El gobierno provincial actuará en la Justicia por el vínculo de D’Alessio y Los Monos

El falso abogado Marcelo D'Alessio.

La cloaca rebalsada de Comodoro Py salpica a Santa Fe. Mientras el gobierno nacional ataca al juez que investiga al servilleta Marcelo D’Alessio, el gobierno provincial pedirá que se indague en la relación del agente y la banda narco Los Monos, con el objetivo de una campaña sucia.

Los ministros de Seguridad y Justicia y Derechos Humanos, Maximiliano Pullaro y Ricardo Silberstein, anunciaron la presentación judicial en el fuero federal y provincial por las investigaciones en las que aparece el falso abogado Marcelo D’Alessio ligado a la banda narco Los Monos. Las maniobras surgieron de la investigación que lleva adelante el juez Alejo Ramos Padilla, sobre quien cayó hoy un pedido de juicio político impulsado por el ministro de Justicia de la Nación, Germán Garavano.

El ministro Ricardo Silberstein expresó: “Hay delitos que corresponden a la justicia federal y también a la provincial. El gobierno de la provincia de Santa Fe ha verificado que D’Alessio se reunió con uno de los jefes del grupo denominado Los Monos en el Centro de Justicia Penal. Estos encuentros se habrían llevado a cabo primero como testigo y en otra oportunidad en calidad de abogado”. La noticia respecto de los encuentros de D’Alessio con Los Monos fueron dadas a conocer por el periodista Agustín Lago, en Radio 2 de Rosario. Al otro día, Lago fue sacado del aire de la señal, muy cercana al oficialismo nacional.

“Lo que queremos como gobierno provincial es que se sepa lo que sucedió y se conozca la verdad”, afirmó el ministro Pullaro. “Las presentaciones que llevamos adelante, son para que se investigue una presunta asociación ilícita que pone en juego la institucionalidad de la provincia; en segundo caso, por delito de extorsión y también que la Justicia investigue por usurpación de títulos, referido a la condición de abogado de D’Alessio”.

Pullaro agregó picante: “Esto nos va a explicar muchas cosas que sucedieron en la provincia. Había cosas que durante este tiempo no cerraban, como por ejemplo, quién estaba detrás. En estos tiempos se empezaron a articular a esas dudas. Estos grupos violentos, operaron en momentos delicados y llevaron adelante una lógica que era poner en tensión a los poderes del estado provincial. A raíz de eso, sospechamos que esas personas que hoy están detenidas son quienes ejecutaban, pero no quienes pensaban los hechos”. Los Monos fue una de las principales bandas de narcos que asolaron Rosario durante los últimos años. Su jefe actual, Ramón Manchuca, alias Monchi Cantero, está preso desde el 6 de junio de 2016. Antes había estado prófugo desde el 31 de mayo de 2013. Alrededor del clan Cantero chorrea sangre y llueven las balas: fueron y son una de las principales redes narco de Rosario. El asesinato del anterior jefe, Claudio Pájaro Cantero, desató una de las olas de homicidios más grandes de la ciudad del sur.

Lorena Verdún le roba una foto a Bonfatti en los carnavales rosarinos, el domingo 3 de marzo. Al rato la imagen se viralizaba en redes sociales. Desde el Frente Progresista denunciaron la campaña sucia. Click para ampliar.

Se sospecha que D’Alessio quería realizar una cámara oculta con los narcos para implicar al gobierno provincial en sus operaciones. Las pruebas a la fecha consisten en una carpeta incautada al oscuro servilleta, con el título “Narcotráfico en Santa Fe” y en el registro de dos visitas de D’Alessio al Centro de Justicia Penal de Rosario, el 26 de diciembre de 2017 cuando ingresó junto al periodista Rolando Graña, y el 15 de febrero de 2018, fecha en la que tuvo un mano a mano con el actual capo de Los Monos, Monchi Cantero, acompañado por los abogados de la banda, Fausto Yrure y Carlos Varela. D’Alessio tuvo como contacto para su operación local a Lorena Verdún, la pareja del antiguo jefe Pájaro Cantero, que ofició una noticia sucia reciente a través de la divulgación de una foto suya con el candidato del Frente Progresista para la gobernación, Antonio Bonfatti.

Ramos Padilla investiga lo que en sus propios términos se denominó como una “red paraestatal de espionaje ideológico, político y judicial de grandes magnitudes”. Marcelo D’Alessio es quien primero cayó –se encuentra detenido– y está imputado el fiscal Carlos Stornelli, quien lleva adelante la causa de los cuadernos fotocopiados en el juzgado de Claudio Bonadío. El escándalo derivado de la profusa cantidad y calidad de evidencias –pocas veces vista– llevó a que la denuncia original de extorsión contra un empresario deviniera en este estallido de pus. Audios, mensajes de texto, carpetas con registros de todo tipo, armas y material de espionaje de alta tecnología, celulares, hay de todo para tirar la cuerda sólo a partir de D’Alessio.

La presentación del juez Ramos Padilla ante la Comisión de Libertad de Expresión de la Cámara de Diputados de la Nación fue un tenebroso paseo por lo más abyecto de las relaciones entre la política, la justicia, la prensa, los servicios de inteligencia y los intereses extranjeros. El presidente Mauricio Macri denostó ayer al juez en una entrevista con un empleado suyo en un medio gubernamental y llamó a la presentación “show mediático político”. Ante el Consejo de la Magistratura el gobierno presentó un pedido para enjuiciar a Ramos Padilla. Entre otros fundamentos, se señala que “La actitud confrontativa demostrada contra algunos de los legisladores, también exhibe un accionar incompatible con la prudencia y decoro esperados”.

La investigación de Ramos Padilla pone en riesgo la causa de los cuadernos fotocopiados y a su fiscal, Carlos Stornelli, por todas las irregularidades y aprietes cometidos en las tomas de declaraciones a los “arrepentidos”. Pero, además, se ramifica en todo tipo de líneas, pasado desde las diputadas de Cambiemos Paula Oliveto y Elisa Carrió hasta el periodista gubernamental Daniel Santoro, sin dejar de lado a la Embajada de Estados Unidos, supuestos iraníes en Uruguay o Enarsa. D’Alessio, por ejemplo, fue el declarante que permitió continuar con la causa de sobreprecios sobre el gas licuado, contra Julio De Vido, después de que se probara que la evidencia fundamental en su contra, una pericia, era completamente trucha.

La primera noticia a nivel nacional sobre los hechos fue publicada en febrero en el sitio de Horacio Verbitsky, El Cohete a la Luna. Desde entonces se van conociendo cada vez más detalles de los hechos. Las presentaciones judiciales del gobierno santafesino y la del gobierno nacional son una muestra de que durante toda la campaña electoral 2019 el nombre de D’Alessio estará en la boca de todos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here