Ni fútbol, ni jardines

    El jardín municipal del barrio Las Flores, uno de los 16 creados en la gestión de José Corral.

    El gobierno nacional dio de baja el plan de 3000 jardines infantiles. A Santa Fe le tocaban 20, ahora cancelados.

    En la campaña electoral de 2015, Mauricio Macri prometió construir 3000 jardines de infantes en todo el país. El volumen de dinero requerido para esa inversión fue uno de los argumentos elegidos al momento de justificar, dos años más tarde, la eliminación del programa estatal Fútbol para Todos. Sin embargo, en un contexto de fuerte recorte de la obra pública, el plan quedó cancelado “hasta nuevo aviso” y la Nación no construirá los jardines prometidos.

    El Plan 3000 Jardines, como lo bautizó el gobierno de Cambiemos, fue un intento de replicar en el plano nacional la experiencia desarrollada en la ciudad Santa Fe por el municipio, que construyó en los últimos seis años 16 jardines municipales en los barrios más postergados del norte y del oeste de la ciudad y también en la costa. A esos jardines asisten a diario 2000 niños de entre 45 días y tres años de edad.

    La experiencia santafesina, iniciada en 2012 por la actual concejala y ex secretaria de Educación de la Municipalidad, Rossana Ingaramo, mereció atención a nivel nacional. Es ese momento, Ingaramo había defendido la construcción de los jardines “como una política social destinada a la primera infancia” en contraste con el paradigma anterior de acciones “focalizadas” en el área de Desarrollo Social que duraban en función de su financiamiento, siempre enfocadas desde una perspectiva asistencial.

    Cuando Macri decidió ir por la Presidencia, incluyó dentro de su plataforma electoral el Plan 3000 Jardines. Todavía hoy en la web del gobierno nacional se lo define como uno de los ejes “de la política educativa nacional entre los cuales se establece, como primer objetivo, la cobertura universal de las salas de 3, 4 y 5 años de edad, en todas las provincias y en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires”.

    De los 3000 jardines prometidos por Cambiemos, 20 iban a construirse en la provincia de Santa Fe con una inversión 400 millones de pesos a cargo del gobierno nacional. En 2016 se licitaron los primeros ocho jardines, pero ahora la Nación rescindió el contrato con la empresa contratista y además bajó el llamado a licitación para otros 12 jardines. La obra pública es una de las variables principales del ajuste.

    El Ministerio de Educación de la Nación le informó al gobierno provincial dos decisiones: rescindir el contrato firmado con una empresa constructora que tenía en ejecución ocho jardines de seis salas cada uno, para unos 300 alumnos en dos turnos, y suspender “hasta nuevo aviso” el llamado a licitación –que se iba a hacer el 12 de septiembre– para construir otros 12 jardines de idénticas características.

    Los primeros ocho jardines iban a ser levantados en las ciudades de Santa Fe, Santo Tomé, Villa Gobernador Gálvez, Pueblo Esther, Alvear, Funes, Granadero Baigorria y Firmat. El plan para nuestra provincia incluía la construcción de jardines en las localidades de San Martín de las Escobas, Soldini, Pérez, San Gregorio, Bella Italia y Rosario, además del compromiso de hacer dos jardines en Esperanza, dos en Venado Tuerto y otros dos en la ciudad de Santa Fe.

    Caído el plan nacional en el marco del recorte a la obra pública, la subsecretaria de Recursos Físicos y Logística del Ministerio de Educación de Santa Fe, Cristina Di Filippo, dijo en una entrevista con El Litoral que se trata de “obras muy necesarias” y que “fueron planificadas con las urgencias que teníamos”.

    Promesas y justificaciones

    Como recuerda el periodista Luis Rodrigo, los spots publicitarios de Cambiemos en la campaña de 2015 abundaron sobre la necesidad de que el Ministerio de Educación de la Nación se haga cargo de la construcción de esas obras de infraestructura en todo el país. En mayo de 2016, el presidente Macri encabezó los actos donde se lanzó el mencionado programa, ahora cancelado y sin perspectivas de reactivación.

    La creación de jardines públicos para la primera infancia fue uno de los aciertos de las gestiones del intendente José Corral, a tal punto que en la campaña de 2015 y en las elecciones intermedias de 2017 los candidatos de todas las fuerzas políticas opositoras valoraron y prometieron darle continuidad a esa política.

    Como ocurrió con otras promesas incumplidas, desde Cambiemos buscaron desviar las responsabilidades sobre terceros. La diputada nacional Gisela Scaglia, que representa a la provincia de Santa Fe, explicó que a partir de 2016 la Nación llevó adelante distintas licitaciones “para construir jardines de infantes que mejoren las condiciones de los sistemas educativos provinciales, pero la empresa a cargo incurrió en incumplimientos, por lo cual se decidió rescindir el contrato de licitación”.

    Según Scaglia, “desde el Ministerio de Educación de la Nación se realizaron seguimientos y auditorías para saber los motivos de las demoras en las obras; luego, se amplió el plazo de ejecución, pero la empresa siguió incumpliendo con demoras y obras paralizadas. Tras estos hechos, el Ministerio rescindió el contrato y buscará una forma de contratación para que los jardines se puedan finalizar”.

    En el Frente Progresista ya no creen en las excusas de la Nación. “Cuando anunciaron el programa de 3000 jardines, pensamos que sería una gran inversión, que no se ata en lo más mínimo a lo económico sino a poner énfasis en la educación a temprana edad. Pero lamentablemente nos quedamos solo en los anuncios y es preocupante que recorten tan fríamente en obras que son fundamentales”, cuestionó el diputado provincial Julio Garibaldi.

    El diputado socialista presentó un pedido de informes sobre las obras, algunas de las cuales tienen un mínimo grado de avance y ahora quedaron abandonadas: “Al gobierno nacional le gusta hacer anuncios, pero cuando interrumpe una obra o la suspende, pone a la provincia y a los municipios en el compromiso de terminarlas. Es muy irresponsable que se hagan estos anuncios y después no se continúen las obras. Atrás de estos jardines hay niñas, niños y familias que atan su futuro a poder tener o no una educación de calidad en un edificio con las condiciones necesarias para una mejor formación”.

    Dejar respuesta

    Please enter your comment!
    Please enter your name here