En un marco de caída del trabajo privado registrado en general, el mentado «empleo de calidad», los datos oficiales muestran que la base del modelo Cambiemos en el empleo es el monotributo, que crece mientras en el trabajo industrial retrocede a los niveles de 2009.

Sin los datos de septiembre, cuando terminó de estallar la crisis cambiaria, las cifras del trabajo en blanco son cada vez más alarmantes. El trabajo registrado, que debería aumentar como mínimo un 1,5% anual para acompañar el crecimiento de la población, apenas creció un 1,32% entre diciembre de 2015 y agosto de 2018. Si entre enero de 2012 y noviembre de 2015 cada mes, en promedio, 23.632 personas alcanzaban un trabajo registrado, desde que que llegó Macri esa cifra bajó a 4808. Es una descripción gráfica de la relación entre el modelo Cambiemos y los laburantes, pero todavía faltan matices más tenebrosos

De todos los sectores de la economía, el que peor resultados ofrece es aquel que debería tener mayor dinamismo, porque genera mayor valor agregado e indica el nivel de desarrollo. El empleo registrado industrial no para de caer (y está más que claro que no se debe a que se esté dando una revolución tecnológica en Argentina). Desde que comenzó la gestión Macri unas 98.277 personas perdieron su trabajo registrado industrial. Es una caída del 7,82% desde noviembre de 2015 y un retroceso de casi diez años.

En agosto de 2018 había 1.158.163 personas que trabajan en blanco en la industria. Hay que viajar hasta 2009 para encontrar un agosto con una cifra más baja, 1.157.887. En apenas 33 meses la gestión Cambiemos destruyó el 131% del trabajo registrado industrial que se creó entre enero de 2009 y noviembre de 2015. En cifras, desde 2009 a 2015 se incorporaron a la industria 74.587 trabajadores registrados nuevos. Llegó Macri y perdieron su trabajo registrado industrial 98.277 personas.

Dejar el torno y sacar un facturero

En los 90 fue perder el trabajo y pasarse al kiosco o al remís. Hoy es volverse monotributista. Entre diciembre de 2015 y agosto de 2018, apenas 158.652 personas se convirtieron en trabajadores en blanco. Como se dijo, esa cifra debería triplicarse sólo para acompañar el crecimiento de la población a la fecha. Pero, encima, de los 158.652 nuevos trabajadores registrados, 135.708 son monotributistas. El 85% del nuevo empleo registrado está en el escala más precarizada de todas, suelto y con facturero.

Finalmente, el trabajo registrado privado, lo que el presidente llama «empleo de calidad», mientras revolea datos que las propias fuentes oficiales desmienten, está hoy por debajo de los niveles de 2015. Macri destruyó al trabajo privado en blanco. En agosto de 2018 había 6.217.472 trabajadores privados en blanco, mientras que en agosto de 2015 esa cifra alcanzaba a 6.234.440 personas. Son 16.968 personas que perdieron su trabajo privado registrado. Sobre la masa total parece un número menor, pero no se debe olvidar que las cantidades tienen que aumentar 1,5% por año sólo para seguir el crecimiento vegetativo del mercado laboral. Con Macri no sólo no crece, va para atrás. Entre enero de 2009 y noviembre de 2015 unas 7311 personas conseguían un trabajo privado en blanco, en promedio mensual. Con Cambiemos, cada mes, en promedio, 1494 personas pierden su trabajo registrado privado.

Dejar respuesta

Por favor, ¡ingresa tu comentario!
Por favor, ingresa tu nombre aquí