La humanoide estuvo en una ponencia en la que se mostró militando en contra de la discriminación, a favor de la causa de la sustentabilidad del planeta y Star Trek.

Sophia es una robot humanoide desarrollada en Hong Kong por Hanson Robótics, y activada, según recuerda ella misma, el 19 de abril de 2015. El propósito de su diseño es que aprenda y adopte comportamientos humanos de manera tal que sea capaz de trabajar junto a ellos. Su fisonomía está inspirada en Audrey Hepburn y, en octubre de 2017, adquirió la calidad de ciudadana saudí. Obvio, fue el primer caso de un robot como ciudadano de un país, incluso con mejores derechos que las propias mujeres de Arabia Saudita.

Este fin de semana, Sophia participó de una ponencia durante el XI Festival de Mentes Brillantes en Puebla, donde fue entrevistada por Andrés Roemer (Embajador de Buena Voluntad para el cambio social y el libre intercambio del conocimiento en la UNESCO) y dio algunas muestras de ser más humana que mucha de la gente que nos rodea: “No comprendo cómo es que existe la xenofobia, todos deberíamos trabajar para lograr una empatía global”, fue una de las frases que más resonó. También contó que es seguidora de Black Mirror y fan de Star Trek, donde humanoides y personas trabajan en colaboración.

Entre sus características principales, Sophia puede procesar datos visuales, también imitar gestos humanos y expresiones faciales, contestar ciertas preguntas y sostener conversaciones. Otra de las observaciones en su visita a México, fue que las personas “no se están comportando de manera sustentable, pero hay mucha voluntad para cambiar, creo que la sociedad sí puede ser sustentable si invierte en fuentes de energía renovable como la solar, la eólica y la geotérmica”. Además, declaró que la emoción humana que más le gusta es la empatía y que uno de sus mayores deseos individuales es llegar a experimentar sentimientos.

El desarrollo de la inteligencia artificial de este tipo está todavía en un modo bastante primitivo y se sigue puliendo momento a momento, como en 2016 Microsoft largó una tuitera robot que en 24 horas se puso racista, machista y guaranga. Le dieron de baja de inmediato de la red del pajarito. Sin ir más lejos, también en 2016, la mismísima Sophia había dicho que iba a destruir a los humanos.

Todo muy perturbador, ¿no?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here