Alarma mundial de UNICEF por el incremento de casos de sarampión

Como los terraplanistas, los monetaristas o los celestes, los antivacunas y su dogma hacen del mundo un peor lugar, atrasando la civilización a siglos pasados. El sarampión aumenta año a año y aparece en países donde no había.

UNICEF advirtió el 1° de marzo que la cantidad mundial de casos de sarampión está en niveles alarmantes. En total, 98 países incrementaron la cantidad de casos. Para destacar, en Brasil no había casos de sarampión en 2017 y se reportaron unos 10.262 en 2018. Está en el tope de los países que estaban libres de sarampión y que reportaron brotes en el año pasado. Dentro de ese grupo, entre los diez que más casos tuvieron está Colombia, Perú y Chile.

La advertencia es mundial, más allá de los casos sudamericanos. Ucrania, Filipinas y Brasil tuvieron los mayores incrementos en el año pasado. Sólo en Ucrania hubo más de 35 mil casos de sarampión en 2018, otras 24 mil personas fueron infectadas sólo en enero y febrero de este año. En Filipinas ya van casi 12.736 mil casos en 2019, con 203 muertes, contra los 15.599 de todo el 2018. En Estados Unidos, la cantidad de casos se multiplicó por seis entre 2017 y 2018, alcanzando los 791 en todo el país.

“Una infraestructura de salud pobre, conflictos civiles, poca conciencia social, indulgencia y la vacilación respecto del uso de vacunas han llevado a estos brotes, tanto en los países en desarrollo como en los desarrollados”, sentenció el comunicado de UNICEF, que dedica gran parte del texto a repasar didácticamente los palotes de la salud pública: hay que vacunarse, hay que vacunar a los niños, las vacunas salvan millones de vidas por año.

El sarampión es altamente contagioso. Sobrevive en el ambiente dos horas después de que una persona infectada pase por el lugar. Puede ser mortal. Una vez producida la infección, no hay cura específica, hay que esperar que el cuerpo venza a la enfermedad. Por eso, la vacunación es una herramienta que salva vidas, sobre todo de niños. Estas obviedades tiene que reiterar UNICEF para enfrentar el daño que producen las oquedades de los anti vacunas.

“Casi todos los casos son prevenibles, y sin embargo los niños están siendo infectados en lugares donde simplemente no hay excusa para que suceda”, dijo Henrietta Fore, directora ejecutiva de UNICEF. “El sarampión puede ser la enfermedad, pero demasiadas veces la verdadera infección es la desinformación, la desconfianza y la indulgencia. Debemos hacer más para informar con precisión a cada familiar para que nos ayude a que cada niño sea vacunado”.

Un solo comentario

  1. Como los terraplanistas, los monetaristas o los celestes, los antivacunas y su dogma hacen del mundo un peor lugar, atrasando la civilización a siglos pasados…asì comienza tu nota firmada por: Pausa.
    Quisiera hablarte por tu nombre pero no puedo, no firmas la nota.
    Quiero consultarte a qué te refieres con “….los celestes….”. Será a las/los/les pañuelos celestes?
    Creo que es así, lo que no creo es que te tomes el trabajo de contestarme. Es más fácil meter todo en una misma bolsa.
    Sr. Pausa, que tengas un gran día!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here