Vicentín: organismos de Derechos Humanos de la provincia se pronuncian a favor de la expropiación

La Asociación Norte Amplio por los Derechos Humanos y otras organizaciones sociales y políticas de la zona, emitieron un comunicado titulado «No todos somos Vicentín» donde enumeran las razones por las cuales se manifiestan a favor de la intervención estatal en la empresa. 

Organismos de Derechos Humanos de la provincia se expresaron a favor de la expropiación de Vicentín y repudiaron «la campaña de desinformación que se implementa con el objetivo de deslegitimar la acción estatal frente a la opinión pública, con el propósito de extranjerizar los activos de la empresa».

«Apoyamos la decidida acción del Estado en defensa de la fuente de trabajo y en la recuperación del patrimonio público que fuera malversado y fugado por una maniobra ilegal tramada entre la firma y el gobierno anterior», con estas palabras el Foro contra la Impunidad y por la Justicia de Santa Fe adhiere a la posición de la Asociación Norte Amplio por los Derechos Humanos y de otras organizaciones sociales y políticas de la zona, que emitieron el siguiente comunicado respecto de la situación de Vicentín:

“Ante la decisión del gobierno nacional de intervenir la empresa Vicentin con sede en la ciudad de Avellaneda, decimos que NO TODOS SOMOS VICENTIN!!!, por lo siguiente:

Porque cada vez que pedimos un crédito como trabajadores lo devolvemos. Si compramos una moto y no pagamos nos la quitan, si nos atrasamos en las cuotas de las bicicletas nos aplican intereses, si no pagamos el plan de ahorro del auto lo perdemos y si tomamos un crédito hipotecario para construir nuestra vivienda y no pagamos nos ejecutan la hipoteca, lo mismo con las tarjetas de crédito, si no pagamos en término nos cobran intereses altísimos.

Por eso, si el Grupo Vicentin no paga los créditos que debe, les tiene que a pasar lo mismo que a cualquier trabajador.

Porque somos de los que pensamos que con el dinero que el grupo Vicentin no pagó a los bancos estatales, se podrían construir miles de viviendas en toda nuestra región, para dar respuestas a las necesidades acuciantes que padecen las familias santafesinas que no cuentan con crédito para alcanzar este derecho.

31 de Mayo de 1973: Aceiteros en Avellaneda pateando la olla a la burocracia y al poder. Foto: Asociación Norte Amplio por los Derechos Humanos.

Porque no hemos sido parte del terrorismo de Estado que estuvo presente en la empresa Vicentin durante la dictadura cívico-militar (1976/1983), responsable de permitir el ingreso de grupos de tareas que secuestraron trabajadores de su interior y fueron encarcelados sin la posibilidad de defenderse en un juicio por el simple hecho de defender derechos.

Porque un trabajador no fuga divisas, ni tiene privilegios, ni estafa al país.

Porque queremos vivir en una sociedad donde la ley se aplique a quienes cometen delitos civiles o penales sin distinción de clase y representaciones de poder los que deben ser investigados en forma urgente para que no haya impunidad con nadie en la Argentina.

Porque deseamos vivir en un país con pleno empleo, para que ningún trabajador experimente zozobras por culpa de decisiones inescrupulosas de empresarios que hacen uso de los beneficios del estado para fines particulares y cuyas consecuencias negativas, siempre, las asume el pueblo, como ha ocurrido a lo largo de la historia que demuestra que son los argentinos quienes cargan con las deudas contraídas por empresas privadas.

Porque estamos cansados de vivos y aprovechadores que piensan seguir cometiendo atropellos en perjuicio de la comunidad en general. Porque queremos un Gobierno que ponga límites y a quien instamos a no retroceder en el camino emprendido de salvaguardar las fuentes de trabajo en nuestra región y a nivel nacional.

Porque somos quienes esperamos acciones superadoras que propicien una renovada faz laboral y productiva de las regiones y el bienestar de su gente, motor ineludible para el crecimiento territorial, erradicando la inequidad y todo acto que la justifique.

Porque somos quienes respetamos el patrimonio tangible e intangible de nuestras comunidades, porque somos respetuosos del pasado y asumimos, a partir de él, crear nuestro presente y futuro; porque nunca acordamos con la reciente demolición del histórico edificio de la Escuela de Comercio robándole a Reconquista más de 100 años de historia, a pocos meses de celebrar el centenario de su definición como ciudad.
Por esto y mucho más… ¡¡¡NO TODOS SOMOS VICENTÍN!!!”

La Empresa y el Terrorismo de Estado se encargaron de escarmentar a quienes se atrevieron, entre 1973-76, a luchar por sus reivindicaciones obreras. Secuestros, torturas, cárcel… fue el destino de muchos aceiteros.

 

Dejar respuesta

Por favor, ¡ingresa tu comentario!
Por favor, ingresa tu nombre aquí