En 40 años eliminamos el 60% de los animales vertebrados

Un estudio comandado por 59 científicos para la World Wildlife Fund estimó que la población total de vida vertebrada salvaje –mamíferos, pájaros, anfibios, reptiles, peces– declinó en promedio un 60% entre 1970 y 2014.

La World Wildlife Fund (WWF) le encargó a la Sociedad de Zoología de Londres la elaboración del Índice de vida en el planeta. Casi 60 científicos estudiaron 16.704 poblaciones de animales vertebrados en todo el mundo, compuestas por más de cuatro mil especies distintas, y encontraron que entre 1970 y 2014 –último dato disponible– la cantidad absoluta de seres vivos vertebrados silvestres cayó un 60%, en promedio.

La principal causa de la desaparición de la vida animal no industrializada –vacas– ni doméstica –Tobys– es la acción del ser humano, sobre todo en lo que refiere a la expansión agrícola y la sobrepesca. O sea, matamos animales para plantar soja o para comerlos. Así lo dijo literalmente el director ejecutivo de ciencia y conservación de WWF, Mike Barrett, al diario The Guardian, al referirse a la deforestación del Amazonas: “Es un clásico ejemplo donde la desaparición resulta de nuestro propio consumo, porque la deforestación se produce por la continua expansión de la agricultura sojera, cuyo producto se exporta al mundo, también al Reino Unido, para alimentar pollos y cerdos”. Quien dice Amazonas puede decir también gran bosque chaqueño, en las provincias de Chaco, Formosa y Salta.

La caída de la población animal es más pronunciada en los trópicos, sobre todo en América, donde la merma de bichos alcanza el 89% en comparación con 1970. El informe de la WWF no abunda en el punto, pero claramente no registra ni da cuenta de la población animal perdida en los países del norte antes de 1970, dado que el desarrollo de la agricultura intensiva y la industrialización se dio con anterioridad en, al menos, Europa y América del Norte. Cosas del eurocentrismo.

Las especies acuáticas de aguas dulces son las más afectadas: se perdió el 83% de la población desde 1970. Ya en el mar, se estima que para mediados de siglo hayan muerto el 90% de los corales. Los arrecifes que forman estos peculiares animalillos actualmente protegen a 200 millones de personas de la acción del mar sobre las costas.

Desde 1998 la WWF elabora estos informes, llamados Living Planet Report, dedicados al seguimiento del estado actual de la biodiversidad global. “Es la primera vez en la historia de la Tierra que una sola especie –el Homo Sapiens– tiene un impacto tan poderoso en el planeta”, sentencia el reporte.

Un solo comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here