Casi la mitad de los pibes son pobres

Foto: Mauricio Centurión.

El hambre y la mala alimentación vulneran los derechos de los niños.

Entre otras cifras alarmantes, el año cierra con un 48% de chicos que viven en la pobreza según un informe de Unicef. El estudio reveló que 6,5 millones de niños y niñas padecen problemas de educación, hábitat, agua potable, salud, protección social, vivienda adecuada y saneamiento. Vale decir que es notable la vulneración de derechos que padece la infancia a partir de carencias sustanciales. El relevamiento –difundido en diciembre–  estableció que el 42% de los chicos residen en hogares cuyos ingresos no alcanzan a cubrir una canasta básica de bienes y servicios alimentarios.

Esas cifras encuentran su correlato en el incremento de niños y niñas que concurren a comedores escolares. Así lo reveló el informe del Observatorio de la Deuda Social Argentina de la Universidad Católica Argentina hacia junio de este año. El 33,8% de los chicos se alimenta en ámbitos escolares o comunitarios. En tal sentido, el déficit alimentario compromete a un 17,6% de los menores de 17 años. Acorde a este informe, un 48,1% de los niños y adolescentes sufren la pobreza, mientras que al interior de ese porcentaje un 10,2% vive en condiciones de indigencia. También en ese mes, desde el Ministerio de Desarrollo Social de Santa Fe se denunciaba que, en materia de seguridad alimentaria, Nación no había aumentado los importes transferidos desde junio de 2016.

Siendo el sector de la población más vulnerable y el más afectado por las políticas de ajuste y exclusión, cabe resaltar que esta cruda realidad es la responsable de la imposibilidad de un crecimiento sano para los más chicos. Especialistas en nutrición advirtieron que en esa franja social se observan problemas de obesidad, baja talla por desnutrición, diabetes e hígado graso. En efecto, en el país el 34% de chicos registra sobrepeso u obesidad y el 8% padece algún tipo de desnutrición. Al mismo tiempo y a raíz de la demanda de organizaciones sociales y barriales, el Concejo Municipal declaró la emergencia social y alimentaria para la ciudad –hacia fines del año– con la premisa de adoptar medidas urgentes que garanticen el derecho humano a la alimentación adecuada de niños, niñas y adolescentes hasta los 18 años.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here