Empezó el diálogo entre Macri y Fernández y ya hay relato por Twitter

El presidente se comunicó con el candidato más votado en las primarias del domingo. Dijo que hay compromiso de “colaborar” para “llevar tranquilidad a los mercados”. Línea abierta entre el mandatario y su posible sucesor.

Después de culpar a los votantes del Frente de Todos por la debacle económica, y después de pedirles disculpas, finalmente el presidente Mauricio Macri se comunicó con Alberto Fernández, el candidato más votado en las primarias del domingo 11.

Primero Macri le envió un mensaje de WhatsApp a su vencedor: «Hablemos». Fernández lo respondió tarde porque se encontraba dando clases en la UBA, donde es profesor titular de la cátedra Teoría General del Delito y Sistema de la Pena de la Facultad de Derecho.

Tras el primer intercambio, luego de los anuncios económicos realizados por el presidente, finalmente hablaron por teléfono. El propio Macri resumió el contenido de la charla a través de su cuenta de Twitter:

“Recién tuvimos una buena y larga conversación telefónica con Alberto Fernández. Él se comprometió a colaborar en todo lo posible para que este proceso electoral, y la incertidumbre política que genera, afecte lo menos posible a la economía de los argentinos”.

Y agregó, sobre la reacción del candidato opositor: “Se mostró con la vocación de intentar llevar tranquilidad a los mercados respecto a los riesgos de una eventual alternancia en el poder y quedamos en mantener una línea abierta directa entre los dos”.

Fernández, por su parte, no hizo comentarios sobre la charla con Macri. Pero unos minutos antes, al salir de la UBA –y antes de contestar el primer WhatsApp del presidente–, les aclaró a los periodistas que lo esperaban el mismo punto que viene repitiendo desde la noche del domingo: aún no es presidente electo, solo candidato; por lo cual, su margen de maniobra equivale a cero.

Al ser consultado por una hipotética reunión con Macri, en busca de una foto que lleve calma a los mercados, el candidato del Frente de Todos fue tajante: “Francamente, no tiene sentido que nos reunamos, porque no nos vamos a poner de acuerdo. Además, no me quiero hacer partícipe de sus normas o sus decisiones. Porque si todos hacemos lo mismo y pensamos igual, qué opciones tenemos en Argentina. Yo no pienso como el presidente. Creo que tardíamente, desesperadamente, toma estas medidas, sin evaluar el costo fiscal ni las consecuencias en los mercados”.

Las dos publicaciones que hizo Macri en su cuenta de Twitter revelan mucho más que 280 caracteres. Por un lado, al mencionar la “incertidumbre política”, admite la fragilidad de la economía argentina, atada por el acuerdo con el FMI a los designios de los mercados. Por otro lado, comienza a darse cuenta de que su ciclo está agotado al señalar “una eventual alternancia en el poder”, que es una forma elegante de admitir que ni él mismo confía en dar vuelta los resultados en octubre.

El diálogo comenzó, por teléfono y en medio del ruido que generó una nueva corrida del dólar. Pero es, de momento, apenas una formalidad. Un gesto correcto, aunque tardío, de candidato vencido ante el candidato vencedor; o en otros términos, el reconocimiento público de la legitimidad que le dieron a Fernández casi la mitad de los electores el último domingo.

De aquí a que haya un diálogo concreto, en materia de acuerdos intrapartidarios ante la crisis que arrecia, hay un largo trecho. En forma mucho más breve lo resumió la politóloga María Esperanza Casullo:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here