porro te tenía que durar un mes”.

En lo que se conserva de aquellas tardes cerquita del Paraná se pueden ver, en blanco y negro, autos a los pies de los árboles que se doblan al viento, un flaco con un poncho en medio del monte, muchísimas maderitas constituyendo un escenario. Esos paisajes verdaderamente tienen la altura de nuevos tesoros que les debemos a estos cineastas. De hecho, contar la historia del Rock en la Berduc fue la idea que hizo germinar este proyecto que, paradójicamente, también demoró casi 10 años en terminarse. Así lo cuenta David: “En la investigación previa no encontramos bibliografía, solo algunos recortes de diarios de la época. Así se dio la particularidad de que la historia del documental en cuestión, se fue armando en base a las entrevistas. Y con cada una de ellas cambiaba el guión y la idea original. Como si se tratase de una mamushka, el viaje en el tiempo con cada entrevistado traía nuevas historias que alimentaban la inquietud y la fascinación por descubrir más”.

Aparte de la estética y las poses adoptadas, pareciera que la autogestión y la música tienen mucho que ver desde siempre, pues en su momento no hubo agite por tamaño fenómeno, en el que tampoco hubo policías. Lo que sí apareció, fueron unas líneas en la revista Pelo: “Ignorado en Buenos Aires, con escasos medios, sin difusión en las radios y con pocas grabaciones, el rock del interior argentino asciende desde más abajo pero con mayor vigor y probablemente con mayor autenticidad que el monstruo que se gesta en la Capital”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here