Faurie, el canciller que no está a la altura de los diplomáticos argentinos

No hay que ir a nuestras tradiciones de defensa de la democracia o a la instauración de doctrina internacional, como la de Luis María Drago. Basta señalar que Susana Malcorra y el gremio de diplomáticos de carrera de la Cancillería coinciden contra Jorge Faurie: en Bolivia sí hubo Golpe de Estado.

Primero fue la canciller que antecedió a Jorge Faurie en el cargo. Susana Malcorra no tuvo ambigüedad para despacharse. «Hubo un Golpe de Estado por razones muy objetivas, esto no es una cuestión debatible desde mi punto de vista», expresó la diplomática. Por su parte, la Asociación del Personal de Servicio Exterior (Apsen), que representa corporativamente al 90% de los funcionarios de carrera diplomática del país tiró un tuit inmediatamente después de la desafortunada conferencia de prensa en la que el canciller negó la existencia de un Golpe de Estado en Bolivia.

Cabe destacar que los representados por Apsen son los subordinados de Faurie. La Cancillería es uno de los organismos más verticales: la voz del país ante el mundo ha de ser única. No hay coincidencia y no hay miedo de ocultarla, pese a que para el ministro de Relaciones Exteriores, “no hay elementos” para calificar los hechos de Bolivia como Golpe de Estado.

Su antecesora, Susana Malcorra, puso todos los puntos sobre la mesa en una entrevista en Futurrock: «El mandato de un presidente electo democráticamente fue interrumpido, se interrumpió por mecanismos no institucionales, es decir, no fue el Congreso el que usó los resortes que tiene refrendados para destituir un presidente, sino que hubo una destitución por sugerencia, que vino por un general. Por lo cual el tercer elemento es que las fuerzas armadas intervinieron en este proceso y estas tres cosas combinadas para mí hacen muy objetivo de que esto se evaluó como un golpe de Estado, no me parece que haya demasiada vuelta alrededor de eso».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here