Algunos se quedan durmiendo en sus casas, otros preparan discursos para la prensa y otros, vestidos de rojo, van a cortar los accesos a la Capital Federal. Todos los paros generales los tienen como protagonistas imprescindibles. Ayer estuvimos allí, a 50 años del Cordobazo, entre el imperio del olor a goma quemada y la violencia contenida en la mirada de las fuerzas de seguridad, para traer imágenes de la protesta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here