A 30 días de las primarias, la consigna es perseguir a este judío

Kicillof toma mate, pero es un judío.

Un noticiero electoral carapintada. El presidente vuelve a apuntar a los dirigentes sindicales, su candidato a vice y su primo sacaron otra vez la carta fascista. Una encuesta con mucha fruta. Otra muerte en el frío. Alberto Fernández propone dos ministerios nuevos. Lavagna advierte por la estampida financiera.

Cada vez queda más claro y hay que tenerlo en cuenta: Mauricio Macri tomó como modelo a Jair Bolsonaro. Ya no es sólo Miguel Pichetto, sino que toda la campaña está dedicada a calificar a sus adversarios en un tono que haría empalidecer a Luis D’Elía o Guillermo Moreno. El repudio público no es el mismo porque, como el propio presidente señaló, apenas Página/12 y C5N lo critican. Hombre, vea también lo que publicamos aquí bajo la etiqueta “Macri”. Mire que en la ciudad de Santa Fe también somos poquitos los que lo atendemos debidamente.

Ejemplos macartistas no faltan. Ayer Miguel Pichetto cerró el encuentro de Juntos por el Cambio etiquetando al candidato a gobernador de Buenos Aires por el Frente de Todos, Axel Kicillof, como “marxista”. Pocas horas más tarde, por LN+, Jorge Macri, primo del presidente e intendente PRO de Vicente López, lanzó una pregunta: “Kicillof tuvo formación marxista, ¿se le curó esa mirada?”. Igualar una concepción ideológica a una enfermedad es un procedimiento argumentativo muy elaborado y fino, sobre todo en ámbitos intelectuales de la Alemania del ’40. El politólogo Andy Tow puso las cosas en negro sobre blanco. O, más bien, en ario sobre peroncho.

Hoy a la mañana, el gobierno difundió un avance de una entrevista entre Mauricio Macri y Marcelo Longobardi, para CNN. Le entró duro a la dirigencia sindical a través del encarcelado dirigente portuario Omar Caballo Suárez, “Hubo muchos años algo, que en la década kirchnerista se profundizó, de cómo se profundizó el estafar al otro, de cómo apropiarme del trabajo de otro, porque al final ¿qué hacía ese señor (por Suárez), que le cobraba 100 dólares a cada contenedor que entraba al puerto? Se apropiaba de parte del trabajo del productor que estaba en el Chaco o lo dejaba sin trabajo”.

El Caballo, un sindicalista horrible, le sirvió para entrarle a su ex aliado de 2015, Hugo Moyano, a quien responsabilizó de la destrucción del mercado laboral por los costos de logística. Está claro que mover las mercancías es lo que produce la desocupación de dos dígitos, no que las empresas no puedan tomar préstamos por las tasas de interés, o que no tengan a quien venderle porque el poder adquisitivo cayó cerca del 20% o que cierren porque no pueden competir contra los productos importados. El problema son los camiones.

Cobró también Sergio Palazzo, que reclama encuadramiento sindical para los explotados de Mercado Pago. “La Argentina va a ir en meses a que todos paguemos desde nuestro celular y el Gobierno va a estar apoyando esos desarrollos contra este tipo de actitudes prepotentes y patoteras”, dijo el presidente que vino a unir a los argentinos. Tras hostigar al bancario, le entró al dirigente de los aeronáuticos, Pablo Biró, por los paros en Aeroparque.

Acompañando desde la hora cero, firme junto a Blanco Villegas, el Canal 13 estrenó una serie llamada El tigre Verón, cuyo personaje principal es un sindicalista. Que es corrupto. Y patotero. Como todes les sindicalistes, vistes. Todo súper casual. Producen también Adrián Suar y TNT.

No es la primera vez que el oficialismo toma el camino de apalear a los trabajadores y sus dirigentes. En 2017 ya se había pintado la cara antes de las elecciones. De hecho, el presidente se mofó de las amenazas a Roberto Badarel en el discurso de apertura de la Asamblea Legislativa, una de las máximas instancias simbólicas de la República. Esa campaña también fue virulenta. Y victoriosa.

De la alegría y los globos a los tambores de guerra 

Glosar todo el adelanto de la entrevista de CNN sería excesivo, acá hay un buen resumen de nuestros colegas cooperativos de El Ciudadano. Resta señalar que el candidato que en 2015 prometió tres mil jardines de infantes, un millón de créditos hipotecarios, fútbol para todos sin publicidad oficial y otras flatulencias, rememoró sus encuentros con su adversario: “Yo tuve dos reuniones con Alberto Fernández, una peor que la otra, todas las cosas que me dijo eran falsas, todo en lo que se comprometió era mentira, no fueron reuniones felices”. Finalmente, no hizo campaña del miedo al indicar qué puede pasar si gana el Frente de Todos: “El camino que ellos proponen genera rechazo en el mundo entero y una destrucción de futuro para los argentinos”.

Una fruta

Aproximadamente desde 2007 las encuestas publicadas son operaciones políticas abiertas, sin otro motivo que apuntalar las campañas electorales. No erran en sus pronósticos –como lo vienen haciendo desde ese entonces– simplemente operan sobre la opinión pública de acuerdo a quienes los contraten.

El último caso más patente es el de Management & Fit, que salió a dar una encuesta que da ganadora a la fórmula de Macri y Pichetto en un eventual ballotage. El único problema es que la suma del total de votantes da más de 100%. Así se le ríe otro consultor en la red social más maliciosa.

Una víctima (des)tapada

Mientras tanto, hoy a la mañana se supo que en la Capital Federal el domingo murió otra persona a causa de no tener cómo resguardarse del frío. Según Página/12, desde la Municipalidad de Buenos Aires intentaron tapar la información. Lo cierto es que Google no devuelve demasiadas repercusiones a la búsqueda “Muerto de frío en el Pirovano“, al menos a las 20.00 del 11 de julio.

Todavía no se conoce el nombre de la víctima. Falleció de hipotermia en los pasillos del Hospital Pirovano, en el coqueto barrio Coghlan. Página/12 indica que “Alrededor de las 22 alguien se dio cuenta de que el hombre no se había movido en mucho tiempo. Pero ya era tarde. ‘Estaba muerto y con rigor mortis’, explicó una de los consultados. ‘Calculan que murió unas diez horas antes. Lo ingresaron a la guardia ya fallecido y fue llevado directo a la morgue’, explicó”.

Dos ministerios nuevos

En conversación con Roberto Navarro en El Destape Radio, el candidato del Frente de Todos, Alberto Fernández, lanzó por primera vez alguna propuesta concreta. Todavía no se había escuchado nada al respecto. Fernández baila sobre una línea difícil: normalmente el periodismo le pide que repita las críticas que le hizo a su candidata a vice cuando era presidenta o bien le da cierto lugar para que entre en la pelea con el oficialismo. Fernández (también Kicillof) tienen tomada ya la postura de no replicar a los espoleos del macrismo. Más complicado es que puedan decir qué quieren hacer. Obviamente, Navarro le dio lugar y micrófono al candidato. Ninguno de sus dichos tuvieron eco debido, como se puede constatar poniendo en Google “Fernández Ministerio de Vivienda“. Apenas Perfil levantó las declaraciones.

En concreto, Fernández propuso la creación de un Ministerio de Vivienda y Hábitat: “Hay que organizar las cosas para que todos tengamos un techo en la Argentina. Es un tema tan grave, que tenemos la obligación de construir una alternativa; pensar en el hábitat y la vivienda como un tema central. Para eso, debemos formar un ministerio que se ocupe sólo de solucionar el tema de la vivienda; que sólo piense en eso”.

Por otro lado, está el Ministerio de la Mujer: “Una de las grandes revoluciones políticas que ha vivido la Argentina en los últimos años es la revolución de la mujer. Pareciera ser que un día nos despertamos y nos dimos cuenta de que vivíamos en una sociedad que postergaba a las mujeres. Y las mujeres, con su propio esfuerzo, lo pusieron en evidencia”. “No sólo me refiero al tema del aborto, sino también por la violencia de género, del maltrato de los hombres, del acoso laboral, de la brecha salarial. Por todo esto, quiero un ministerio que sólo ponga la cabeza en igualar a la mujer con el hombre“, dijo el candidato.

Que flote y se vaya a las nubes

Ante los micrófonos de la AM 770, Roberto Lavagna no se quedó corto. Dijo que el gobierno “vuelve a cometer el mismo error que hizo cuando asumió, que fue tratar de domar el dólar”. Dijo que, a la cotización actual, tenemos “un dólar artificial” y advirtió que “es un problema y las consecuencias van a estar para el próximo gobierno”.

Como en 2017, es cierto, el gobierno está rifando los dólares que toma prestados del FMI para contener una devaluación. Así, el Banco Central vende todos los días algunos millones y la divisa se mantiene más o menos cerca de los 43 pesos. Mientras tanto, los especuladores hacen su ganancia en moneda dura, gracias a las exorbitantes tasas de interés y al libre flujo de capitales golondrina.

Cabe preguntarse cuándo va explotar la olla. O, en términos más precisos: si Macri pierde en las primarias, ¿de cuántos puntos tiene que ser su derrota para que haya una estampida financiera?

Pase lo que pase con el dólar, no lo olvides: ¡LAS PRIMARIAS SON LA PRIMERA VUELTA Y LA PRIMERA VUELTA ES EL BALLOTAGE!

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here