Las sociedades anónimas piden cancha

Boca, Angelici y Macri quieren privatizar el fútbol, pero las asambleas de socios resisten.

Mauricio Macri es hijo de un poderoso empresario, fue acunado como un poderoso empresario, educado como un poderoso empresario, ejerció el liderazgo de sus firmas comerciales con la autoridad de un poderoso empresario, y como no podía ser de otra manera, comandó Boca Juniors, la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y gobierna la República Argentina con el manual de un poderoso empresario. Con esa forma de actuar, el presidente insiste en querer abrir las puertas de los clubes para que entren las Sociedades Anónimas Deportivas (SAD).

La historia de los dirigentes del fútbol argentino tiene un capítulo especial el 20 de julio de 1999. Macri era presidente de Boca y había logrado que Julio Grondona lleve a votación el ingreso de los inversores privados para “salvar” a los clubes de la “pobreza”. Aquel día en el predio de AFA (Ezeiza) votaban 25, los números de la derrota fueron escandalosos: 24 a 1. “Perdimos, Mauricio”, le dijo Don Julio al titular boquense para saldar el tema. Así fue como ese viejo zorro del fútbol no tuvo la necesidad de enfrentarlo.

Pasaron casi 20 años de la gran derrota del empresario que sólo sabe de victorias. Ahora, sentado en el sillón de la Casa Rosada, va por la venganza privatizadora.

La clave

¿Por qué se revisa el tema? Desde el gobierno usarían la puesta en marcha de las SAD como moneda de negociación para no aumentar el decreto 1212/03, que refiere al beneficio económico que el fútbol dispone para pagarle al Estado un menor porcentaje de aportes patronales de sus empleados y contribuciones fiscales (los clubes abonan un 7% cuando para el normal de los contribuyentes es del 31%), que es tema de discusión (y preocupación) en la agenda de cada encuentro dirigencial.

Cambios de fecha

El Comité Ejecutivo de la AFA postergó dos veces el debate: primero se iba a hacer el 22 de noviembre, luego se pasó al 29. Finalmente, por presión de los socios y de los clubes, se volvió a postergar para diciembre, sin fecha específica y con la posibilidad de que la discusión en torno a uno de los temas más polémicos de los últimos tiempos quede para 2019, año electoral. El presidente de la AFA, Claudio “Chiqui” Tapia, se hamaca entre los deseos de Macri y la realidad concreta de los clubes, que en su mayoría resisten la privatización.

Votación

El tema de las Sociedades Anónimas Deportivas (SAD) está cada vez más encendido. La discusión se abrió y ya es una realidad: en breve, el fútbol argentino deberá decidir si abre o no las puertas para su ingreso mediante una asamblea histórica que puede cambiar el paradigma del negocio.

En la próxima reunión de Comité Ejecutivo, los dirigentes intercambiarán posturas sobre este tema y en una asamblea anual de AFA, de índole ordinaria, y luego otra extraordinaria, en la cual se intentará votar una modificación de estatuto que permita a los clubes optar por la conversión a Sociedades Anónimas Deportivas. Luego, en caso de ser aprobada la moción, serán los socios de cada institución los que decidirán en asamblea si dan o no el paso.

Daniel Angelici y Chiqui Tapia, los jefes de la AFA que resultó del hoy quebrado pacto entre Mauricio Macri y Hugo Moyano.

En una votación que no se sabe todavía si será a mano alzada o secreta, para que esta modificación sea aprobada es necesario contar con las dos terceras partes de los asambleístas, que son 43, de los cuales 22 corresponden a clubes de Primera y 21 a los del ascenso. La moción debe ser aprobada por tres cuartas partes de los participantes de la asamblea, lo cual significa que 32 de los electores deben votar a favor de la modificación en la carta magna de AFA para permitir las SAD. Hoy, en voz alta, muchos se oponen a las Sociedades Anónimas, pero esto es el fútbol argentino y una votación de impares puede empatar 38 a 38, como ya pasó una vez.

De lograr los votos suficientes, recién ahí podrá ingresar en el Congreso para reformar de la ley.

Los representantes

Todavía resta definir a los 22 representantes por Primera División, los cuales serán de los clubes que terminaron en puestos del 1 al 22 en los promedios en el cierre del último campeonato (Boca, San Lorenzo, Racing, Independiente, Estudiantes, River, Godoy Cruz, Talleres, Lanús, Argentinos, Rosario Central, Banfield, Defensa y Justicia, Colón, Atlético Tucumán, Gimnasia La Plata, Unión, Belgrano, Huracán, Newell’s, Vélez y San Martín de San Juan).

Los votantes que representarán a las demás categorías se dividirán de la siguiente manera: seis asambleistas titulares por la Primera B Nacional, cinco por la Primera B Metropolitana, dos por Primera C, uno por Primera D, dos por Torneo Federal A y, finalmente, cinco por Jurisdicciones Deportivas de Ligas.

La iniciativa de los clubes

Desde algunas instituciones ya alzaron la voz en contra de las Sociedades Anónimas. El caso más emblemático es el de Vélez Sarsfield, en el que la oposición solicita que se haga una asamblea en el club antes de la sesión extraordinaria de AFA para rechazar a las SAD. A la entidad de Liniers le siguen otras, como Gimnasia de La Plata y Lanús, que a través de sus redes sociales marcaron una clara posición la semana pasada.

Un peso pesado que ya hizo conocer su postura sobre el tema fue River. En su sitio de internet, el Millonario rechazó “a través de su Asamblea de representantes de socios, en forma unánime y por aclamación, la figura jurídica de sociedades anónimas”.

Además, si bien no fue comunicado de manera oficial por el propio Racing, el presidente Víctor Blanco adelantó que la postura de la Academia es “votar en contra de las SAD”. Estos dos sufragios negativos se suman a los de Independiente (Hugo Moyano) y San Lorenzo (Matías Lammens) entre los equipos grandes.

Sobre la representatividad del ascenso, la gran mayoría de los votos se opondrían a la modificación que quiere Macri. Pero la duda comienza con la posibilidad de votar en secreto o través de una elección electrónica, ya que bajo esa modalidad se sospecha que varios dirigentes cambiarían de postura.

Los que están a favor de las SAD son Talleres, Defensa y Justicia y Boca. Andrés Fassi, presidente de la “T” cordobesa y socio del empresario Jesús Martínez Patiño en cuatro clubes de México y el Everton de Chile, es uno de los pocos que abiertamente habla de la postura que toma con respecto al tema.

El triángulo que forman Boca, Talleres y Defensa y Justicia tiene nombre y apellido: Christian Bragarnik. El empresario domina a discreción las operaciones comerciales con futbolistas que se hacen en los tres clubes desde su empresa Score Fútbol SA. Es el principal socio de Daniel Angelici, la mano derecha de Macri en el fútbol argentino y el Poder Judicial, como ya es de público conocimiento.

Oposición santafesina

El voto de Unión y Colón sería negativo, más allá que ninguno de los dos presidentes (Luis Sphan y José Vignatti) se expresó públicamente. Pero en ambas instituciones ya hay señales claras, en Unión brindó una entrevista en el programa radial del club el vicepresidente Marcelo Martín, y en todo momento fue muy crítico al posible ingreso de las Sociedades Anónimas Deportivas al fútbol argentino.

Además, a través de las redes sociales del club rojiblanco las agrupaciones y peñas que nuclean a miles de socios publicaron: “Queremos hacerles llegar al público en general la invitación a la 3er reunión informativa sobre las SAD. El próximo mes se pondrá a consideración en AFA la reforma estatutaria que permitiría el ingreso de la figura jurídica Sociedades Anónima Deportiva”.

Por su parte, el pasado 18 de octubre en su portal de internet oficial de Colón publicó el siguiente comunicado de prensa: “En la reunión del día de la fecha, la Comisión Directiva resuelve, que en caso que la AFA convoque a Asamblea Extraordinaria para tratar el tema: Sociedades Anónimas Deportivas, se convocará a una Asamblea Extraordinaria al efecto, para que los socios expresen su voluntad”.

Rápidamente las diversas agrupaciones celebraron la medida que tomó el club y se manifestaron abiertamente en contra ante un posible desembarco de las SAD. Además, a través de una nota oficial recuerdan que en la asamblea del 26 de diciembre de 2016, el presidente Vignatti y el vice, José Alonso, se oponían al proyecto macrista. Casi dos años después el tema está en zona de definiciones y las agrupaciones también le piden a los máximos dirigentes que hagan pública la posición a tomar.

Coordinadora

Los socios y socias de cada club pueden ejercen sus derechos sobre este nuevo avance de corte empresarial en las sociedades civiles sin fines de lucro, pero la mayor organización que los representa es la Coordinadora de Hinchas. Se trata de un conjunto de socios e hinchas de distintos clubes que asumieron la gesta de intentar frenar el desembarco de Sociedades Anónimas Deportivas, y en otra de sus causas también promueven la igualdad de género desde el fútbol femenino.

Desde este lugar, los hinchas actúan activamente para que las SAD nunca lleguen al fútbol argentino. Desde las redes sociales, a través de notas periodísticas, panfletos en las canchas y en las asambleas de cada uno de los clubes que sean hinchas, los integrantes de la Coordinadora son el ejemplo de una auténtica barrera que no permite que Macri y sus empresarios amigos la claven en el ángulo.

Para finalizar, vale citar al periodista Gustavo Veiga, que en un artículo sobre este tema escribió: “Una asamblea podría ser el vehículo para que la pasión se transforme para siempre en mercancía. Sería bajo un marco que les daría mayor previsibilidad jurídica a los capitales de adentro y de afuera. Ya no comprarían solo jugadores. También comprarían los clubes en donde jugarían”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here