Quieren plantar marihuana medicinal en la provincia

Laura Acosta, de MaCaMe, en la última Marcha Mundial de la Marihuana, en Santa Fe. Foto: Gabriela Carvalho.

Santa Fe no tiene autorización nacional para importar marihuana medicinal desde Uruguay y fabricar el aceite que usan personas con epilepsia refractaria. Ante esa dificultad, el gobierno provincial, el INTA y el Conicet buscan un predio donde poder plantar para autoabastecerse y producir el medicamento en el laboratorio estatal, algo que hará más accesible y menos costoso el preparado que solo ingresa al país fabricado en el exterior y a precio de dólar.

En julio de este año el gobierno de Jujuy anunció que iba a reemplazar las plantas de tabaco por las de marihuana medicinal en 30 hectáreas en la finca El Pongo. Será el primer cultivo legal de cannabis en Argentina, aunque la producción de los derivados, como el aceite de cannabis, los hará el laboratorio chileno Knop. El gobernador Gerardo Morales afirmó que cuenta con el visto bueno del gobierno nacional. Unos meses antes, el gobierno de Santa Fe pidió autorización a la Nación para traer 50 kilos de flores de marihuana de Uruguay para que el Laboratorio Industrial Farmacéutico Sociedad del Estado (LIF) produzca dos mil frascos de aceite. No hubo respuesta. El preparado sólo llega a cambio de dólares al país y lo usan personas con epilepsia refractaria. Sin materia prima, la provincia a través del Ministerio de la Producción ahora piensa en autoabastecerse como hacen Uruguay y Chile. Junto al INTA y al Conicet, elegirán un predio para plantar marihuana y estudiar las cualidades medicinales, algo que ya realiza la Universidad de La Plata.

El director regional de INTA en Santa Fe, José Luis Sponton, explicó que se podrá abastecer la producción del LIF con sólo una hectárea cultivada. Antes se debe esperar la autorización del Instituto Nacional de Semillas (Inase) para importar las semillas de cannabis. “No es necesario destinar 11 hectáreas para los fines de investigación y posible producción. Necesitamos saber qué semilla tenemos para conocer el perfil genético y ahorrar un paso a los investigadores de Conicet”, dijo Sponton al diario El Ciudadano.

El próximo paso será crear una planta piloto para producir el aceite, algo que tardará según las autoridades del LIF dos años. Guillermo Cleti, uno de los directores del laboratorio estatal, confirmó que presentaron un proyecto a la Agencia Nacional de Laboratorios Públicos (Anlap) para hacerlo, pero hasta el momento no hubo respuesta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here