El Mercosur se suma al movimiento de pinzas sobre Venezuela

En la reciente cumbre de presidentes se suscribió un documento que pide elecciones libres en Venezuela. Macri fue más allá: reconoció a Guaidó “como única autoridad legítima” y pidió que Maduro deje de “obstruir” la salida democrática. En la semana, Estados Unidos admitió que apoya con dinero a la oposición y la Unión Europea pidió más sanciones.

Los países del Mercosur y sus aliados, alentados por los presidentes de Argentina Mauricio Macri y de Brasil Jair Bolsonaro, se sumaron al movimiento de pinzas de los Estados Unidos y la Unión Europea contra el presidente de Venezuela Nicolás Maduro. En la misma semana, el gobierno de Estados Unidos admitió desvíos de fondos destinados a ayuda humanitaria para apoyar a la facción venezolana liderada por el opositor Juan Guaidó; el Parlamento Europeo pidió a la Unión Europea imponer más sanciones a Venezuela; y los líderes del Mercosur firmaron un documento en el que afirman su “preocupación por la grave crisis que atraviesa Venezuela” y piden a la comunidad internacional que contribuya “a buscar un pronto retorno de la institucionalidad democrática a ese país”.

La situación de Venezuela fue uno de los temas centrales en la reciente Cumbre de Jefes de Estado del Mercosur, celebrada en Santa Fe entre el 14 y el 17 de julio. Si bien el comunicado conjunto de los presidentes no hace menciones sobre Venezuela, la mayoría de los mandatarios firmaron otro documento crítico sobre la situación en Venezuela.

En apenas cuatro párrafos, sin mencionar los nombres de Maduro ni de Guaidó, se hace un llamado a restablecer la institucionalidad en Venezuela. Alineados con los Estados Unidos y las potencias europeas, estamparon sus firmas en ese documento los presidentes de Argentina, Mauricio Macri; de Brasil, Jair Bolsonaro; de Paraguay, Mario Abdo Benítez; de Uruguay, Tabaré Vázquez; y por los Estados asociados lo hicieron los representantes diplomáticos de Chile, Colombia, Perú, Ecuador, Guyana y Surinam. El único de los presentes que no suscribió el documento fue el presidente de Bolivia Evo Morales.

El escrito se apoya en el informe publicado el 4 de julio de 2019 por la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos y ex presidenta de Chile, Michelle Bachelet, donde se da cuenta de que el gobierno de Maduro “ha forzado a más de cuatro millones de venezolanos a emigrar en busca de mejores condiciones de vida”.

Los presidentes de la región expresaron “la importancia de trabajar por la consolidación de una región políticamente estable, próspera e integrada, basada en ideales de democracia y la defensa de los derechos humanos”, a la vez que manifestaron su “preocupación por la grave crisis que atraviesa Venezuela, que afecta seriamente la situación humanitaria y de derechos humanos”.

Con acuerdos regionales y menciones sobre Venezuela, cerró la Cumbre del Mercosur

Los mandatarios del Mercosur coincidieron en que “la comunidad internacional debe continuar contribuyendo, por todos los medios pacíficos a su alcance, a buscar un pronto retorno de la institucionalidad democrática a ese país” y decidieron continuar promoviendo “el restablecimiento pleno de la democracia y del Estado de derecho en Venezuela, incluyendo la celebración de elecciones presidenciales libres, justas y transparentes en el menor tiempo posible”.

Aunque el documento conjunto no avanza sobre la situación coyuntural de Venezuela, sino que se limita a un diagnóstico general, el presidente Macri, ante sus pares, sí dedicó unas palabras para sentar posición sobre el punto: “El Mercosur es un espacio para promover y proteger nuestros valores democráticos y de libertad. Por eso quiero expresar una vez más mi solidaridad con el pueblo venezolano que sufre una crisis humanitaria sin precedentes en nuestra región. Reconocemos a la Asamblea Nacional y al presidente encargado (Juan) Guaidó como única autoridad legítima en Venezuela y demandamos a (Nicolás) Maduro que deje de obstruir la transición democrática y cese con las violaciones de derechos humanos de los venezolanos”.

Desvío de fondos

El miércoles 17, día en que los presidentes del Mercosur firmaron el documento sobre Venezuela, el Departamento de Estado de los Estados Unidos confirmó su intención de redirigir dinero destinado a ayudas al desarrollo del llamado “Triángulo Norte de Centroamérica” (conformado por Guatemala, Honduras y El Salvador) para apoyar a la oposición venezolana liderada por Guaidó.

Según la CNN, un portavoz del organismo indicó que “estamos estudiando reprogramar algunos de los fondos hacia la promoción de la democracia en Venezuela, incluido el soporte al gobierno interino de Guaidó y la Asamblea Nacional. Nuestros programas existentes y planeados están dirigidos a afrontar la crisis en Venezuela. Estamos invirtiendo en la buena gobernanza, derechos humanos, asistencia técnica para el gobierno de Guaidó, medios independientes y sociedad civil”.

Macri, empeñado en “terminar con Maduro”

Un día antes, el 16 de julio, el diario Los Angeles Times publicó que los Estados Unidos planean desviar 41,9 millones de dólares, destinados a Honduras y Guatemala, para dar apoyo de la oposición en Venezuela. La información se desprende de una notificación de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID, por sus siglas en inglés).

“Todo este dinero que se desvía irá a Guaidó y a su facción –dice la nota–, a pagar sus salarios, billetes de avión, entrenamiento para la buena gobernanza, propaganda, asistencia técnica para celebrar las elecciones y a otros proyectos para la consolidación de la democracia”.

Condena europea

En la misma semana, el jueves 18, el Parlamento Europeo instó a la Unión Europea a imponer más sanciones a Venezuela tras la tortura y muerte del capitán Rafael Acosta Arévalo, ocurrida cuando estaba bajo custodia de las fuerzas de seguridad venezolanas.

La resolución, que fue aprobada con 455 votos a favor, 85 en contra y 105 abstenciones, reitera su total apoyo al que considera presidente interino legítimo, Juan Guaidó, y a la Asamblea Nacional, y respalda el proceso de diálogo impulsado por Noruega, que debería conducir a celebrar unas elecciones libres y transparentes.

La Eurocámara considera que las autoridades europeas deben restringir los movimientos y congelar los activos y visados de las autoridades venezolanas responsables de violaciones de derechos humanos y represión, así como los de sus parientes más cercanos.

Mauricio y su mundo sin Venezuela

Los eurodiputados condenaron “la represión y la violencia” en el país latinoamericano y expresaron su solidaridad con el pueblo venezolano y sus “más sinceras condolencias” a la familia y amigos del capitán Acosta, quien fue torturado hasta la muerte tras su arresto ocho días antes por su supuesta participación en un plan para derrocar a Nicolás Maduro, según denuncian su defensa y la oposición venezolana.

Diálogo y movilizaciones

El gobierno de Maduro acusó a la Unión Europea de “tratar de destruir” el proceso de diálogo entre las fuerzas políticas de su país, luego de que la Eurocámara reclamara nuevas sanciones contra funcionarios chavistas.

“Las instituciones de la Unión Europea se empeñan en perturbar y tratar de destruir el proceso de diálogo en Venezuela. No respetan la soberanía, ni el derecho a la paz”, señaló el canciller venezolano, Jorge Arreaza.

Mientras el mundo posa sus ojos sobre la situación política en Venezuela, Guaidó llamó a sus seguidores a movilizarse en Caracas el próximo 23 de julio: “Convocamos a toda Venezuela a movilizarse. Juntos, con el poder de la fuerza ciudadana y el ejercicio del Parlamento Nacional, avanzaremos a una próxima etapa en nuestra lucha”.

Fuente: El Ciudadano

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here