Banfield y el equipo de la memoria

La única presidenta mujer de un club de primera reconoce a los desaparecidos del Taladro.

El gobierno nacional habilitó en sus tres años y diez meses de acción las expresiones y el tratamiento cuasi fascista de sus figuras más visibles. En los últimos días de campaña fue el candidato Miguel Ángel Pichetto el que ventiló sus ganas de hacer volar villas por el aire. El rionegrino habló sobre la venta de droga por parte de inmigrantes en las villas y disparó: “Habría que dinamitar todo, que todo vuele por el aire”.

Para estar a tono con el vicepresidente que sueña la derecha, la ministra de Seguridad Patricia Bullrich cantó un “quiero” ante las declaraciones del legislador y lanzó un programa que bautizó “Ofensores en Trenes”, que básicamente desestima la presunción de inocencia y autoriza a las fuerzas de seguridad a exigir el documento de identidad a cualquier persona que considere sospechosa, bajo sus propios parámetros de sospecha, claro. El programa comenzó a aplicarse en zonas de ingreso, egreso, tránsito y/o permanencia de personas que utilizan los trenes de pasajeros. Una medida que parece apuntar, directamente, a detener personas por portación de cara, color de piel y/o forma de vestir.

Y para cerrar una campaña de derecha al palo, el mismo Mauricio Macri se encargó de anunciar un subsidio para las víctimas del ataque de Montoneros en Formosa. El Presidente homenajeó “a los 13 héroes” caídos hace 44 años en el copamiento del Regimiento de Infantería Monte 29, en Formosa. “Así queremos vivir, en una Argentina que resuelva sus conflictos en paz”, lanzó Macri mientras era rodeado por militares y granaderos en el Regimiento Patricios del barrio de Palermo.

Banfield marca la cancha

Mientras el macrismo jugaba todas sus cartas ideológicas en los primeros días de octubre, en el conurbano bonaerense una mujer decidía convertir a Banfield en el primer club de la Argentina en restituir la condición de asociados a los que fueron socios de la institución y en la actualidad permanecen desaparecidos o directamente fueron víctimas del terrorismo de Estado.

Lucía Barbutto es la única mujer que preside un club de Primera División en Argentina. La joven mandataria del Taladro se encargó en un año de darle un perfil social y deportivo como muy pocos clubes tienen. El pasado 3 de octubre la Comisión Directiva entregó carnets originales de la época a familiares y amigos de once socios/as, en un acto que contó con la participación de Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, organismos de derechos humanos, legisladores, además de la adhesión vía carta de Claudio “Chiqui” Tapia, presidente de la AFA, y de numerosos clubes argentinos. 

La voz de Lucía Barbuto no estaba firme como la decisión histórica que había tomado, temblaba de la emoción. “Pido perdón en nombre del club por haber demorado tanto en hacer este reconocimiento”. La presidenta, en el fondo de su corazón, sabía que estaba haciendo historia en ese mismo momento. “Entendemos la identidad como un derecho y acciones como ésta ayudan, porque la verdad sana”, destacó.

Siempre titulares

Bajo la denominación “Los 11 de la Memoria”, Alberto Pera, Alejandro Hansen, José Pablo Ventura, los hermanos Silvia y Eduardo Streger, German Gavio, Mario Pierrepont, Leonel Saubiette, Ricardo Chidichimo, Roberto Matthews y Raúl Ceci, que fuera jugador de la tercera división de la entidad banfileña, serán para siempre parte de la memoria colectiva y la identidad  de todos los hinchas del Taladro.  

“La propuesta tiene base en el hecho de que los detenidos-desaparecidos no pueden ser encuadrados en ninguna de las causales que hubieran permitido haberlos dado de baja del padrón: no fueron expulsados, no renunciaron a su condición de socios, no están muertos y no dejaron de pagar la cuota por propia voluntad”, explicaron desde Banfield.

El homenaje, que comenzó en las redes sociales con un video protagonizado por jugadores y jugadoras del fútbol banfileño, contó con oradores de primer nivel, además de la presidenta de la institución estuvieron presentes: Lita Boitano, de Familiares de Detenidos-Desaparecidos por Razones Políticas; Nora Cortiñas y Taty Almeida, de Madres de Plaza de Mayo-Línea Fundadora; el periodista Ezequiel Fernández Moores, Sergio Smietniansky, miembro de Banfield por los DDHH.

En las venas de Banfield, bajo una tribuna lateral del estadio Florencio Sola, entre tanto grito de gol, quedará registrada la memoria popular. Cuenta el periodista Julián Scher, testigo del acto en el sur bonaerense: “Delia Giovanola cruzó la línea de los 93 pero mantiene la juventud intacta. Todavía no termina de creer que todo esté pasando tan cerca del Pozo de Banfield, el centro clandestino de detención en el que nació su nieto Martín, con quien se reencontró recién hacia finales de 2015”.

Delia erizó la piel de toda la concurrencia con su ponencia: “Hay un rincón de Banfield en el que supongo que murieron mi hijo y mi nuera embarazada de ocho meses. Como abuela, todo este tiempo busqué un niño y me encontré con un hombre de 39 años. Pero no aflojamos y aún seguimos en busca de otros 350 nietos”.

Actos de coherencia

A tal efecto, pocos meses atrás, Banfield ya había avanzado sobre el tema con la realización de un mural sobre la calle Lugano, cerca del acceso de la renovada Tribuna Eliseo Mouriño, que recrea la historia de la trenza verde y blanca que Silvia Streger, detenida y desaparecida, utilizó para dar una señal de vida a su familia y a sus conocidos.

Vale destacar que el colectivo de Banfield por los DDHH se conformó en 2017 al calor de la pelea contra el 2×1 con el que la justicia intentó beneficiar a algunos genocidas. En ese momento lograron hacer que el primer equipo saliera a la cancha junto a su par de Lanús (en el clásico de la zona Sur), posando ambos planteles con una bandera que rezaba “No al 2×1-Memoria, verdad y Justicia”.

Reivindicaciones

La iniciativa de la entidad deportiva del sur del Conurbano se extenderá hacia la Fundación Estudiantes de La Plata y los clubes San Lorenzo de Almagro y River Plate, en reconocimiento a sus respectivos asociados/as detenidos/as desaparecidos/as durante la última dictadura.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here