Migajas para Conicet: el ajuste continúa

Anuncian medidas paliativas para la ciencia y la tecnología. El Gobierno nacional reaccionó ante el continuo y unánime reclamo de los becarios, investigadores y directores del Conicet.

El 22 de mayo la Secretaría de Ciencia de la Nación anunció un paquete de medidas bajo el título “Más fondos para la investigación”. Entre ellas, se destaca el incremento del presupuesto en 1.000 millones de pesos para financiar los institutos y los proyectos adjudicados (aunque la mitad ya pertenecían al Conicet y nunca fueron abonados); así como un aumento presupuestario de 300 millones para la compra de equipos e insumos.

Además, se anunció la apertura de la convocatoria del concurso a la Carrera de Investigador Científico 2019 para cubrir 450 cargos nuevos el próximo el 3 de junio. Vale recordar que esta convocatoria tendría que haber sido en diciembre pasado. Asimismo, firmaron el Decreto N° 371/19 por el que se designa a los doctores Alberto Kornblihtt y Mario Martín Pecheny en el Directorio del organismo. Una medida que se hizo esperar más de un año.

Con estas medidas, el gobierno intenta apaciguar los ánimos de los científicos argentinos. La situación del sector es muy severa. Y eso lo manifiestan desde los directores de los mejores laboratorios hasta el último becario recién ingresado.

Macri se enteró por TV

Los reclamos por parte de los científicos son recurrentes desde comienzos de 2016. Sin embargo, la discusión sobre la situación de la ciencia en Argentina se instaló definitivamente en la opinión pública a partir de que la bióloga Marina Simiam, investigadora del Conicet, participara en el programa de televisión ¿Quién quiere ser millonario? el pasado 7 de mayo.

Simiam confesó que su aparición televisiva se debía a que su equipo de investigación no recibe los fondos suficientes para avanzar en la cura del cáncer de mama. Ella es científica, carilinda y con ojos claros. Supo articular un discurso emotivo con pianito sentimental de fondo. El conductor del programa, Santiago del Moro, se mostraba extasiado. El show estaba garantizado.

Finalmente la bióloga ganó 500 mil pesos para bancar su noble tarea. Todos los medios hablaron de ella. Algunos la presentaron como la emprendedora que hace todo lo posible por seguir adelante. Otros, como un estandarte que evidenció la peor cara del ajuste presupuestario.

Tras su recorrida mediática, Mauricio Macri la recibió en la Casa Rosada. Parece que el presidente se enteró por TV de la situación casi terminal que vive el sistema científico-técnico en el país. Quizás por eso el 21 de mayo anunció estas medidas paliativas para el sector.

Ajuste y desarticulación

El presupuesto destinado al sistema científico y tecnológico está en retroceso desde que gobierna Cambiemos. Para el 2019 se estableció que esta área se llevará el 1,11% del presupuesto total, frente al 1,22% que recibió en 2018. Todos los años sufrió un retroceso, por lo que se estima que la actividad recibirá un 30% menos que la obtenida en 2015.

Más allá de estas nuevas partidas, el Conicet está en un contexto de achique presupuestario permanente. Pero ese no es el único problema. También está atravesando un proceso de desarticulación de su estructura. Al punto de que hoy su conducción se encuentra desmembrada.

Vale mencionar que el organismo está conducido por un directorio integrado por un presidente y los representantes de las grandes áreas del conocimiento: Ciencias Sociales y Humanidades, Ciencias Biológicas y de la Salud, Ciencias Exactas y Naturales, y Ciencias Agrarias, Ingeniería y de Materiales.

Por un lado, el presidente actual, Alejandro Ceccato, pidió licencia «por razones de salud» en febrero pasado. En su reemplazo, asumió interinamente Mirtha Flawiá, quien era vicepresidenta de Asuntos Científicos. Por otro lado, el Directorio estaba incompleto, porque en mayo de 2018 los científicos habían votado a sus representantes y recién ayer los investigadores electos fueron designados en sus funciones. Por el área de Ciencias Sociales y Humanidades, quedó Mario Pecheny y por las Ciencias Biológicas y Salud estará Alberto Kornblihtt. Ambos son muy críticos de la gestión de Cambiemos.

Recordemos que la dilación del poder ejecutivo en firmar la designación correspondiente dio lugar a que la investigadora Dora Barrancos, quien era la representante de las ciencias sociales en el directorio, presente su renuncia el pasado 9 de mayo.

Con todo, para el Conicet estas medidas resultan un paliativo y una leve mejora para un sector que se encuentra con escaso presupuesto y sin conducción. En ese contexto, investigadores y becarios de todo el país realizaron el 22 de mayo un “Cabildo abierto en defensa de la ciencia, la tecnología y la universidad” para visibilizar la situación crítica la que están atravesando. En la ciudad de Santa Fe fue en la esquina de Bulevar Gálvez y Güemes y contó con la presencia del investigador de Conicet y diputado nacional Roberto Salvarezza.

Movilización de los científicos santafesinos, con la presencia de Roberto Salvarezza

Asimismo, el 12 de abril se reunieron en Córdoba más de 140 directoras y directores de institutos de investigación. Solicitaron públicamente la inmediata implementación de un plan de salvataje. Dicho plan incluye: aumento de emergencia del presupuesto, prórroga de las becas de  los jóvenes excluidos, normalización del Directorio y la restitución del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here