Cuestionan discurso “negacionista” de Alberto Fernández

El presidente, en un acto militar, habló de “la inconducta de algunos” al referirse a los crímenes de la dictadura. Los organismos de derechos humanos criticaron su discurso y pidieron “una rectificación pública”.

El presidente Alberto Fernández, durante el acto de despedida en Campo de Mayo a efectivos militares que viajaron a una misión de la ONU, aseguró que nuestro país cuenta con “Fuerzas Armadas totalmente integradas a la sociedad” y, en ese marco, consideró que “toda la Argentina debe dar vuelta una página que nos distanció mucho tiempo por la inconducta de algunos”, en referencia a la última dictadura cívico-militar.

Los organismos de derechos humanos salieron a responder las palabras del presidente.

La Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos (AEDD) señaló en un comunicado que “a pocas semanas de conmemorarse en Argentina el 44° aniversario del golpe genocida de 1976” es necesario “poner en palabras nuestro más enérgico repudio a cualquier intento de actitud reconciliatoria con las fuerzas represivas”.

“La profundidad del daño que generan estas declaraciones es abrumante para quienes seguimos sosteniendo tras décadas la lucha por memoria, verdad y justicia y la reivindicación de nuestrxs 30.000 compañerxs detenidxs desaparecidxs”, apuntaron y se preguntaron “¿con qué cara se puede decir a una familia que aún continúa buscando los restos de sus seres queridxs y algún mísero dato sobre dónde permaneció secuestradx y desaparecidx, que dé vuelta la página?”.

Y agregaron: “Con qué valores éticos y políticos se le dice a un pueblo entero que durante años dio -y sigue dando- con todas sus fuerzas una batalla por la memoria social, por los juicios a los genocidas, por la reconstrucción de las historias de lxs 30.000, que hay que dar vuelta la página, cuando hemos vivido como pueblo las más crudas represiones en dictadura y en democracia, y cuando sabemos ya comprobadamente que las formas de vigilar y castigar se transmiten de generación en generación dentro de las escuelas de las fuerzas represivas”.

“El terrorismo de Estado fue plan sistemático de secuestro, tortura, desaparición y muerte de personas, como así también la apropiación de niños. Ese plan fue llevado adelante a través de la represión clandestina organizada en cientos de campos de concentración a lo largo y ancho de la Argentina”, abundaron en el texto dado a conocer.

Además, señalaron que “ese plan fue instrumentado no por «algunos» sino por el conjunto de las fuerzas armadas y el resto de las fuerzas represivas, con la participación de empresas, la iglesia y otras instituciones. Todo desarrollado de manera planificada y sistemática”.

Banalizar el genocidio

Asimismo, la Liga por los Derechos Humanos también cargó contra el discurso presidencial, sobre el que retrucó que “no fueron  ‘conductas inapropiadas’ sino graves violaciones a los derechos humanos, actos de terrorismo de Estado que en su conjunto constituyeron un Genocidio, cuya banalización es la ejecución simbólica del mismo”.

La organización apuntó que “denominar “conductas inapropiadas de algunos” a lo que fue un Plan Sistemático de Exterminio, planificado y ejecutado bajo la supervisión y conducción del gobierno de los EE.UU. que procuraba el dominio total de la región en el marco de la llamada Guerra Fría contra el comunismo constituye un claro acto de negacionismo, de esos que el propio Presidente proponía sancionar jurídicamente hasta hace unos pocos días”.

“Así como no pensamos discutir la cifra de los treinta mil compañeros desaparecidos, tampoco pensamos reabrir debates política, jurídica y académicamente saldados: son treinta mil, fue genocidio y hay presos políticos”, señalaron.

Por último, subrayaron que “banalizar los hechos del genocidio con ´conductas inapropiadas de algunos´ y pretender resolver problemas bien complejos como es el de las relaciones de la sociedad con los aparatos estatales armados confronta con las tradiciones de lucha democráticas y de defensa de los derechos humanos que sostenemos desde 1937, y que nos proponemos honrar en estos días”.

Piden una rectificación pública

Entrevistada por la radio La Retaguardia, la referente de Madres de Plaza de Mayo Norita Cortiñas afirmó: “Yo lamento y rechazo totalmente todas las expresiones del Presidente. No tenía ninguna necesidad de expresarse así, por obligación, por eso pienso que es un negacionista y lo lamento mucho. Además, según él, tenemos que dar vuelta la hoja y dar por muertos para siempre a nuestros detenidos/desaparecidos, cuando costó más de 40 años la lucha. Yo creo que como nunca el Señor Presidente participó en ninguna actividad en defensa de los derechos humanos, desde luego será un buen abogado laboralista, pero nunca lo hemos visto ni hemos compartido ninguna actividad en defensa de los derechos humanos. Además, no tenía ninguna necesidad de dar esas expresiones en el acto con los militares que lo muestran a cara descubierta”, aseguró Cortiñas.

La referente principal de las Madres de Plaza de Mayo, integrante de la Línea Fundadora, expresó también: “En nombre de las Madres, que seguramente todas pensamos igual, no podemos aceptar dar vuelta la hoja ni cerrar la exigencia de que se abran los archivos y que nos digan qué pasó con todos y cada uno de los detenidos/desaparecidos. Y que los jueces, en lugar de pelearse por un salario, abran también los archivos y digan a quienes entregaron con falsas adopciones a los bebés de las embarazadas y cautivas durante el Terrorismo de Estado. Hay mucho todavía y según el Presidente quería dar todo cerrado y quedarnos en nuestra casa a rezar y llorar y no molestar. Lamento mucho y repudio. Hay que seguir andando porque nadie puede quedar en silencio ante estas declaraciones”.

Por último, Cortiñas aseguró que Fernández: “Tendrá que hacer una rectificación pública y además quiero agregar que no hay posibilidad de reconciliación con los genocidas. Acá hubo genocidio y no tiene más reparación que la justicia, Además quiero decir que cuando le dan la libertad a los genocidas como si eso borrara que están desaparecidos los desaparecidos que ellos desaparecieron… No vamos a dar por cerrada ninguna causa. El gobierno podrá seguir el camino que decida pero nosotros esto no lo vamos a aceptar jamás. Nunca bajaremos los brazos”.

Reafirmar las políticas de Estado en derechos humanos

Por Familiares de Desaparecidos y Detenidos por razones políticas de Santa Fe (*)

Los familiares de desaparecidos no confundimos las Fuerzas Armadas de la Democracia con las de la dictadura, tampoco las políticas de Derechos Humanos del gobierno actual con las de impunidad del gobierno de Cambiemos. Sin embargo, consideramos un deber señalar nuestra discrepancia con el concepto expresado por el presidente Alberto Fernández, de que el distanciamiento entre sociedad y Fuerzas Armadas se debió a una “inconducta” de algunos militares.

En Argentina, las Fuerzas Armadas, actuando como institución y en todos sus niveles, produjeron un genocidio con 30.000 víctimas, a través de un plan sistemático coordinado por los EEUU con el Operativo Cóndor. Ese plan se caracterizó además por las más crueles torturas, violaciones, apropiación de bebés y desaparición forzada de quienes fueron hechos prisioneros en forma ilegal. Todo esto fue ratificado en numerosos fallos de tribunales federales, corroborado por la Corte Suprema de Justicia y conocido por el mundo entero. La mayoría de nosotros aún estamos buscando los restos de nuestros desaparecidos, otros no renuncian a encontrar y restituir la identidad a sus nietos o hermanos, la mayor parte secuestrados luego de su nacimiento en centros clandestinos de detención. Hay también muchos juicios de lesa humanidad que aún no se han sustanciado.

Entre los miembros de las Fuerzas Armadas de la Dictadura hubo y hay aún un fuerte pacto de silencio, que encubre e impide llegar a toda la verdad. Respecto a los actuales miembros de esas fuerzas, no se ha observado el fuerte rechazo al genocidio que habría correspondido, y menos aún la realización de acciones tendientes al esclarecimiento de lo ocurrido. Incluso las buenas relaciones entre la política y la fuerza militar actual parecieran requerir de esas declaraciones ambiguas que hoy cuestionamos.

Para nosotros, la construcción de Memoria, Verdad y Justicia es una tarea permanente, sobre la cual hay aún mucho por hacer. No abarca sólo al genocidio y todas sus consecuencias, sino la necesidad de que la sociedad toda pueda comprender que se hizo para imponer las políticas neoliberales de entrega, desigualdad y exclusión. Políticas que retornaron en los años 90 y con el gobierno de Cambiemos, a través del dominio del capital financiero y los monopolios exportadores de granos, el endeudamiento, la fuga de capitales y la desindustrialización, cuyas consecuencias aún hoy padecemos.

Por todo lo dicho nos parecen desafortunados los dichos del presidente. Seguiremos apoyando, como siempre, las políticas de Estado que trabajen para la construcción de memoria verdad y justicia.

(*) Familiares de Desaparecidos y Detenidos por razones políticas de Santa Fe

24 de febrero de 2020

Dejar respuesta

Por favor, ¡ingresa tu comentario!
Por favor, ingresa tu nombre aquí