Nacido en las entrañas de la más antigua y poderosa democracia capitalista, el debate presidencial es, al final de cuentas, formato de programa de televisión. Así lo vimos entonces, en un fotorreportaje sobre las fronteras entre el espectáculo, la política y la imagen.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here