¿Qué pasó en Santa Fe?

El socialista Antonio Bonfatti fue él más votado en la categoría de gobernador. Pero como partido, se impuso el PJ con la sumatoria de Perotti y Bielsa. Con Corral a la cabeza, Cambiemos quedó en tercer lugar. Final abierto para las generales del 16 de junio.

Antonio Bonfatti y Omar Perotti son los ganadores de las primarias en la provincia de Santa Fe. Bonfatti porque fue el más votado en términos individuales en su categoría y, de la mano del gobernador Miguel Lifschitz, puso de nuevo al Frente Progresista en carrera, luego del tropezón en las intermedias de 2017. Y Perotti, porque venció con amplitud en la interna del PJ-Juntos, que fue el frente más votado en la categoría de gobernador.

La otra cara de la moneda, en las primarias santafesinas, es Cambiemos. Con amplio apoyo del gobierno nacional, el candidato a gobernador José Corral quedó tercero y muy lejos de Bonfatti y Perotti. Una seguidilla nefasta para el macrismo, que arrancó en febrero en La Pampa y parece no tener fin. Pero en política nunca está dicha la última palabra y Cambiemos no va a ceder con facilidad Santa Fe, que es el tercer distrito en importancia electoral del país.

A nivel provincial, las primarias santafesinas solo definieron la candidatura de gobernador del PJ ­–donde Perotti se impuso ante María Eugenia Bielsa­– y las listas de diputados del peronismo, también favorables a la estrategia del rafaelino y de la conducción del partido, que auspició una interna ordenada y propositiva.

Por lo demás, los resultados de estas Paso funcionan como una gran encuesta de cara a las generales del 16 de junio. Desde la implementación del sistema de primarias, nunca se repitieron en las generales los resultados de las Paso. No obstante, el que deberá remontarla es Corral, el candidato del presidente Mauricio Macri. Bonfatti y Perotti se encaminan a polarizar la campaña; por allí pasa el desafío para Cambiemos: cómo ofrecer una propuesta superadora, una propuesta de cambio, ante una gestión que lleva 12 años revalidada en las urnas con una segunda opción (el PJ) que hoy se muestra más sólido y mucho más competitivo que en las elecciones anteriores.

Elección provincial, rebote nacional

Las primeras evaluaciones fueron cautas. Si bien Bonfatti y Perotti festejaron, cada uno por su lado, lo cierto es que los dos son precavidos porque ya tienen varias elecciones encima.

“Ahora esperamos las generales porque nosotros no hemos tenido primarias, la gente ha votado indistintamente por un frente o por otro, pero estamos esperando con ansiedad el 16 de junio”, dijo Bonfatti. “No tengo la menor duda de que vamos a ganar la elección el 16 de junio”.

“Le hemos dado una propuesta a los santafesinos, todo lo que hemos hecho y fundamentalmente lo que estamos proponiendo a futuro, que tiene que ver con el trabajo, con la producción, con que tengan esperanza nuestros jóvenes. No podemos vivir en una Argentina con 34% de pobreza. Santa Fe puede liderar un proceso en el país de comenzar a cambiar las cosas”, agregó el candidato del Frente Progresista sumando una lectura nacional sobre los comicios locales.

No obstante, cuando le preguntaron si los resultados de Santa Fe eran un mensaje para la Casa Rosada, Bonfatti cambió de discurso: “En cada provincia la gente elige a su intendente, a su gobernador, acá no hay mensaje para nadie. Nosotros estamos defendiendo a Santa Fe”.

Para el socialismo, ante todo se trata de una elección provincial. El paso de los días le darán dimensión a estas primarias y recién allí se sabrá si Lifschitz podrá mostrar sus números en Buenos Aires, en su idea de aupar la candidatura de Roberto Lavagna. Por ahora es demasiado pronto y demasiado poco.

La ilusión del peronismo

Omar Perotti –y el peronismo santafesino en su conjunto– podrían nacionalizar los resultados, en línea con los reiterados reclamos de unidad peronista, pero nada de eso… El rafaelino no se mete en la cuestión nacional. Para él, primero la provincia. El hecho de que las listas nacionales cierren una semana después de las elecciones de gobernador, es un alivio. Le permite hacer equilibrio, no definirse, coquetear aquí y allá.

Por ahora, para Perotti, la urgencia es retener los votos de María Eugenia Bielsa. Lo dejó en claro en su primera aparición posta-Paso: “Tenemos que animarnos a construir con los que piensan diferente, por eso cada santafesino con vocación y decisión de ser protagonista de una provincia distinta va a ser parte, los queremos juntos. Este es el paso que viene, la etapa en la que cada santafesino será parte de esto”.

El presidente del PJ, Ricardo Olivera, remarcó el marco de unidad ante el proceso electoral: “Más allá de las Paso, hubo diálogo todo el tiempo entre todos los espacios. La interna fue respetuosa, inteligente, con propuestas. No fue como en otras épocas”.

Cambiemos tercero

El candidato de Cambiemos José Corral quedó tercero, muy lejos del PJ y del Frente Progresista. Lo minimizó al señalar que “acá empieza la campaña electoral que nos va a llevar a gobernar la provincia de Santa Fe”.

El intendente de Santa Fe no pudo capitalizar su propia gestión fuera de su ciudad; al contrario: ató su campaña, su discurso y su construcción política al destino de Cambiemos. Pero pasaron cosas y eso quedó expresado en las urnas.

Corral rompió con el Frente Progresista y se convirtió en uno de los principales voceros del gobierno nacional. Como candidato de Macri en Santa Fe, pagó el precio. A tal punto que, mientras se contaban los votos, dijo desde su bunker que llevará “a toda la provincia las soluciones que ya implementamos con éxito en la ciudad de Santa Fe”. De nacionalizar a hiperlocalizar la elección, en un solo paso.

Macri y los mercados arrancan el lunes con un tercer puesto en Santa Fe

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here