El presidente dice que su obsesión es crear «empleo de calidad», en referencia al trabajo en blanco privado. En este momento, hay 12.133 trabajadores privados menos que en 2015. Ni siquiera acompañó el crecimiento vegetativo. 

La población aumenta más o menos un 1,5% por año. El mercado laboral también. En consecuencia, la cantidad de trabajadores empleados tiene que aumentar en esa proporción todos los años sólo para evitar el deterioro de la situación social. Durante la gestión Cambiemos no sólo no pasó eso sino que, además, en términos absolutos, se destruyó empleo, sobre todo en el sector privado.

Según los últimos datos de la Secretaría de Trabajo, en julio de 2018 había 6.211.274 trabajadores registrados privados. En julio de 2015 había 6.223.407. Cambiemos está llegando a su tercer año de gobierno y todavía no mejoró las cifras del gobierno anterior sino que además las empeoró gravemente, ya que ni siquiera pudo acompañar el crecimiento de la población.

El presidente, no obstante, se cansa de repetir que han creado cientos de miles de empleos. Lo que sí se ha creado son monotributistas. Como una radiografía de la crisis y de la destrucción del trabajo, si no fuera por los monotributistas y los empleados públicos, durante la era Cambiemos se hubieran destruido 609 trabajos registrados por mes.

El trabajo registrado, en general, se sostuvo a fuerza de empleo público y monotributo. En casi tres años la cantidad de trabajadores registrados aumentó apenas el 1,4%, el crecimiento que se necesita apenas para contener el crecimiento poblacional en sólo un año. Pero los monotributistas crecieron un 10,8%. Dicho de otra manera: se crearon 169 mil trabajos registrados nuevos desde 2015, 157 mil son monotributistas. Los que se caen del sector privado se convierten automáticamente en monotributistas, de allí la desproporción.

Y dentro del sector privado, el más castigado es el sector que más valor agregado genera. El sector más dinámico, el que indica el desarrollo del país. La industria perdió el 7,42% de sus trabajadores desde el inicio del gobierno de Macri. Se perdieron 93.198 trabajadores industriales registrados. Es una hecatombe. La cantidad de trabajadores industriales registrados es menor que la de 2009.

El campo y la minería, dos de los grandes ganadores del nuevo modelo, no generan nada. Desde que asumió Macri llevan un promedio de 163 trabajadores registrados menos por mes. No son el motor del país, ni del desarrollo, ni del empleo. Apenas son parásitos.

Dejar respuesta

Por favor, ¡ingresa tu comentario!
Por favor, ingresa tu nombre aquí