El periodismo ha reflejado de múltiples formas y enfoques la pandemia de Covid 19. Hicimos una selección de 40 tapas de todo el mundo que reflejan tanto el impacto del coronavirus como las variantes de edición, diseño, ilustración y fotografía del periodismo mundial.

Con mayor o menor responsabilidad, los medios de comunicación del mundo van siguiendo los sucesos de la pandemia de coronovirus atendiendo a lo obvio: es un suceso sin precedentes equivalentes en la historia humana. Ir a tapa es lo de menos, además hay que hacer tapas para la historia.

Esa consigna recorre todas las redacciones de los medios gráficos, más o menos avezadas en la tarea. En Argentina, los grandes diarios apenas si han sabido replicar una idea nacida en España, la de compartir la misma portada.

Como en España, y en todas partes, la prensa más próxima a los intereses más rancios del capital al poco tiempo empezó a mostrar la hilacha, quebrando toda idea de unidad y apego a la cuarentena, que hasta el momento es el único método probado para evitar los contagios. El inicio de esta triste aventura, no obstante, nos encontró juntos en una misma voluntad, como se reflejó en nuestro país… y en Perú, en Uruguay o en Panamá.

Consignas positivas para empezar, luego cada uno siguió con su línea editorial. Al menos por un tiempo, toda a prensa estuvo a la altura de las circunstancia. No fue el caso de la competencia del New Yorker, la New York Magazine, que se fue al pasto directo.

Además es fea. Frente a semejante desapego respecto de la creatividad, las publicaciones temáticas de punta supieron dar buenas participaciones. Billboard y Sports Illustrated hicieron tapas de antología, pero el Hollywood Reporter dio en el clavo. Charlie Hebdo le puso picante a escala planetaria cuando dibujó a Xi Jimping acostado con un pangolín (uno de esos bichos que se comen en Wuhan). La edición mexicana de Forbes logró no sacar los pies de su tema principal, con una paráfrasis telenovelesca. Bloomberg Businessweek se destaca por sus fotografía casi monocromática, This Week in Asia por su minimalismo.

El periodismo deportivo también hizo de las suyas. Nada mejor que los periódicos españoles para el asunto. Cabe recordar que un partido de fútbol en el norte de Italia fue clave en la expansión de la pandemia. Y que 2020 era, lamentablemente, el año de los Juegos Olímpicos. Las portadas de As, Súper y Marca.

Como siempre, The Guardian, en este caso su semanario, es un capítulo aparte. Sea en web o en papel, ese sello provee el mejor periodismo del mundo, siempre a la vanguardia en los modos de narrar las historias como de plantear los temas. En este caso, el aislamiento.

En el completo otro extremo del periodismo inglés, los inefables de The Sun, también los mejores en lo suyo, alzan su plegaria por Boris Johnson, el principal líder mundial que enfermó por el coronavirus. La foto, malísima. El título subrayado, horrible. El resultado, genial.

Rey mundial de la ilustración, el New Yorker abordó la pandemia desde tres ángulos: la soledad y la explotación de los trabajadores esenciales, la angustia familiar y la enfermedad, la crítica política.

Otro tanque del periodismo mundial, The Economist, generó tres buenas tapas –justo la que plagió Nik no la escogimos, por mala–, asumiendo su posición de referencia internacional sobre asuntos económicos. El rol de China, la pobreza y la pandemia y el cierre total de la economía.

También le puso barbijo a Donald Trump la revista Time, que apeló a la crítica con el título. Ases del diseño, amigos inseparables del color rojo, reflejaron también la crisis del empleo en Estados Unidos y el abordaje chino de la pandemia, cuando todavía no había explotado en el mundo.

En su referencia a China, Der Spiegel bordea el racismo.

En Francia y en India, abordajes opuestos respecto de la pandemia.

Diseño, fotografía e ilustración, pero también resolución tipográfica. El Universal y Folha de Sao Paulo resuelven sus tapas sólo con el uso de letras. El diario colombiano apunta a la cuarentena, el brasilero a lo que sucede cuando no existe: muere una persona de coronavirus por minuto en Brasil.

Folha utiliza la tipografía para referir a las muertes, dialogando con la lógica de los soportes digitales. Mucho antes, O Globo había producido otra tapa antológica: un listado de muertos por Covid 19, con breves notaciones necrológicas… algo muy parecido y anterior a la más viralizada portada del prestigioso New York Times.

Y muuucho más cerca, en una ciudad con menos de 500 mil habitantes de Argentina, tapas que destilan la mejor fotografía e ilustración (incluso, gráfica estadística) para plantear distintos temas de la pandemia: el inicio de la cuarentena, las y los trabajadores esenciales, el cambio de la vida cotidiana, el avance de la pandemia y la tarea de las y los agentes sanitarios. Con ustedes, nosotros.

Dejar respuesta

Por favor, ¡ingresa tu comentario!
Por favor, ingresa tu nombre aquí