Foto: Mauricio Centurión.

Entre 2015 y 2019, unas 3.300.000 personas cayeron en la pobreza y 850.000 en la indigencia. El peor dato: seis de cada diez niños son pobres.

El gobierno de Mauricio Macri será recordado como uno de los que más hizo crecer la pobreza y la desigualdad social en la historia argentina. En cuatro años fue una máquina de generar nuevos pobres: si se toma la población existente en 2015 y en 2019, unas 3.300.000 personas se convirtieron en pobres y 850.000 en indigentes. 

Los números son escalofriantes: según la Universidad Católica Argentina (UCA) en 2015 la pobreza era del 29% y en el tercer trimestre de 2019 esa cifra se elevó al 40,8%. Asimismo, el porcentaje de indigencia es de un 8,9%.

La pesada herencia de Mauricio

Estos índices significan que 16 millones de argentinos son pobres y 3,6 millones pasan hambre. Pero los datos son más preocupantes si se tiene en cuenta que seis de cada diez niños y adolescentes están la pobreza. Hay unos 7 millones de hogares de este grupo etario castigados.

Según el Indec, a finales de 2002 la pobreza alcanzaba al 54,3% de la población y en 2015 era de 29%, según la UCA. Sin embargo, tras cuatro años del interregno neoliberal macrista, la pobreza volvió a empeorar y llegó casi al 41%.

Creció la desigualdad

El coeficiente de Gini es un indicador que mide la desigualdad en la distribución del ingreso. Es decir, analiza cómo se reparten los ingresos en un país. Varía entre 0 y 1: cuanto más cercano a 1, mayor es la desigualdad.

Casi la mitad de los pibes son pobres

Si se tienen en cuenta los datos de la Encuesta Permanente de Hogares correspondiente al segundo trimestre de 2019, el coeficiente de Gini subió de 0,422 a 0,434 en un año. De esta forma, aumentó de 18 a 20 veces la brecha que separa los ingresos familiares entre el decil más rico (hace un año se quedaban con el 31,2% de la riqueza, ahora con el 31,9%) y el decil más pobre (pasó del 1,7% a 1,6%).

Esto quiere decir que el 10% de las familias más ricas de la Argentina posee el 329% de la riqueza total del país mientras que en el otro extremo el 10% más pobre apenas accede al 1,6% de la riqueza.

La pobreza en las ciudades

Si se analizan los grandes conglomerados urbanos se detecta que la pobreza creció durante el último año del gobierno macrista. Esta conclusión surge de analizar las estadísticas del Indec correspondientes al primer semestre de 2018 con los del primer semestre de 2019.

El Gran Santa Fe cuenta con un 38,2% de pobreza (201.986 santafesinos pobres) y un 5,9% de indigencia (31.196 personas). En el mismo periodo de 2018 el índice de pobreza era del 30,3%.

Es oficial, Cambiemos arrojó más de tres millones de personas a la pobreza

En el Gran Rosario hay 466.123 personas son pobres (el 35,5%). En 2018 esa cifra era de 24,9%, lo que significa un aumento del 10,6% en un año. En cuanto a la indigencia el último índice muestra que son 74.712 personas las que pasan hambre (el 5,7%).

En el Gran Paraná unas 94.303 son pobres (el 34%) y unas 16.120 personas son indigentes (5,8%). Vale recordar que en el primer semestre de 2018 aquí la pobreza era del 23,1%.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here