El hombre pantalla

Enzo Volken es sinónimo de la televisión y la radio local. Voz, presencia e historia de un grande.

Foto: Mauricio Centurión.

A los 13 años relataba partidos de básquet; a los 17 presentaba conciertos de Juan D’Arienzo; a los 21 conducía el exitoso programa Coveiq pregunta. Y hace 30 años es la cara visible del Quini 6.

En Santa Fe todos conocen a Enzo Volken. Su voz de locutor forma parte de LT 10 y Canal 13 desde sus comienzos: “Llevo 56 años en la radio, 51 en el canal y 50 con la Lotería”.

Se ha dedicado al relato de partidos de fútbol y carreras automovilísticas, la conducción de sorteos, la presentación de cantantes, la elaboración de informes ganaderos y la lectura de boletines informativos. Aquí recorremos la historia de vida de este multifacético sancarlino que tiene 78 años y conserva una memoria admirable.

Los comienzos

Todo el país conoce la voz y la imagen de Volken gracias a las narraciones de todos los sorteos de Quini 6. Foto: Mauricio Centurión.

—¿Por qué se dedicó al periodismo? ¿De chico quería ser periodista?

—Todo fue casualidad. En la escuela primaria de San Carlos Centro recitaba versitos, hacía radioteatro y conducía los actos. Después estuve muy vinculado con dos clubes. Primero un club de bochas que hacía todos los años un picnic a la canasta, ahí empecé a agarrar los micrófonos con 13 años. Ya más de grande, a los 16, 17 años, jugaba al básquet en Argentino. No era bueno, así que jugaba en reserva. Recuerdo que en esa época aparecieron los primeros grabadores, que eran unas cajas enormes marca Phillips. Me compré uno. Y con un compañero, después de jugar en reserva, relatábamos el partido de la primera. Entonces cuando terminaba, comíamos asado y escuchábamos el partido. En los pueblos siempre haces muchas cosas, son vidas muy activas.

—¿Y cómo llegó a LT10?

—Con los micrófonos siempre me llevé bien. Pero yo quería ser ingeniero, me gustaban las matemáticas. Aunque después vine a Santa Fe a estudiar abogacía. Justo la Facultad está al lado de LT10 y en 1962 la radio recién estaba empezando. Y una vez entré ahí y ya me quedé. El laburo me fue absorbiendo.

—O sea que está en la radio desde su creación…

—En ese momento todo estaba empezando. En 1962 sólo estaban LT9 de Santa Fe y LT14 de Paraná. LT10 recién arrancaba. Y nada más. Todo vino después. No existía Canal 13 ni la FM. Yo en la radio empecé como boletinero. Hice el boletín informativo durante 30 años.

—¿Cómo era hacer los boletines de radio en los ‘60?

—Para armar el boletín de las 13 horas nos sentábamos en la máquina de escribir a las nueve de la mañana. Se escribía todo. Se trabajaba con cronistas propios en el ámbito local. Para las noticias nacionales escuchábamos las radios de Buenos Aires, grabábamos y después escribíamos en la máquina. Después la tecnología fue cambiando todo.

—Y también cubrió deportes…

—Transmitíamos fútbol, básquet, automovilismo, ciclismo de larga distancia. Recordá que el final de los ‘60 y el comienzo de los ’70 fue una época gloriosa para el deporte santafesino: yo estuve en el ascenso de Unión y Colón a Primera, acompañé a Carlos Reutemann en la Fórmula 1 y relaté varias veces la carrera de Indianápolis en Rafaela. También transmití las finales de la Copa Intercontinental del ‘67 y ‘68. La de Racing Club contra el Celtic FC de Escocia la relaté desde la tribuna del Cilindro. Y la de Estudiantes de La Plata contra Manchester United fue en la Bombonera. Las dos veces ganaron los equipos argentinos.

“Coveiq pregunta”

Coveiq significa “cuerpo organizador de viaje de estudio de ingeniería química”. Coveiq pregunta era un programa de preguntas y respuestas donde participaban estudiantes de escuelas toda la provincia. Los premios financiaban los viajes de egresados de los ganadores.

Los primeros años se hizo en el Paraninfo de la Universidad Nacional del Litoral y luego en Canal 13. Comenzó en 1962 y duró hasta 1973. Fue un programa muy exitoso, incluso vinieron colegios de Paraguay y Uruguay.

—¿Cómo llegó a conducir ese programa?

—Faltaba un conductor y en Santa Fe no había mucha gente con experiencia para trabajar con público. Yo recién llegaba y estaba acostumbrado a trabajar con grandes escenarios y hasta con diez mil personas adelante. Porque ya a los 16, 17 años presentaba grandes espectáculos en el club Argentino de San Carlos. Eran las orquestas de Buenos Aires: Juan D’Arienzo, Alfredo De Angelis, Billy Cafaro, Varela Varelita, Héctor Varela, Rodolfo Biagi. Entonces meterme en el Paraninfo con 500 personas me resultaba más sencillo.

—El programa se transmitía por radio…

—Claro, cuando empezamos se transmitía por LT10. Después, cuando surge Canal 13, el programa va a la televisión. En septiembre del ‘66 aparezco haciendo ese programa.

Antes que Mirtha

El canal

Foto: Mauricio Centurión.

Canal 13 comenzó su transmisión en marzo de 1966, con la emisión de Notitrece, Hogar dulce hogar y el deportivo Estadio 13. Aunque el primer gran programa se llamó Nuestra Fiesta, conducido por Luis Landriscina.

Además, en septiembre de ese año Volken debutó con su programa de preguntas y respuestas. “Mi primera entrada en TV fue una entrevista que me hizo Landriscina para que explique qué era Coveiq pregunta porque el domingo siguiente empezaba”. Desde entonces forma parte del medio, adquiriendo mayor relevancia a partir de la creación del Quini 6, que conduce desde el primer día.

—Y después de “Coveiq…” ya se quedó en el canal…

—Bueno, en 1971 Carlos Larriera dejó el programa Hombres y máquinas sobre automovilismo y lo comencé a hacer yo. Arranqué cuando fueron las finales de campeonato de Fórmula 2 europeo. Me mandaron a Roma a transmitirlo y a Inglaterra para el debut de Reutemann en Fórmula 1. Después, los dueños del canal querían hacer un programa sobre temas agropecuarios. Empezamos a hacer programas especiales en exposiciones rurales. Después fuimos haciendo micros agropecuarios que persisten hoy en día. También me tocó trabajar mucho con el túnel y la autopista. Hice el programa especial de la inauguración del Túnel Subfluvial en 1969 y de la Autopista Rosario-Santa Fe en 1972. Tengo las filmaciones, con cámaras 16mm blanco y negro, sobre la construcción y la inauguración del túnel y la autopista.

—¿Y cómo empezó con el Quini 6?

—Eso vino de mi relación con la Lotería. Cuando llegué a la radio, transmitíamos los sorteos de Navidad, Año Nuevo y Reyes. Hasta que en 1988 surgió la idea de hacer el Quini 6. ¡Hace 30 años! En el primer sorteo se concursaba por televisores y con participación gratuita. Después entró a crecer.

—¿Cómo surgió la idea?

—La iniciativa fue de Lotería de Santa Fe. En aquel momento había una decadencia de los juegos con billetes. Entonces se empezó a pensar en los juegos poceados. Había un juego muy parecido en Estados Unidos. Y acá el éxito fue muy rápido. Muy pronto llegó a vender siete millones de cupones. Tuvo un premio de 29 millones de dólares (en la época del 1 a 1). Lo ganaron entre seis personas. Después fue bajando un poco y ahora se estandarizó en tres millones de apuestas semanales. Hoy es el juego más importante del país. Todos los miércoles y domingos hacemos una transmisión nacional desde Santa Fe. Es un orgullo porque en general las cosas vienen impuestas de Buenos Aires.

Enzo Volken: pasión por el tango

Claves del oficio

Foto: Mauricio Centurión.

—¿Considera que cambió el oficio del periodista o la forma de comunicar?

—Van cambiando los estilos, pero yo sigo exactamente igual. Ahora que los locutores hablan más neutros, al estilo CNN, pero yo soy de la escuela de la expresividad. Me gusta hablar con el cuerpo.

—¿Qué recomendación le da a alguien que está iniciando esta profesión?

—A todo hay que ponerle alma, corazón y vida. Y por supuesto tenés que formarte. El periodismo necesita que tengas cierta cultura general, de manera que leer es importante. Y tener muchas ganas y dedicación. Y también un poco de suerte porque ahora las cosas son distintas. Antes estaba todo por hacerse, ahora ya está casi todo inventado. Antes los locutores en Santa Fe éramos 20 y ahora hay miles.

—¿Ahora el trabajo en los medios es más complicado?

—En definitiva el laburo nuestro es lo que la sociedad te está demandando. El periodismo es el fruto y el resultado de todo eso. Pero también está lo que te va empujando, lo que te interesa hacer. Es decir, si querés que te vean mil personas tenés que actuar de una manera, o si te conformas con que te vean diez actuás de otra manera. Hay que ver qué privilegias: que te vean muchos o que te vean pocos que te valoran el trabajo. Son decisiones. Depende a lo que apuntes. Yo soy de los que prefieren no tan grande pero mejor.

—¿Cuál fue la peor época para trabajar en los medios?

—Sin dudas, con los gobiernos de facto. Hacía los boletines y tenía al lado un militar. Había que mostrarle lo que iba a decir en el micrófono. También me ha pasado de hacerle una entrevista a un comandante en jefe que me pidió antes las preguntas por escrito para marcar cuál iba a responder. La cosa era complicada. En esos momentos para trabajar en servicios informativos había complicaciones.

—Conductores de Notitrece, como Enrique Muttis, Marta Fassino y Emilio Jatón, después se dedicaron a la política, ¿usted ha pensado en hacerlo?

—Un par de veces me han ofrecido. Me han tentado para ser candidato. Pero ara hacer las cosas hay que tener ganas, y yo así estoy bien. Respeto a quienes toman esa decisión pero no es particularmente para mí.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here