Sig Ragga, una fija

Disco nuevo, reivindicaciones, crítica social y entradas agotadas.

Relatos de la luna, el nuevo disco del cuarteto, agudizó las posturas de la banda respecto a sus condiciones de producción, es decir, son cada vez más transparentes las cosas que se expresan a través de sus canciones. Sin ir más lejos, en el corte “Esperando la magia” se retoman, por ejemplo, las ideas de un dios varón que gobierna, determina y sostiene privilegios y la separación entre la Iglesia y el Estado. El propio frontman Gustavo Cortés le contó en septiembre a Pausa a propósito de esta canción que “está hablando, por supuesto, del feminismo, de la marea verde y este proceso que estamos atravesando, enhorabuena, de las relaciones sociales”.

Con los pies en la Luna

Un poco más llano que su material anterior y, quizás, menos ostentoso, la banda consigue mantener un registro épico aún abandonando las figuras míticas de los serafines y las sirenas para volver a elementos como el sol, la luna y el tiempo. En lo performativo, además, Sig Ragga decidió abandonar la solemnidad de sus trajes blancos y la brillantez de sus maquillajes plateados para salir a cara limpia y con atuendos negros. Producto del tiempo histórico en el que fue concebido, seguramente, cosecharon este disco que vincula sus canciones por su tono oscuro: “veo cierto grado de politización de la sociedad, que ahora está interesada por hablar y que, justamente, para mí tienen que ver con el feminismo que nos ha convocado a hablar de estos y de muchos otros tantos temas. Me parece central de nuestro tiempo y de las más revolucionarias que se presentaron en mucho tiempo.”

La Luna sale con sus relatos

Si bien Relatos de la luna no presentó todavía ningún hit (al cierre de esta edición todavía no se publicó la tercera parte del disco), la sola noticia de un nuevo material alcanzó para llenar sus shows en Santa Fe, Córdoba, Rosario y Buenos Aires (agotaron un Konex), adonde volvieron a instalarse para tener todo más a mano. Silbando bajo, ya pasaron los 20 años juntos y se ganaron a su público y la admiración de sus colegas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here