La Marcha de la Gorra tuvo su primera edición en Santa Fe, ayer por la tarde. La plaza San Martín fue el punto de encuentro de los movimientos sociales que organizaron y compusieron la marcha. Luego se movilizaron hasta la Casa Gris.

A las 15:00, las primeras banderas y los primeros bombos y platillos comenzaron a sonar frente al Ministerio de Seguridad de la Provincia. Red Puentes (Movimiento Popular La Dignidad), la Corriente Clasista Combativa, La Poderosa, El Birri, Arroyito Seco, el MST, Barrio 88, la Biblioteca Lola Mora, el MTE, ALDE, Octógono, Patria Grande, la campaña Ni un Pibe Menos Por La Droga, Caracoles, Evita, HIJOS, Las Martas, y Las Ana María, fueron las organizaciones que se movilizaron en contra del gatillo fácil y la violencia institucional. La familia y amigues de Lautaro Saucedo encabezaron la marcha.

Previo al inicio de la Marcha, Walter Saucedo, el padre de Lautaro, dialogó con Pausa: «Estamos marchando y acompañando a todo el trabajo que está haciendo este grupo a nivel nacional, que es muy interesante. Que trata sobre lo que es la violencia institucional y en el peor de los casos, gatillo fácil, que hay muchos casos en el territorio nacional. Estamos en esta marcha porque ellos se brindaron en apoyo en el caso de mi hijo, que fue producto y víctima de lo que es la violencia institucional en un caso de gatillo fácil». Además, Elías Gómez Centurión, cuñado de Lautaro, afirmó al respecto: «Estamos acá marchando pidiendo justicia por Lautaro. Era un chico increíble, siempre con una sonrisa para darte. Le pedimos a la gente que nos acompañe en este reclamo».

Cerca de las 16:00, las organizaciones comenzaron a formarse y comenzó la marcha hacia la plaza 25 de Mayo. Cuando la movilización se encolumnó por calle San Jerónimo, se pudo medir la magnitud de la convocatoria: casi cuatro cuadras de personas ocuparon la calle santafesina, ayer por la tarde. Los cantos que entonaban les manifestantes hablaban de los pibes asesinados por la policía y de esas balas que entran en cuerpos individuales, pero como dijo Romina Silva, la mamá de Lautaro Saucedo, “nos matan a todos por dentro”.

Camino a la Plaza, se hizo una intervención cultural en San Jerónimo y Primera Junta, frente a Tribunales. La actividad fue una performance, en donde se usaron cintas de peligro. Allí se leyó «Nadie Tiene Derecho», el texto de Fernando Birri, y se recitaron los nombres de las víctimas de gatillo fácil de la ciudad.

Para las 16.45, las organizaciones sociales y todas las personas que estaban marchando, llegaron a la Plaza 25 de Mayo. Allí Pausa dialogó con René Almirón, militante de la CCC en Villa del Parque, que aseguró que: “en la Corriente nos movilizamos para apoyar a todas las víctimas de la violencia policial de la ciudad”. Más tarde, previo a la lectura del documento de la marcha, hablaron sobre el escenario familiares de Lautaro Saucedo, Pablo Contreras, Gabriel Gusmán; todas víctimas de gatillo fácil en Santa Fe y en Paraná (caso Gusmán). Romina Silva, madre de Lautaro Saucedo, expresó que: “Este sufrimiento que causó Francisco Olivares, lo vamos a llevar toda la vida. Porque se creen que porque tienen un arma pueden salir y matar así porque sí. Que los medios empiecen hablar de Olivares, porque él era el delincuente”. Además, estuvo presente Nahuel Taborda: en marzo de este año él y su pareja fueron víctimas de un ataque policial que legitima las posiciones de odio hacia la comunidad LGBTIQ+. En el escenario recordó cómo la policía los golpeó y torturó por ser disidencias sexuales. “El verdadero infierno empezó cuando se dieron cuenta que eramos pareja”, relató Nahuel.

Las organizaciones que estuvieron a cargo de la primera Marcha de la Gorra en Santa Fe, leyeron el documento que elaboraron para la ocasión. Allí se preguntan ¿A quién cuida la policía? y fundamentan que el motivo de esta manifestación es en «defensa de nuestros derechos y contra las detenciones arbitrarias. En el camino sumamos a nuestras denuncias los horrores cometidos por las fuerzas represivas, las golpizas y asesinatos en cárceles, comisarías, patrulleros y barrios; el gatillo fácil y las desapariciones forzadas; la criminalización de la pobreza y la juventud y la persecución a nuestras organizaciones; las razzias en nuestros barrios, apoyadas por gendarmería, policía federal, policía de investigación, guardia de seguridad institucional y diversas fuerzas de elite de la policía de Santa Fe». Además, en la lectura del documento exigieron: desmantelamiento del aparato represivo, prisión común y efectiva a los integrantes de las fuerzas de seguridad implicados en causas de gatillo fácil, trata y narcotráfico, control popular de las fuerzas de seguridad, presupuestos dignos para el abordaje de los consumos problemáticos y la situación de calle, presupuestos reales para la búsqueda de personas víctimas de trata, fin de las detenciones y requisas inconstitucionales en la vía pública, fin a la judicialización de la protesta social y los allanamientos a organizaciones sociales, que paren de criminalizar nuestras identidades, que se deje de perseguir a lxs que luchan. Finalmente, se gritó en contra de Bolsonaro, Piñera, Añez y Macri, se recordó el Nunca Más y se gritó presente por las víctimas de gatillo fácil de la ciudad.

 

Crónica: Bautista Veaute
Fotos: Mauricio Centurión

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here