Llegan 160 científicos a los Andes para estudiar las megatormentas

Tormenta en Mendoza.

Las megatormentas serán un fenómeno cada vez más común, por el cambio climático. En noviembre, un batallón internacional de científicos de distintas agencias oficiales comenzó a indagar en sus secretos.

Según informa la revista Nature, cerca de 160 científicos de Estados Unidos, Argentina y Brasil están en el lado este de los Andes –el lado argentino– estudiando “megatormentas”, fenómenos atmosféricos con gran cantidad de actividad eléctrica, granizo de gran tamaño y precipitaciones abruptas y masivas, que generan inundaciones importantes e imprevistas. El objetivo: mejorar la capacidad de pronosticar y anticipar estas formaciones, para poder dar aviso a la población.

El proyecto cuenta con un financiamiento de 32 millones de dólares. Está haciendo pie en Mendoza, San Luis y Córdoba. El dinero proviene de la Fundación Nacional de Ciencias (NSF), la Administración Nacional Oceanográfica y Atmosférica (NOAA), la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA), de Estados Unidos, el Servicio Meteorológico Nacional (SMN), el Invap, el Ministerio de Ciencia y Tecnología de Argentina (MinCyT) y la provincia de Córdoba, por Argentina, y las agencias meteorológicas de Brasil. Observará las tormentas convectivas que producen eventos meteorológicos de alto impacto al pie de los Andes. El período de observación ampliado comenzó el 1 de junio de 2018 y seguirá hasta el 30 de abril de 2019, mientras que el período de observación intensivo arrancó el 1 de noviembre y se extenderá hasta el 18 de diciembre de 2018.

Camiones con radares de RELAMPAGO.

El proyecto se llama RELAMPAGO (Remote sensing of Electrification Lightning and Meso-micro scale Processes with Adaptive Ground Observations o detección remota de procesos de electrificación, rayos y procesos de mesoescala/microescala con observaciones adaptativas desde el suelo). Los científicos esperan observar en el período intensivo al menos una docena de tormentas.

Según cuenta Nature, los fenómenos atmósfericos eléctricos andinos son muy similares a los que se dan en el centro de Estados Unidos. La diferencia es que aquí son más grandes y allá tienen más tornados.

En paralelo a RELAMPAGO se desarrolla también el proyecto CACTI, (Interacciones de nubes, aerosoles y terrenos complejos), que observará cómo inciden las partículas atmosféricas en el desarrollo de las tormentas y se focalizará en la generación de granizo. “El trabajo no hubiera sido posible hace un par de años, antes de que Argentina reforzara su sistema de radar meteorológico nacional. En 2011, el gobierno aprobó una red de radares de “doble polarización” que transmiten y reciben ondas de radio en dos orientaciones, que pueden distinguir entre diferentes tipos de precipitación, como granizo, lluvia y nieve”, señala Nature.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here