La remodelación del edificio emblemático del bulevar será presentada a los santafesinos este sábado. Te mostramos cómo estaba y cómo quedó en una serie de imágenes especiales.

Este sábado 18 se reabrirá a la ciudadanía la Casa de la Cultura, que está restaurada y que recuperó el esplendor de antaño, como corresponde para un inmueble que es Monumento Histórico y Cultural por la ley provincial, desde 1998.

La mansión francesa, única expresión sobreviviente de la concentración de la riqueza de los tiempos de la oligarquía agraria, data de 1910 y fue construida por orden de Luciano Manuel Leiva (1877-1924), hijo de Luciano –gobernador de la provincia entre 1892 y 1896– y bisnieto de Manuel –constituyente en 1853–, un integrante del sector social más influyente de comienzos del siglo XX en Santa Fe. Al poco tiempo, entre 1916 y 1919, el titular del ejecutivo provincial Rodolfo Lehmann –otro apellido ilustre local– ocupó la vivienda junto a su familia. A partir de entonces, el inmueble empezó a ser conocido como “la casa de los gobernadores”.

Si bien se desconoce la autoría del proyecto, se sabe con certeza que Francisco Ferrari estuvo vinculado a su ejecución. Ferrari fue quien edificó la Casa Gris. Luego de que la provincia comprara el edificio de Bulevar Gálvez 1274, en 1942, se dispuso por decreto que el inmueble sería la residencia oficial de los mandatarios. Pero el 17 de noviembre de 1990 se constituyó a la construcción como sede de la Casa de la Cultura de la ciudad de Santa Fe.

De Carneviva a Ricardo Monti o Tato Pavlovsky. Del jazz a un teatro queer que ni sabía que lo era. Durante esos años 90, el lugar estuvo marcado por la impronta de su director, el recordado Juan Carlos Rodríguez F., hombre del teatro antafesino que supo albergar muy significativas puestas en escena en el lugar y promover los inicios de un espacio nocturno de vanguardia para su tiempo, el Living 33. En la Casa de la Cultura hubo innovaciones que resonaron durante años.

El paso del tiempo, la falta de presupuesto y muchas veces el descuido y la desidia fueron demoliendo al lugar. El sábado 18 a las 18:00 reabrirá sus puertas. Habrá una muestra de fotografías sobre el proceso de recuperación, que cuenta con la curaduría de Ponchi Insaurralde y el diseño de Juan Curto. A modo de adelanto, aquí mostramos algunas imágenes organizadas en slides para poder visualizar el antes y el después de las obras.

La escalera central, desde la planta alta


La escalera central, en el primer piso


La escalera en el sótano


El hall principal


El hall principal visto desde el primer piso


Acceso al sótano


Parte lateral trasera


Ingreso a la casa

13 Comentarios

  1. Brillante trabajo de restauración y puesta en valor de este emblemático edificio lástima que haya pasado 10 años desde Cydia e inoperancia dejaron que se venga totalmente abajo para poder gastar más de $3000000 en la restauración si se hubieran hecho en su momento obviamente que salía mucho más barato pero la política y la burocracia y la mezquindad no tiene límites en definitiva contento por la puesta en valor pero disconforme con el monto que se tuvo que gastar y la utilidad que se le va a dar como siempre al servicio de empleo públicos y pseudo artistas que van a ir a exponer sus obras que están más para pararse en un semáforo que para utilizar semejante infraestructura quiero creer que va a tener un control estricto del mantenimiento de la misma sino en 3 años vuelve a estar destruida y otra vez a poner plata de mi bolsillo

    • Estos muestra el fervoroso interes que tiene el gobierno del FPCYS por recuperar y poner en valor los edificios históricos y el patrimonio de los santafesinos. En contrapartida a los anteriores años de otros gobiernos donde los mismos eran parte del abandono y la desidia .

  2. la escuela de teatro de Santa Fe se cae a pedazos.. el Birri se cae a pedazos, otros edificios “culturales y patrimonio de Santa Fe” se caen a pedazos.. ¿por qué no se invierte un poco en cada uno y no un montón de dinero en un edificio que solo representa un clasismo aristócrata? La ciudad necesita sustentabilidad, no mostrar lo pulcro y terso, la belleza del arte arquitectónico mientras tiramos todo lo demás abajo del tapete.
    Quedo lindo si, vistoso pero ¿era tan necesario?

  3. Otro lugar importante de recuperar es el Hospital Italiano. Tanta gente del interior recibimos atención en ese lugar y ahora devenido prácticamente en ruinas. Una verdadera lástima.

  4. Magnifica decision y restauraciòn de un emblematico edificio de la Belle epoque, unico vestigio autentico y remozado en nuestra Santa Fe, demostrativo de residencia destacada de la llamada generacion del 80. Realmente una perla que inexorablemente corria el peligro de la piqueta, y que quienes rigen nuestros destino hoy dia han tenido la acertada visiòn para generar este hecho. Felicito al pueblo y al Gobierno por haber recuperado una perla maravillosa demostrativa del potencial santafesino de aquellos tiempos, que servirà de ejemplo para las generaciones futuras en muchos aspectos. Compartamos todos de este logro ùnico y ponderable.

  5. En la historia de la casa olvidaron nombrar a la familia de Lorenzo Molina que vivió en el chalet desde el año1924 hasta 1944. En todos los países del mundo se conserva el patrimonio arquitectónico. Siempre va a ver críticos de lo que se hace o se deja de hacer. Los Santafesinos en su mayoría estamos conformes con su restauración. Prueba de ello fue la cantidad de gente que se hizo presente en su inauguración.

  6. Valiosos todos los comentarios, pero es necesario dejar de ver, siempre lo negativo, o tachar de aristocracia a obras de artes. Coincido plenamente que es Imprescindible, arreglar un Hospital, lo que debería ser PRÓXIMA PRIORIDAD, pero dejemos de desmerecer LA RESTAURACIÓN de dicha casa, DESTINADA NADA MENOS QUE A LA CULTURA y lógicamente no pretendamos que todas las Restauraciones se realicen en forma conjunta. Seamos coherentes y lógicos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here