Barrio 88 y Apucam proponen ordenanza para regular el uso de cannabis medicinal en la ciudad

Barrio 88 y la Asociación para Usuarios de Cannabis medicinal elaboraron y presentaron un proyecto de ordenanza para el acceso informado y seguro como recurso terapéutico, la investigación, el uso científico, el cultivo solidario y la producción pública de cannabis y sus derivados.

El concejal Guillermo Jerez, junto a Apucam, desarrollaron una propuesta para que Santa Fe promueva el cultivo comunitario y la producción pública de cannabis y sus derivados, como forma de garantizar y promover el cuidado integral de la salud. Asimismo, en la ordenanza se prevé la confección de un Registro de Cultivadores Terapéuticos del Cannabis para quienes cultivan individualmente y la posibilidad de realizar cultivos solidarios cuando la persona que requiere tratamiento está impedida de realizar el cultivo por cuenta propia. Por último, la ordenanza también contempla la creación un Banco Municipal de Aceite de Cannabis.

«Estamos ante la posibilidad de saldar una deuda con quienes usan el cannabis para fines terapéuticos, con el involucramiento del municipio en un asunto tan importante como es la salud. También estamos convencidos que ésta puede ser una gran oportunidad para generar puestos de trabajo y recursos económicos», dicen desde Barrio 88 en un comunicado.

El proyecto incluye el fomento de la investigación y la creación de una Consultoría Cannábica, que asesore a vecinos y vecinas sobre los usos terapéuticos del cannabis y sus derivados, así como un Consejo Asesor que acompañe la formulación de nuevas normas, procedimientos y protocolos relacionados con el tema. «Queremos que éste sea el puntapié inicial para un nuevo enfoque respecto de lxs usuarixs de sustancias, para derribar prejuicios y abordar la problemática desde la información, el acompañamiento, la reducción de daños y el consumo responsable. Esta es nuestra manera de combatir la grave problemática generada por el rotundo fracaso de la lucha contra el narcotráfico que tiene como eje la criminalización, persecución y prisionización de usuarios y usuarias y genera gastos monumentales que el Estado no debería asumir», explican desde Barrio 88.

Una ronda de foros y consultas con organizaciones vinculadas al cannabis medicinal es el próximo paso que plantean desde Barrio 88, con el objetivo de que esas actividades se integren al trabajo en comisiones de Concejo, «para que el proyecto se apruebe con todo el consenso que requiere».

Dejar respuesta

Por favor, ¡ingresa tu comentario!
Por favor, ingresa tu nombre aquí