Un informe preliminar del Ministerio Público de la Acusación y del Ministerio de Seguridad indica que hubo 337 asesinatos el año pasado en la provincia de Santa Fe. Cómo varían los números desde 2002 en adelante. Gráficos y conclusiones de un estudio profundo sobre la dinámica del crimen.

El Ministerio Público de la Acusación (MPA) dio a conocer el miércoles 8 de enero un informe preliminar sobre los homicidios cometidos en la provincia durante 2019. La cifra llegó a los 337 crímenes y el 80% de ellos se cometió en los departamentos La Capital y Rosario. Otro dato que arrojó el documento fue que ocho de cada diez víctimas fatales fueron hombres (287 asesinatos en total), conservando casi la misma proporción que 2018, cuando los varones asesinados explicaban el 86% del total. Las víctimas mujeres llegaron al 14,5%, medio punto más que en el año anterior: 49 mujeres murieron asesinadas en Santa Fe en 2019.

La presentación incluye además las conclusiones de un trabajo preliminar sobre la cantidad de homicidios registrados en la provincia de Santa Fe en los últimos 18 años, es decir entre 2002 y 2019. De allí se desprende que 2014 fue al año más violento en la provincia en lo que va del siglo, con 461 asesinatos; 2013 y 2015, con 438 y 432 respectivamente, se ubican en segundo y tercer lugar.

Cantidad de homicidios por año. Provincia de Santa Fe. Período 2002-2019 (Fuente: MPA y Ministerio de Seguridad de la provincia de Santa Fe)

De acuerdo a ese trabajo preliminar, los dos primeros picos de violencia se registraron en 2003 y 2007, con 284 y 292 homicidios respectivamente. En 2012 –el año en que estalló el caso Tognoli y se frenaron las reformas policiales a nivel provincial– se superó la barrera de los 300 crímenes anuales, con una cifra de 337 casos: la misma cantidad que en 2019. Desde 2012 en adelante los números son muy altos y solo se registra una baja significativa en 2017, con 304 homicidios.

El informe preliminar también da cuenta de la evolución de la tasa de homicidios (cantidad de casos cada 100 mil habitantes) y revela que esas tasas “son más elevadas en los departamentos La Capital y Rosario que en el resto de la provincia. En estos dos territorios, no obstante, las tendencias en el paso del año 2018 a 2019 son diferentes. En Rosario se registró un descenso, prácticamente a los niveles que se habían observado en 2017. En La Capital, en cambio, continuó el incremento que ya había aparecido en el año 2018. En este último departamento, sin embargo, el índice de homicidios cada 100 mil habitantes es más bajo que en 2014, 2015 y 2016”.

Tasa de homicidios cada 100 mil habitantes. Provincia de Santa Fe. Período 2001-2019 (Fuente: MPA y Ministerio de Seguridad de la provincia de Santa Fe)

Qué paso en 2019

El informe sobre los crímenes de 2019 da cuenta de que el uso de armas de fuego sigue siendo una constante: dos de cada tres víctimas fueron asesinadas de esa manera. En ese marco, el único punto alentador es la disminución de un 5,6% del total de víctimas en 2019 respecto de 2018, cuando se perpetraron 357 crímenes con resultado fatal.

La presentación del preinforme sobre los homicidios ocurridos durante 2019 estuvo a cargo del ministro de Seguridad provincial, Marcelo Saín; el secretario de Política y Gestión de la Información de dicha cartera, Jorge Fernández; y el secretario de Política Criminal y Derechos Humanos del MPA, Gustavo González.

Este último, en conferencia de prensa, brindó algunos datos del informe que se darán a conocer en su máxima extensión en forma conjunta con el flamante Observatorio de Seguridad Pública –presentado este miércoles por el Ministerio de Seguridad provincial– en el transcurso del primer cuatrimestre de 2020. González aclaró además que el informe definitivo abarcará otras fuentes, como por ejemplo, el Ministerio de Salud.

Durante 2019 en la provincia se produjeron 337 homicidios intencionales, lo que implica un descenso del 5,6% respecto al año anterior que cerró en 357, dijo González. El funcionario explicó que, al igual que otros años, existe una concentración geográfica de los crímenes.

Ocho de cada diez se produjeron en el departamento La Capital y Rosario. Un segundo eslabón se puede ver en los departamentos San Lorenzo, el cual está tercero en la lista, donde se registraron 15 crímenes fatales en 2018 y 18 en 2019; en Castellanos hubo 12 homicidios en 2018 y 13 en 2019. En esa línea, el secretario de Política Criminal del MPA destacó un incremento en el departamento San Jerónimo, donde los 5 asesinatos cometidos en 2018 escalaron a 10 en el año pasado.

Tasa de homicidios

El funcionario explicó que si bien la tasa se mantuvo por debajo de los 10 crímenes cada cien mil habitantes. La concentración geográfica de los homicidios por departamento es más preocupante. En el departamento La Capital se cometieron 17,6 homicidios por cada 100 mil habitantes, mientras que Rosario la proporción fue de 13,1 cada 100 mil habitantes.

González aclaró que hubo una tendencia diferenciada: en Rosario bajó de 16 crímenes fatales en 2018 en dicha proporción, a 13,1% en 2019; mientras que en La Capital hubo una tendencia alcista de 16,4 crímenes en 2018 a 17,6 en 2019.

En cuanto a la variable de género, el 85,5% de las víctimas fatales fueron hombres mientras que el 14,5% eran mujeres. Respecto a los hombres hubo una tendencia al descenso del 6,5% en comparación al año anterior: en 2018 fueron asesinados 307 varones en la provincia, cifra total que se redujo en 2019 a 287. El número total de mujeres asesinadas permaneció casi igual, indicó el informe: fueron 50 las mujeres asesinadas en 2018, y 49 en 2019. El informe no distingue, en ese contexto, otras identidades de género.

Jorge Fernández, Marcelo Saín y Gustavo González durante la presentación del informe sobre homicidios.

El otro dato que resaltó el informe preliminar fue el medio que se utilizó para cometer el homicidio. Dos de cada tres víctimas fueron asesinadas con armas de fuego. El funcionario dijo que si bien la proporción fue menor desde 2014 –que fue el pico máximo donde se registraron 461 asesinatos–, en adelante el porcentaje continuó siendo alto. El escrito resaltó que esto es un indicador de la alta circulación de armas de fuego, y su empleo para la resolución de conflictos.

En cuanto a la edad de las víctimas, la incidencia se mantuvo sobre población joven: el 49,6% fueron menores de 30 años. Este porcentaje fue prácticamente similar al del año 2018 que fue del 51%, dijo.

El dato diferencial fue la proporción de victimas menores de 25 años. En 2019 se contabilizaron 108 crímenes fatales en esa franja etaria, lo que hizo que bajara en un 11,4% respecto a 2018 cuando se cometieron 129.  Este número marcó una diferencia importante respecto al porcentaje más alto, registrado en 2015, cuando hubo 189 hechos en los que resultaron muertos jóvenes de menos de 25 años. En ese marco, si se compara el período 2019 con el año de mayor índice hubo un descenso desde entonces del 16,4%.

Observatorio de Seguridad Pública

El mismo miércoles, en coincidencia con la publicación de datos del preinforme de homicidios en la provincia, el ministro Marcelo Saín presentó el Observatorio de Seguridad Pública, al que definió como “un instrumento de gestión fundamental”, con el que “la provincia no contaba”.

Se trata de un área técnica que depende de la Secretaría de Política y Gestión de la Información de la cartera de Seguridad, y quedó a cargo Jorge Fernández. Tiene como objetivo “diagramar las políticas de seguridad pública”, explicó el ministro en la conferencia de prensa.

Saín describió que esta dependencia tendrá dos objetivos fundamentales: medir los delitos y las violencias, como también evaluar cómo se desempeñan los órganos estatales y los actores sociales respecto a las problemáticas de delitos y violencias.

El ministro de Seguridad dijo que este organismo “será muy importante” debido a que la seguridad está vinculada a la solución de conflictos, denuncias y control de problemáticas criminales. También recordó que en 2009 los partidos políticos, sindicatos, organismos de derechos humanos, ONG, universidades y otros actores –entre ellos él mismo, como ex jefe de la Policía de Seguridad Aeroportuaria– firmaron el Acuerdo de Seguridad Democrática, con 10 puntos de orientación para una gestión democrática de las instituciones de seguridad del Estado y de la respuesta a la problemática del delito en todas sus formas.

“Entre las cosas que enmarcaba este acuerdo estaba la necesidad de que existan observatorios que puedan registrar los delitos y las violencias, evaluarlos, ponerlos arriba de la mesa y diagramar políticas para ver cómo podemos explotar ese conjunto de políticas. Eso no ocurrió en la mayoría de nuestras provincias, fue una promesa incumplida. Y nosotros queremos saldar esa deuda”, remarcó Saín.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here